Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Bio-startups: ¿por qué en la Argentina no logran despegar?

Los emprendimientos biológicos y médicos muestran avances increíbles en todo el mundo, pero aquí no logran consolidarse

Sábado 12 de marzo de 2016
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Camila Petignat creó Neogram, una firma de biotecnología
Camila Petignat creó Neogram, una firma de biotecnología. Foto: Juan Ulrich

Hasta ahora se trataba de una habilidad que sólo mostraron superhéroes de Marvel y un grupo pequeño de invertebrados (hidras y moluscos microscópicos de las profundidades del Pacífico), los "plantimals", mezcla de animales y plantas que pueden hacer fotosíntesis con las células de su piel. Pero el científico chileno Tomás Egaña, de 37 años, que comanda un equipo de ingenieros, botánicos y cirujanos de su país y de Alemania, cree que en un futuro cercano esta propiedad podrá replicarse en humanos. El oxígeno creado a partir de los rayos del sol servirá para curar heridas y regenerar tejidos más rápido. Será el nacimiento, dice Egaña, de "El hombre fotosintético" o, como lo bautizó la prensa chilena, de "El hombre alga".

La bióloga argentina Camila Petignat cuenta esta historia como un ejemplo de la frontera entre realidad y ciencia ficción que está recorriendo las novedades que se conocen últimamente en el campo de la biotecnología. "Hubo dos avances en los últimos años que abrieron una compuerta enorme para investigaciones nuevas: la posibilidad de modificar ADN con tecnologías cada vez más baratas y el enorme poder de secuenciación que tenemos ahora gracias al músculo computacional. Esos dos factores hicieron que, en este campo, el límite pasase a ser nuestra creatividad, prácticamente", explica.

Petignat estudió Biología Molecular y Biotecnología en la Facultad de Ciencias Exactas de la UBA. Cuando estaba terminando la carrera le surgió la posibilidad de armar una empresa pequeña a partir de un proyecto que había estado trabajando con compañeros de estudio, y así nació Neogram, una firma de biotecnología que mejora las pasturas y extiende los límites geográficos de la ganadería.

La bióloga conversa con LA NACION luego de dar una charla para emprendedores y científicos en el Instituto Baikal, donde les aseguró con entusiasmo que "no existe mejor momento que éste para emprender en biotecnología". Pero al mismo tiempo enumera -y lo dice por experiencia propia- la enorme cantidad de obstáculos que tiene este camino en la Argentina.

"Hay poquísimas bio-startups, incluso cuando nos comparamos con países de desarrollo similar, como Chile. Y es una lástima, porque en biología tenemos profesionales que son verdaderos cracks, de clase mundial", se lamenta la especialista. ¿Por qué la Argentina no puede aprovechar de lleno el boom de capitales que hoy corre detrás de este tipo de proyectos?

El límite de la escala

Petignat enumera varias instancias en lo que llama "el valle de la muerte" que va desde el primer fondeo (de familiares, amigos o una cantidad pequeña de dinero conseguida al ganar algún concurso) hasta que el producto puede generar ingresos en el mercado. Por la tasa de incertidumbre asociada (y por regulaciones más estrictas), en biotecnología este "valle" suele ser mucho más extenso, lo cual para países con muy poco capital de riesgo y escala reducida, como la Argentina, termina resultando un calvario para emprendedores e inversores del sector.

Juan Garre es uno de los directores de Zoigen, una empresa que a partir del análisis del código genético de cada uno (a través de una muestra de saliva) puede detectar tendencias genéticas a contraer determinadas enfermedades, reacción a medicamentos, etcétera. Para Garre, entre las barreras que impiden una expansión de este rubro están las trabas de los últimos años a las importaciones, que hacen que las muestras deban ser enviadas a analizar a los Estados Unidos, porque no se puede traer el herramental para hacerlo acá. Y también el tamaño muy pequeño de mercado (el gasto local en salud es un 3% del de los Estados Unidos).

"Lo de la escala es clave", dice Guillermo Anlló, economista especializado en innovación, profesor de la UBA y actual funcionario del área de Ciencia en la provincia de Buenos Aires, quien realizó junto a Roberto Bisang un trabajo sobre empresas de biotecnología en la Argentina (detectaron 178, algunas bien consolidadas, muy pocas de la "última ola"): "Tenemos un Manu Ginóbili, un Chapu Nocioni, un Hugo Scola: no tenemos mercado para un equipo completo de la NBA", grafican los economistas sobre este fenómeno que no permite el despegue.

Anlló remarca que los verdaderos orígenes de la "bioeconomía" se remontan a dos millones de años atrás, cuando el antepasado del hombre comenzó a dominar el fuego. Las comidas cocinadas y sus cambios químicos asociados aumentaron la cantidad de energía que se obtenía de los alimentos, y a su vez esta innovación permitió una digestión más rápida y con menor esfuerzo, lo que en el camino evolutivo redundó en cerebros más grandes y sofisticados. "Así como nuestra evolución se encuentra indisolublemente atada a la domesticación de los alimentos, hoy la biotecnología está marcando nada menos que nuestro futuro evolutivo", indica el economista.

Avances vertiginosos

En términos de matriz sectorial, sigue Anlló, estimular a este segmento tiene todo el sentido desde las políticas públicas: según estimaciones de la FAO, para 2050 América latina proveerá la mitad de los alimentos del planeta, por caso.

Las nuevas bio-startups exitosas a nivel internacional son, en su mayoría, proyectos híbridos entre conocimientos biológicos y computacionales. Petignat es una de los fundadores de BioHackingBA, junto a, entre otros investigadores, Manuel Giménez, un científico que en su origen estudio Computación en Exactas de la UBA, pero siempre se interesó por la biología.

Giménez fue participante y entrenador de los primeros equipos argentinos que compitieron en la IGEM, una suerte de "Mundial de la biología sintética" (llegaron a la final). "Es una carrera muy veloz, y tenemos que tomar conciencia de las ventajas de subirnos cuanto antes, para no quedar atrás", cuenta Giménez a LA NACION, en la pausa de una charla que da junto a Petignat para emprendedores del Baikal, que este año hace foco en bioemprendimientos, Internet de las Cosas y realidad virtual. "Está perfecto que se fomente una iniciativa de codificación, "¡Pero ya deberíamos tener una escuela de bioprogramadores!", dice.

Petignat y Giménez muestran un mapa reciente de bio-startups de última generación, de febrero de 2016, realizado por una consultora del sector: hay sólo dos en Buenos Aires, contra 12 en Santiago de Chile, cientos en las costas este y oeste de los Estados Unidos, 26 en Francia y 16 en Israel.

Mientras tanto, las novedades de altísimo impacto en esta disciplina se suceden en base semanal, o diaria. A mediados de febrero, la Clínica Mayo -un centro icónico, por sus procesos disruptivos, para la innovación y la creatividad- anunció que logró expandir la vida en ratas un 35% con un solo tratamiento con células senescentes, que se cree estará disponible para humanos en pocos años. La semana pasada otro equipo (en este caso del MIT, en Boston) logró "apagar" un gen vinculado al autismo en roedores, y con ello pudo revertir sus síntomas (tanto en animales jóvenes como adultos). El gen está presente en sólo un 1% de los casos de autismo, pero es un primer paso, dijeron los investigadores. Todo esto indica que los umbrales de los avances en estos campos son cada vez más accesibles. La inversión en desarrollo es uno de los temas que más retrasan las posibilidades.

En esta delgada línea que separa la realidad de la ciencia ficción, el equipo chileno-alemán liderado por Egaña trabaja contrarreloj en la piel de "El hombre fotosintético", un tejido verde y gelatinoso que bien podría confundirse con un organismo extraterrestre. Lo bautizaron con las siglas en alemán de "hiperoxia bajo condiciones de luz", "Hyperoxie Unter Licht Konditionerung". Para los entendidos, HULK.

sebacampanario@gmail.com

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas