Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

¿Qué es lo que convence a los estadounidenses de Donald Trump?

Tiene ideas racistas, habla maravillas de dictadores; sin embargo, son millones los ciudadanos que apoyan al magnate millonario

Jueves 10 de marzo de 2016 • 13:14
Donald Trump puede llegar a ser presidente de Estados Unidos
Donald Trump puede llegar a ser presidente de Estados Unidos. Foto: Reuters / Archivo
0

WASHINGTON.- Donald Trump parece imparable. El magnate millonario ya consiguió 458 delegados de los 1237 que necesita para convertirse en el candidato indiscutido del Partido Republicano. Sus competidores lo siguen a la distancia: Ted Cruz tiene pocos más de 350 y Marco Rubio , 151.

Si la tendencia continúa sin sorpresas, el empresario inmobiliario será el encargado de pelear por la presidencia de Estados Unidos a quien salga elegido entre la primaria que se disputan Bernie Sanders y HillaryClinton .

La imagen más popular de Trump es la más polémica. El republicano es tapa de los diarios estadounidenses y de las secciones exteriores de los internacionales por las barbaridades que dice: quiere construir un muro en la frontera con México para evitar que los ciudadanos de ese país crucen al suyo de forma ilegal; quiere prohibir a los musulmanes que visiten Estados unidos; quiere afianzar los lazos del gobierno con Rusia, entiende que Vladimir Putin es uno de los políticos más inteligentes; hasta llegó a compartir en la red social Twitter una frase del dictador italiano Benito Mussolini.

El tema es lo que dice pero no se replica tanto. Trump convence a gran parte de la clase trabajadora de Estados Unidos porque tiene un fuerte discurso en relación al comercio y alguna que otra idea inspirada en políticas de izquierda.

Está indignado con la exorbitante cantidad de tratados de libre comercio en los que está metido el gobierno; tampoco apoya a las empresas que trasladaron sus centros de producción a otros países porque la mano de obra allí es más barata. De hecho, dijo que si gana la presidencia llamará a cada uno de los líderes de esas empresas para advertirles que si no regresan, elevará los aranceles a pagar.

Además, el millonario está dispuesto a meter mano en una de las industrias más controversiales, la farmacéutica: en uno de sus discursos, dijo que bajo su dirección el gobierno podría "empezar a hacer una oferta competitiva en la industria farmacéutica", de acuerdo a una nota publicada por el diario británico The Guardian.

Otros de los temas sobre los que se animó a hablar Trump fue el de los altísimos precios que se pagaron bajo la presidencia de George W. Bush en el ámbito militar: afirmó que el Estado está obligado a comprar aviones pésimos pero muy caros gracias a la influencia que ejercen los grupos de presión de la industria.

Su insolencia es la que conquista.

Foto: Reuters

Que Trump se anime a hablar de ciertos tópicos que parecen tabú en la política estadounidense sin dudas es lo que provoca atracción. Además, hace gala de su fortuna y deja entrever que como él tiene tanto dinero, no se va a dejar amedrentar por ningún empresario sin escrúpulos. Ni tampoco deberá negociar con ningún grupo para que apoye su campaña presidencial y la financie. Para eso ya está él.

Ya que muestra la valentía de encarar temas que muchos no hacen es un punto a favor de Trump, que a veces importa mucho más que sus declaraciones sobre inmigración y racismo; de hecho, no todos sus seguidores creen que sus ideas serán llevadas a cabo. Pero si habla de mejores condiciones de trabajo, si hace alusión a la economía, consigue votos.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas