Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Escándalo por la restauración del castillo de Matrera, el nuevo Ecce Homo español

Los arreglos de una fortaleza andaluza del siglo IX crean polémica en España; la comparan con Ecce Homo, el fresco de Jesús que "intervino" una feligresa para evitar su deterioro

Viernes 11 de marzo de 2016 • 00:29
El castillo de Matrera después de su restauración
El castillo de Matrera después de su restauración. Foto: Fundación Arquia
0

"Desastre", "lamentable", "masacre del patrimonio". Son algunos de los calificativos que ha recibido la restauración del castillo de Matrera, una construcción del siglo IX en Villamartín, España. Varios medios los compararon incluso con el caso del Ecce Homo, en referencia al fresco de Jesús que se hizo famoso en todo el mundo tras ser restaurado fallidamente por una mujer española de 80 años.

El castillo de Matrera fue mandado construir por el militar andalusí Omar Ben Hafsun, a finales del siglo IX, y tras varios derrumbes a lo largo del tiempo, en 2013 se hundieron las bóvedas de la torre y varios muros debido a fuertes lluvias.

En 2015, se decidió su restauración y parece que el resultado no ha gustado mucho a los vecinos, que lo calificaron de "chapuza" en declaraciones a medios españoles. El diario La Vanguardia califica la obra de "nuevo desastre" del patrimonio español.

Pero el arquitecto responsable de la obra, Carlos Quevedo, se muestra "sorprendido por la polémica", según le dijo a BBC Mundo. Quevedo optó por utilizar materiales nuevos para consolidar la piedra antigua y para devolver al castillo su forma y dimensiones originales.

El resultado es un añadido que las paredes moriscas de piedra queden reducidas dentro de un enorme revestimiento blanco. El objetivo, según Quevedo, fue "consolidar los elementos que tenían riesgo de colapso" y "recuperar el volumen original" del castillo.

Para hacerlo, la ley requiere que se utilicen materiales que sean fácilmente diferenciables de la construcción antigua, para que no parezca una imitación o falsificación del original. El arquitecto optó por el mortero de cal blanco, el mismo material con el que estuvo revestida la torre en el pasado, para recuperar la tonalidad y textura de la torre original.

El arquitecto negó las afirmaciones de algunos vecinos de que la obra fue ejecutada por obreros sin experiencia en restauraciones. "Lo ha hecho una empresa con mucha experiencia en restauraciones importantes", dijo.

El castillo fue declarado bien de interés cultural, pero está en manos privadas.

¿Genialidad accidental?

La organización más vociferante en contra ha sido Hispania Nostra, dedicada a la defensa del patrimonio. La restauración "verdaderamente lamentable, ha sorprendido, y muy mal, a propios y extraños", declaró. "No necesita comentarios pues puede verse en la fotografía", agregó.

Pero el diario The Guardian se pregunta si la obra "neobrutalista" de Quevedo no será un nuevo ejemplo de una "genialidad accidental", como en el caso del Ecce Hommo. El pueblo en el que se encuentra la iglesia donde está la obra, Borja, se ha convertido en un lugar de peregrinaje para miles de personas cada año.

"Era solo otra fortaleza andaluza arruinada, indistinguible del resto que hay en casi todas las colinas en esa región. Ahora que ha sido mutilada en un llamativo bunker a lo Frankenstein, se ha convertido en una celebridad internacional", dice The Guardian.

"¿Aprenderán los detractores a quererlo con el tiempo?", se pregunta.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas