Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Renuncian el jefe y el subjefe de la Federal

Di Santo había sido cuestionado por el caso Nisman; podría sucederlo una mujer

SEGUIR
LA NACION
Viernes 11 de marzo de 2016
Di Santo estuvo más de tres años como jefe
Di Santo estuvo más de tres años como jefe. Foto: Archivo
0

Acorralado por la denuncia de presunta contaminación de la escena de la muerte del fiscal del caso AMIA, Alberto Nisman, el comisario general Román Di Santo dejó de ser el jefe de la Policía Federal Argentina. Y, al igual que él, también pidió la baja de la fuerza el subjefe, Héctor Tebes.

Sin respaldo político, Di Santo, que había sido designado en diciembre de 2012 por Cristina Kirchner, renunció luego del cuestionamiento expresado por la jueza Fabiana Palmaghini en la foja 36 de la resolución en la que decidió declararse incompetente para seguir con la investigación de la muerte de Nisman.

A Di Santo podría sucederlo una mujer; sería la primera en la historia de la Federal. Según pudo saber LA NACION, la comisario general Ester Mabel Franco, que está al frente de la Superintendencia de Asuntos Internos, y el comisario mayor Néstor Roncaglia, el poderoso jefe antidrogas de la fuerza, fueron citados anoche al Ministerio de Seguridad. Podrían convertirse, en horas, en los nuevos jefes

La diputada nacional Elisa Carrió había acusado a Román Di Santo de ser parte de un supuesto plan delictivo diseñado por funcionarios del gobierno anterior para entorpecer la causa Nisman.

Según fuentes oficiales, el hecho de que ningún funcionario del actual Poder Ejecutivo saliera a defenderlo ante la acusación pública de la diputada Elisa Carrió también influyó en la decisión del comisario general que comandó la Policía Federal durante los últimos tres años de la administración kirchnerista y los primeros tres meses de la gestión del presidente Mauricio Macri.

En diciembre de 2012, cuando el Ministerio de Seguridad era conducido por Nilda Garré, Di Santo fue puesto en funciones. Tenía 42 años en la fuerza y toda su carrera la realizó en la Superintendencia de Comunicaciones. El jefe policial se mantuvo en ese cargo durante los recambios en la conducción ministerial kirchnerista.

El 11 de diciembre pasado, al asumir el nuevo gobierno, Di Santo había presentado la renuncia de rigor, pero la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, le pidió que se quedara en el cargo para supervisar el proceso de traspaso de parte de la Policía Federal a la órbita porteña, labor que demandaría un año. Pero ayer, sorpresivamente, Bullrich le aceptó la renuncia.

Aunque todavía no fueron designados los reemplazantes de Di Santo y el subjefe, comisario general Héctor Tebes, anoche, minutos después de las 20.30 fueron convocados al Ministerio de Seguridad la comisario general Ester Mabel Franco, quien se desempeña como superintendenta de Asuntos Internos, y el comisario mayor Néstor Roncaglia, a cargo de la superintendencia de Drogas Peligrosas. En caso de ser designada, Franco podría convertirse en la primera mujer al frente de la Policía Federal.

Si bien, entre los integrantes de la plana mayor de la Policía Federal se afirmaba que estaba previsto que Di Santo dejaría su cargo en los próximos meses, la renuncia del jefe los tomó por sorpresa. Durante los tres primeros meses Di Santo asumió el desgaste provocado por haber sido el máximo responsable de la fuerza de seguridad en momentos en que la Policía Federal, dejó de ser una institución con casi 40.000 efectivos.

Un mes después de continuar en la jefatura de la fuerza, le sacaron el manejo de las 54 comisarías y la mayoría de los cuarteles de bomberos, que pasaron a integrar la denominada Policía Federal de la ciudad de Buenos Aires.

La nueva fuerza de seguridad respondería a quien era un subordinado suyo, con quien mantuvo notables diferencias de criterio, el comisario general Guillermo Calviño, quien recibiría órdenes directas del jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

Hasta ayer, Di Santo convivió a pocos metros de su despacho del primer piso de Moreno 1550 con el jefe de la nueva fuerza de seguridad y que ya no obedecía sus órdenes.

A pesar de haber perdido poder, Di Santo siguió adelante con la gestión del traspaso. Pero, hace diez días, la jueza Palmaghini cuestionó su desempeño la noche del hallazgo del cadáver del fiscal Nisman en el departamento del edificio Le Parc, en Puerto Madero. Aunque su presencia en el departamento de Nisman fue criticada, ningún juez lo había llamado a declarar.

"En relación a la actividad asumida por el entonces secretario de Seguridad e incluso el propio jefe de la Policía Federal, se indicó que «llegó el doctor (Sergio) Berni e ingresó en el departamento, venía embarrado no sé de dónde; luego el jefe de la Policía Federal, Di Santo, ingresó también en la morada». Esta cita, no fue brindada por un simple civil o por un efectivo de la Prefectura que intervenía en el proceso, sino por un integrante de la Policía Federal que formaba parte de la custodia del fiscal Nisman", expresó la jueza Palmaghini en el fallo en el resolvió que la muerte de Nisman debía ser investigada en la justicia federal.

"No mantenga a Di Santo como jefe de la Policía Federal, porque ensució el crimen de Nisman", exclamó Carrió el martes a la noche en el programa de TV Animales sueltos.

Hace casi un año, Carrió presentó una denuncia contra ocho funcionarios por el presunto entorpecimiento de la investigación de la muerte del titular de la fiscalía que investigaba el atentado terrorista ocurrido en julio 1994.

En su presentación, Carrió acusó al ex jefe de Gabinete Aníbal Fernández; al ex jefe del Estado Mayor del Ejército teniente general César Milani; al ex secretario de Seguridad Sergio Berni; al jefe de la Policía Federal, comisario general Román Di Santo; al comisario general Roque Luna, a cargo de la Superintendencia de Interior, y a otros tres oficiales.

Esta denuncia recayó en la fiscalía federal a cargo de Guillermo Marijuan, quien presentó un requerimiento ante el juez federal Norberto Oyarbide, aunque hasta el momento el magistrado no aplicó ninguna medida contra los imputados.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas