Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

En busca de un CEO para YPF: cuánto gana un gerente general de una petrolera

El sueldo está vinculado al cumplimiento de objetivos, por lo cual tiene una alta variabilidad

SEGUIR
LA NACION
Viernes 18 de marzo de 2016 • 13:43
0

Hay otro mundo en el escenario corporativo, el de los más altos ejecutivos que manejan términos como head hunter, hiring bonus, stock options o golden parachute. Todo comienza después de un ascenso o un movimiento en la cima de la pirámide, y a partir de allí se está en la mira de los "cazadores de cabezas" locales, regionales y globales que "saben debajo de qué piedras se encuentran los escorpiones", dice Bernardo Hidalgo, director de la consultora que lleva su nombre. Una vez hunteado el perfil, puede intervenir en las negociaciones un estudio de abogados.

En este universo se encuentra Miguel Galuccio , presidente y CEO de YPF, que dejará sus cargos en abril. "La posición del CEO de YPF tiene un componente muy importante que lo diferencia del resto de los ejecutivos en la Argentina: es el principal responsable de la operación a nivel global. Esto haría que su rol sea únicamente comparable en la región con la del CEO de Ecopetrol, el de Pemex, o el de Petrobras. A modo de información, se estima que el "total comp" del CEO de Ecopetrol para 2015 fue de 1.8 millones de dólares", dice Tomás Sadous, Director Asociado de PageExecutive y experto en el mercado de altos ejecutivos de Oil&Gas.

La compensación de sus pares en la región, entonces, está lejos de los 4.5 millones de dólares anuales que, según fuentes allegadas al Gobierno, gana el directivo por año. "La remuneración de los Gerentes Generales en la industria petrolera está fuertemente vinculada al cumplimiento de objetivos, por lo cual tiene una alta variabilidad", dice Sadous.

- La remuneración variable de corto plazo: oscila entre un 40% y un 60% de la remuneración fija anual del ejecutivo.

- Remuneración variable de largo plazo: está atada a la evolución de la acción de la compañía o de indicadores financieros como el EBITDA.

Galuccio, graduado como ingeniero en petróleo en el ITBA, era director de Gestión de la Producción de Schlumberger, con sede en Londres cuando desde el gobierno anterior lo fueron a buscar en 2012 para conducir a la petrolera estatal. La mega empresa de servicios a yacimientos petroleros en la que trabajaba emplea unas 126.000 personas de 140 nacionalidades y trabaja en más de 85 países.

"Probablemente la negociación se dio a través de un intermediario, porque la compensación en este nivel ejecutivo es compleja", dice Hidalgo. ¿Qué se negocia en este tipo de acuerdos? En general un hiring bonus o bono de contratación, que reemplaza aquello que el ejecutivo puede perder por irse de una gran empresa. Por ejemplo, acciones de la compañía atadas al tiempo que permanece en ella. Se paga en partes y llega a completarse en alrededor de dos años. También existe la figura del golden parachute o paracaídas de oro.

"Se trata de una suma importante que compensa al ejecutivo si tiene que salir de escena. Es una herramienta muy usada cuando se contrata a una persona en un cargo muy alto para sacar adelante una empresa. Arriesgarse a perder un muy buen trabajo para aterrizar en una empresa atada al gobierno de turno o con problemas graves es algo que lleva, en este nivel, a negociar un salvavidas de varios ceros", afirma el consultor.

¿Cómo se sale a buscar al CEO de la petrolera estatal?

Galuccio deja entonces su función como presidente y CEO de YPF y será reemplazado por dos personas. El rol del presidente tiene participación a nivel societario, mientras que el de CEO o Gerente General está más ligado al nivel operativo. Preveen que Miguel Gutiérrez, ex presidente Telefónica, pase a ser, en el mismo mes de abril presidente de la compañía. Mientras, están buscando, a través de un comité ad hoc, y quizás de head hunters, quien se desempeñe como CEO.

"Se trata de identificar a este tipo de perfil en la Argentina, en la región y en el mundo", dice Gonzalo Mata, socio de Wall Chase. "Se suele asociar un cargo en una empresa pública con una persona de la misma nacionalidad, pero no siempre es así", agrega Mata, y recuerda que Isela Costantini, presidenta de Aerolíneas Argentinas, nació en San Pablo Brasil.

Tal como consignó LA NACION, el directorio debe encomendar a un Comité de Nombramientos y Remuneraciones que comience un proceso de búsqueda nacional e internacional para cubrir la posición de gerente general. El comité de selección del nuevo CEO estará integrado, entre otros, por Mario Quintana y Gustavo Lopetegui (secretarios de la Jefatura de Gabinete y coordinadores de las áreas económicas) y el propio ministro de energía, Juan José Aranguren.

Mientras, los head hunters se llaman a silencio. "Quería avisarte que no vamos a hacer comentarios sobre lo que me pediste", contesta vía WhatsApp un importante referente local de una de las head hunters con más nombre a nivel mundial. Así, tienden sus redes, ofrecen sus contactos, afilan sus agendas pacientemente construídas a través de horas de conversaciones confidenciales persona a persona, aquí y en el resto del mundo.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas