Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El Papa ya no quiere más canonizaciones millonarias

Ordenó transparentar y regular los gastos; busca que el proceso sea más accesible para sectores con menos ingresos

SEGUIR
LA NACION
Viernes 11 de marzo de 2016
Francisco, en una de las jornadas de su retiro espiritual de esta semana en Ariccia, cerca de Roma
Francisco, en una de las jornadas de su retiro espiritual de esta semana en Ariccia, cerca de Roma. Foto: AP
0

ROMA.- Por tercer año consecutivo, el Papa se fue a un retiro espiritual en un monasterio de Ariccia, a 40 kilómetros de esta capital, de donde volverá hoy.

Sin embargo, desde el retiro, Francisco continuó con la limpieza que puso en marcha hace casi tres años en las finanzas del Vaticano. Francisco puso en marcha nuevas normas para hacer más transparentes los millonarios gastos de los procesos de canonización y evitar, así, abusos e irregularidades, como ocurrió en el pasado, según informó ayer el Vaticano.

Siempre fue un secreto a voces que circulan montañas de dinero detrás de las causas de canonización de candidatos respaldados por grupos ricos y poderosos.

Esos procesos suelen avanzar rápidamente y los que son respaldadas con menos dinero quedan habitualmente congelados en la Congregación para las Causas de los Santos. "Esto se refleja en el hecho de que en África occidental, un continente donde el catolicismo creció más que en ninguna otra parte, sólo hay un beato y un santo. Y mientras tanto, en Francia, Italia, Polonia y España, hay centenares", explicó a LA NACION un experto.

Vía Crucis y Avaricia -dos libros publicados el año pasado basados en documentos confidenciales de la Santa Sede, que revelaron casos escandalosos- estimaron en medio millón de euros (unos 550.000 dólares) el costo promedio de cada proceso.

Para el filósofo Antonio Rosmini (1797-1855), declarado beato en 2007, se llegaron a pagar nada menos que 750.000 euros, de los cuales la mitad fue para organizar la ceremonia de beatificación en la Plaza San Pedro. Una congregación española de Palma de Mallorca, en tanto, giró 482.693 euros al IOR -el Instituto para las Obras de Religión, el banco del Vaticano- para la canonización de la beata Francisca Ana de la Virgen de los Dolores (1781-1855).

Poner en marcha una causa -un proceso largo, con diversas etapas, en el que participan muchos laicos, postuladores, investigadores y abogados- supone un anticipo de 20.000 euros, también calcularon los libros de los periodistas Gianluigi Nuzzi y Emiliano Fittipaldi. Existen fuertes costos para traslados y estudios de documentación, que se suman a la traducción de las actas en latín, la lengua oficial de la Santa Sede.

El proceso prevé cuatro etapas: el candidato primero es declarado "siervo de Dios"; luego, "venerable"; tras la aprobación de un milagro por su intercesión, "beato", y después de un segundo milagro, "santo".

La denominada "fábrica de santos" trabajó muy activamente durante el pontificado de Juan Pablo II, que proclamó 1338 beatos y 482 santos en casi 27 años, todo un récord. Pero nadie jamás controló los balances de esas causas, virtuales pozos sin fondo y generadoras de gastos inaceptables.

Esta situación de descontrol absoluto fue puesta bajo la lupa por la comisión creada por Francisco a pocos meses de asumir, con el fin de tener un panorama de la situación económico-financiera del Vaticano. De esta comisión, ya disuelta, misteriosamente salieron los documentos confidenciales que, en un denominado VatiLeaks II, fueron la base de los libros de Nuzzi y Fittipaldi.

Lo cierto es que el rescriptum aprobado por el Papa el 4 del actual, divulgado ayer por el Vaticano, dispuso nuevas "normas sobre la administración de los bienes de las causas de beatificación y canonización", abrogando las anteriores aprobadas por San Juan Pablo II en 1983.

El documento admite al principio que las causas de beatificación y de canonización "comportan gastos para la divulgación del conocimiento de la figura del siervo de Dios o beata, para la investigación diocesana, para la fase romana y, finalmente, para las celebraciones de beatificación y canonización".

Las nuevas normas indican que debe nombrarse un administrador del fondo de bienes -provenientes de ofertas de personas físicas o jurídicas- con el que se afrontarán los gastos de la causa. El administrador, que también puede ser el mismo postulador, debe "respetar escrupulosamente la intención de los oferentes, mantener una contabilidad regularmente aggiornada y redactar anualmente balances y presupuestos".

Si se pretende usar una parte del fondo para "objetivos distintos de la causa", hay que obtener autorización de parte de la Congregación de las Causas de los Santos. Deben vigilar el proceso en todos los movimientos que tienen que ver con la causa, tanto de entrada como de salida, el obispo correspondiente, el superior u otra autoridad eclesiástica. La autoridad competente "revisiona, aprueba los balances de la causa y envía una copia a la Congregación de las Causas de los Santos", indica el rescriptum.

La autoridad de vigilancia máxima, según el mismo documento, es la propia Congregación de las Causas de los Santos, que "puede pedir en cualquier momento cualquier información financiera y su documentación relativa" y debe controlar tanto los balances como los honorarios de la fase romana. "En caso de incumplimiento o de abusos de naturaleza administrativo-financiera, la Congregación de las Causas de los Santos interviene disciplinariamente", dice el documento.

El rescriptum establece que si llega a sobrar dinero, éste pasará a ser parte de un "fondo de solidaridad" a usarse en aquellas causas que tienen dificultades económicas para avanzar.

Las nuevas normas para el procedimiento

El objetivo es hacer más transparentes los millonarios gastos de los procesos de canonización, para evitar así abusos e irregularidades

Administrador

Las nuevas normas exigen que se nombre un administrador para cada causa, que debe respetar la intención de cada donación. El responsable debe mantener al día un registro que contemple los gastos y las donaciones, y preparar un presupuesto anual; estará sujeto a la supervisión de un obispo

Más control

Según las nuevas reglas lanzadas por Francisco, el panel que debate las decisiones en los procesos de canonización, la Congregación para las Causas de los Santos, podrá "controlar" cualquier entrada u otros gastos vinculados al proceso

Financiación

Ahora se establece un mecanismo por el que cada causa paga a la congregación por sus servicios cuando haya concluido la beatificación o canonización, aunque no especifica la cantidad; una vez que el candidato se convierte en santo, el departamento decide qué hacer con el dinero sobrante

Pironio sería "venerable"

El Vaticano clausurará hoy la fase diocesana del proceso de canonización del cardenal argentino Eduardo Pironio (1920-1998), que quedará así más cerca de convertirse en "venerable". El cierre de esta etapa será en un acto solemne en el Vicariato de Roma, que será presidido por el cardenal-vicario Agostino Vallini y contará con la presencia de monseñor Carlos Malfa, obispo de Chascomús y secretario general de la Conferencia Episcopal Argentina. Durante la instrucción diocesana, que empezó en 2006, se recogieron testimonios y documentación sobre la vida de Pironio, papable en 1978, que ahora pasan a la Congregación para las Causas de los Santos.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas