Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Salomé Di Iorio: "Soy árbitra por una cuestión de rebeldía"

Viernes 11 de marzo de 2016
0

Salomé Di Iorio llegó al arbitraje para poder discutir de fútbol. Fue hace 19 años y todavía estaba en la secundaria. "Mi objetivo nunca fue dirigir: nunca lo tomé como una salida laboral a futuro. Mi opinión era descalificada por ser mujer y por eso hice el curso", recuerda. Y agrega: "Fue una respuesta a la descalificación general, una cuestión de rebeldía hacia la actitud machista".

Fue su madre, habitual receptora invisible de los insultos de populares y plateas, la que la acompañó en las primeras clases. Se dictaban en el Bajo Flores, una zona difícil para una adolescente de 16 años que quería aprender para discutir de fútbol con sus amigos. "En casa éramos cinco: mis padres y dos hermanas. Solíamos ir todos a la cancha. Sin su apoyo, todo hubiera sido más difícil", evoca Di Iorio, que siempre tuvo en claro su meta y su medio de vida: estudiar derecho y graduarse de abogada. Muy lejos del fútbol.

Debutó en infantiles y fue cumpliendo etapas hasta llegar a la Primera D. ¿Cómo la tratan los futbolistas? "Hay de todo -cuenta-. Protestan más las jugadas determinantes. Y se tienen que aguantar las cargadas. Rivales e hinchas que gastan por una expulsión: '¡Te raja una mujer!', gritan. ¿Qué tiene que ver? Hay que evaluar si la expulsión estuvo bien o no", reflexiona.

Di Iorio dice que ha sufrido a las hinchadas como árbitro asistente: "Me escupieron y me tiraron objetos durante los 90 minutos. Pero hay otras canchas en las que a mí me trataron excelente y mis compañeros la pasaron mal. Ahora hay cada vez más mujeres en distintos ámbitos. Seguimos siendo minoría, pero estamos siendo más aceptadas que hace 15 años. Sabemos que las pioneras siempre vamos a sufrir más, porque en un deporte colmado de hombres tenemos que demostrar el doble". Ella rinde la misma prueba física que los renombrados Patricio Loustau o Darío Herrera. "Nos entrenamos a la par de ellos y rendimos las mismas distancias, aunque con un pequeño margen de tiempo mayor por una cuestión fisiológica", precisa.

También fue pionera afuera de la cancha: desde hace 9 años da clases de reglamento a futuros entrenadores. "Enseñarles a futbolistas en actividad o ex jugadores es un doble desafío. Preguntan, debaten. Alguno se cohíbe porque una mujer les explica las reglas. Se supone que el hombre ya las sabe y les da vergüenza", dice Di Iorio.

Con el tiempo, el arbitraje se transformó en una pasión. Aquellos que no la escuchaban y descalificaban su opinión sobre la pelota, hoy le piden consejos. En los últimos años, ya como árbitra internacional de la FIFA (desde 2004), esta quilmeña de 35 años pudo darse dos grandes satisfacciones: dirigir en los Juegos Olímpicos de Londres y en el Mundial de Fútbol Femenino de 2015, que se jugó en Canadá. "Postergué mi maternidad por esta pasión. Mi marido lo entendió y me acompañó". Volvió de Canadá y la vida le dio una hija. Ése que lleva en su vientre y nacerá en pocos días.

Profesión

Abogada

Deporte

Fútbol (árbitra internacional de la FIFA)

Edad

35 años

Logro mayor

Dirigir en los Juegos Olímpicos Londres 2012 y en el Mundial Femenino de Canadá, en 2015

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas