Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Leicester, desde bien abajo hasta lo más alto de la Premier

Ascendió hace dos años y estuvo a punto de perder la categoría en la temporada pasada; con Claudio Ranieri como DT, sueña con el título

SEGUIR
LA NACION
Sábado 12 de marzo de 2016
Hasta la mascota de Leicester festeja el gol agónico de Ulloa contra Norwich
Hasta la mascota de Leicester festeja el gol agónico de Ulloa contra Norwich. Foto: AFP
0

En España gobierna Barcelona. En Francia lo hace PSG. En Italia, Juventus retomó el mando que era de Napoli. En Alemania se extiende la hegemonía de Bayern Munich. Es el poder establecido en las últimas temporadas en las grandes ligas europeas. No hay sorpresas. En Inglaterra se podía especular con un puñado de equipos: Chelsea, los dos Manchester, quizá Arsenal, a lo mejor Liverpool. Un abanico más amplio, pero nunca tan diverso como para que se colara este sorprendente Leicester puntero de la Premier League.

Su campaña ya es mucho más que una buena racha pasajera y se van acallando las voces que vaticinaban "se va a caer". Cuando restan nueve fechas, es líder con cinco puntos de ventaja sobre Tottenham, con Arsenal a ocho y Manchester City a diez. Las alturas no lo marean: ocupa el primer puesto ininterrumpidamente desde hace 17 jornadas.

¿Cómo se explica el fenómeno de este equipo que en 2008 estaba en tercera división, ascendió a primera en 2014 y en 2015 necesitó ocho triunfos en los últimos diez partidos para salvarse del descenso? No desde lo económico, obviamente, si bien desde 2010 recibió una fuerte inyección de dinero cuando lo adquirió el magnate tailandés Vichai Srivaddhanaprabha, que al estadio le impuso el nombre de sus tiendas comerciales en los aeropuertos: King Power. Los casi 100 millones de euros que cobra por derechos de televisión no los utilizó para romper el mercado de pases. Ni el duro zaguero alemán Huth, ni el volante central francés Kanté (el mayor recuperador de pelotas divididas y cantidad de quites de la Premier) ni el delantero japonés Okazaki figuran entre las 20 contrataciones más altas de la ventana de transferencias de mediados de 2015, que movió 738,9 millones de euros en 110 pases

Leicester, equipo que representa a una ciudad de casi 329.000 habitantes ubicada a 136 kilómetros de Londres, se explica por otros factores. Alargó el espíritu positivo que hace más de un año le evitó volver a segunda. Continúa el italiano Claudio Ranieri, que a los 64 años reivindica a una generación de directores técnicos que progresivamente le fue dejando lugar a camadas más jóvenes. El italiano, en casi 30 años de carrera, venía de un opaco paso por el seleccionado de Grecia. Con una trayectoria que lo llevó por Juventus, Inter, Roma, Chelsea, Atlético de Madrid, Valencia, Napoli, Fiorentina y Parma, Ranieri no ostenta ningún titulo de Liga de primera (ascendió a Monaco en 2013). Leicester no parecía el destino más indicado para alcanzar la gloria, sino una estación más que validaría la respuesta que le dio a la revista Undici sobre la falta de una vuelta olímpica en algún torneo local: "Nunca he llegado en el momento justo". Uno de sus ejemplos es su asunción en Napoli tras la salida de Diego Maradona: "La sombra de Maradona era alargadísima. Podías sentir el dolor popular. (Gianfranco) Zola ayudó a amortiguarlo".

Ciudad que es considerada como la de mayor diversidad étnica de la región East Midlands, también respira rugby con Leicester Tigers, equipo en el que es ídolo el pilar argentino Marcos Ayerza.

En fútbol, Leicester representa el ascenso de los postergados. Por la afición a la caza del zorro en Leicestershire, el equipo lleva el apelativo foxes (zorros). El club, en 132 años de historia, nunca ganó un título de primera (tiene tres copas de Liga y una Community Shield). Su goleador (también de la Premier) es Jamie Vardy, que a los 29 años es otro caso que rompió los moldes. Transitó el submundo del fútbol: jugó en séptima división, trabajó en una fábrica de prótesis médicas, fue descartado en algunos lugares por ser bajo, fue condenado por la Justicia (llevaba una tobillera electónica) por defender a un amigo en un asalto y a Leicester se incorporó en 2012, del Fleetwood Town (5a división). "Es incansable. Su espíritu de trabajo se contagia. Es veloz e intuitivo", expresó Ranieri de Vardy, que al marcar en 11 encuentros consecutivos rompió el récord de Ruud Van Nistelrooy (Manchester United).

En esta historia de personajes que salen de las sombras y se hacen un lugar bajos las luces de la notoriedad está el delantero argentino Leonardo Ulloa. "Siempre me costó mucho, de la Argentina no me fui de la mejor manera, casi que lo hice por la puerta de atrás (préstamos en Arsenal y Olimpo). Me fui a remarla a la segunda división de España", donde en 2011/12 fue el goleador de segunda con 28 tantos para Almería.

A los 29 años, Ulloa tiene menos participación que en la temporada pasada, en la que era habitual titular y contribuyó con once goles para la salvación del descenso. Ahora es pieza de recambio, sólo en cinco cotejos estuvo desde el comienzo y en 16 ingresó desde el banco. Su aspiración era llegar a siete u ocho goles. Por ahora va por tres, aunque uno de ellos fue tan valioso (1-0 a Norwich a 12 minutos del final) que estudiantes de geología de Leicester registraron un movimiento de 0,3 en la escala de Richter durante los festejos de los 32.000 hinchas en las tribunas del King Power.

Sobre su función en el equipo, Ulloa comentó: "Tengo menos minutos. Ranieri hizo algunos retoques para esta temporada. Juego de segunda punta, Vardy es la primera. A veces es difícil llegar al área porque Vardy es muy rápido".

El talento está en los pies del argelino Riyad Mahrez, que registra un doble-doble (14 goles, 11 asistencias). "Tiene mucha calidad y magia. En los entrenamientos nos desparrama, frena, arranca", expresó Ulloa.

"Somos muy intensos. Luchamos los 90 minutos. Nuestro carácter es así, luchar y luchar", dice Ulloa sobre un equipo que no necesita tanto de la pelota (con una tenencia de balón del 42 por ciento está 17° entre los 20 equipos de la Premier). Sustentado en un 4-4-2, la premisa de Leicester es recuperar y correr. Lo admite Ranieri: "Somos como Forrest Gump, no podemos dejar de correr".

Tierra de nacimiento del arquero Peter Shilton y el goleador Gary Lineker (ambos testigos de los dos goles de Maradona a Inglaterra en el Mundial 1986), a Leicester le quedan nueve fechas (visita a Manchester United en la antepenúltima y a Chelsea en la última) para que Inglaterra tenga un nuevo campeón por primera vez, algo que no ocurre desde 1978 con Nottingham Forest. Ni siquiera existía esta opulenta Premier League, en la que Leicester, con menos libras que la mayoria, rompe un orden jerárquico, como lo proclama Ranieri: "En una época en que el dinero cuenta para todo, nosotros damos esperanza al mundo".

11

los partidos consecutivos en los que Jamie Vardy, goleador de Leicester y la Liga Premier, marcó al menos un tanto. Batió el récord de Van Nistelrooy.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas