Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Prima donna en el Colón

SEGUIR
PARA LA NACION
Domingo 13 de marzo de 2016
0

Subo dos escaleras, tomo hacia la izquierda, cruzo los 35 metros de escenario y llegó a los camarines. El número 12 es el de Rufus Wainwright, el gran músico que esta noche estrena en el Teatro Colón Prima Donna, su concierto sinfónico visual sobre el que ha estado trabajando en los últimos tres años.

Detrás de su puerta se oye un piano. Está ensayando Hallelujah junto a Guadalupe Barrientos, una de las cantantes líricas argentinas con mayor reconocimiento internacional. Me quedo ahí sintiendo. Siempre disfruté del acceso a la cocina de las cosas, ver cómo se transforman ideas a realidades, hipótesis a hechos, conceptos a estructuras. Vivirlo en su seno es de afortunados.

Frente a mí, transportando un enorme perchero, Victoria Sánchez y Sebastián Sabas, estilista y arquitecto, amigos talentosos, que han sido convocados por Rufus para trabajar sobre su vestuario. Prima Donna es una obra rupturista y su atuendo, por tanto, debe acompañarlo. Tres consignas marcan la elección de cada prenda: la etiqueta debe respetarse; la espacialidad del escenario y la unión de dos universos musicales: el lírico y el pop.

Romper el statu quo es que un cantautor pop escriba ópera. Salir del statu quo en materia de diseño de vestuario es combinar un pantalón corte cigarette de denim negro YSL ss14 con una chaqueta de terciopelo con hilos de oro hecha a mano en 1930.Estoy ahí mientras se deciden los toques finales. Rufus pregunta: ¿Todo ese dorado no es demasiado? Hay una sola respuesta: ¡es Colón!

Bajo una escalera, doblo a la derecha y mientras vuelvo a cruzar los 35 metros de escenario escucho a un trompetista ensayar. Me quedo ahí, sintiendo. Dan sala, reconozco entre el público a talentosos artistas argentinos.

Se llena, las luces bajan y Rufus brilla en el escenario. No sólo por su arte, sino también por el acertado hilo dorado.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas