Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

En guardia: Francisco, entre los éxitos diplomáticos y las resistencias internas

Las giras internacionales, la encíclica y las críticas del ala conservadora marcaron sus últimos 12 meses en el Vaticano

SEGUIR
LA NACION
Sábado 12 de marzo de 2016
El Papa regresó ayer al Vaticano luego de un retiro espiritual
El Papa regresó ayer al Vaticano luego de un retiro espiritual. Foto: Reuters / l'Osservatore Romano
0

ROMA.- Francisco entra mañana en su cuarto año de pontificado luego de 12 meses marcados por éxitos diplomáticos en sus viajes internacionales -que no quedaron exentos de algunas críticas- y en guardia ante una resistencia interna cada vez más inquieta de los sectores conservadores con sus reformas aperturistas.

Durante 2015, el Papa escribió una encíclica (Laudato Si') sobre el cuidado del medio ambiente -dirigida a toda la humanidad, no sólo a los católicos-, que tuvo una repercusión sin precedente. Y pese a que confesó que no le gusta viajar, visitó todos los continentes, menos Oceanía. Pisó Sri-Lanka y Filipinas; Bosnia; Ecuador, Bolivia y Paraguay, y Cuba y Estados Unidos, luego de que su intervención fuera clave para sellar el deshielo entre los dos países después de más de medio siglo de enemistad.

También estuvo en Kenya, Uganda y República Centroafricana en noviembre, donde abrió el Año Santo de la Misericordia -pieza central de su programa de pontificado- en la humilde catedral de Bangui. Ése fue un nuevo golpe al eurocentrismo del Vaticano. Hace tan sólo unas semanas, antes de llegar a México, volvió a pisar La Habana para un inesperado encuentro con el patriarca ortodoxo de Moscú, Kirill, que borró siglos de enemistad con una Iglesia hermana. Abrió así nuevos horizontes en el camino ecuménico (la unidad entre los cristianos) y hacia Moscú.

Pero en los viajes, maratones que pusieron a prueba la resistencia física de un hombre que en diciembre cumplirá 80 años, no todo fue color de rosa. Dejó descontentos a algunos sectores que habrían querido verlo, como los disidentes en Cuba y los familiares de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa, en México. También dejó un gusto amargo a sectores que habrían querido que levantara la voz contra gobiernos populistas latinoamericanos.

En otro reflejo de esa Iglesia en salida, que acompaña a los heridos y que no levanta el dedo acusador para condenar, más abierta e integradora, antes de que empezara el Jubileo de la Misericordia, el 8 de diciembre pasado, impuso dos iniciativas renovadoras que no cayeron bien en sectores conservadores. Decidió agilizar las normas para la nulidad matrimonial y autorizó a todos los sacerdotes a absolver el pecado del aborto a las mujeres que en confesión se muestren arrepentidas y pidan perdón durante el Año Santo de la Misericordia. Una práctica en verdad ya usada por diversos obispos en varios países.

En su inicio, el cuarto año de Francisco quedará marcado por la publicación, en cuestión de días, de una exhortación apostólica sobre la familia, que se espera con inmensa expectativa. Todo el mundo aguarda una definición sobre la sensible cuestión de los divorciados vueltos a casar, un tema que dividió como nunca en el sínodo de obispos. Por voluntad del Papa, se celebró en dos etapas en el Vaticano, en octubre de 2014 y de 2015. En estas dos ocasiones salieron a flote, quizá como nunca antes, las resistencias de algunos obispos que temen un desmoronamiento de la doctrina.

Apertura

Lo cierto es que, como el propio Papa recordó varias veces, nadie jamás quiso poner en discusión a la familia tradicional. Y no se esperan cambios de doctrina en este nuevo documento, aunque sí la apertura de canales para que todos -divorciados vueltos a casar, homosexuales, familias heridas- se sientan incluidos e integrados. El documento será firmado el 19 de marzo, fiesta de San José, y tercer aniversario de la misa de inicio de pontificado de Francisco. Y, según analistas, podría provocar más ruido entre los sectores más conservadores, descontentos con el papa argentino.

"El hecho de haber centrado todo el pontificado en la misericordia lo llevará a tener que enfrentar el desafío de los que lo definirán demasiado «bueno». Donde hay mucha santidad, el diablo se concentra más y hay que tener cuidado", dijo a LA NACION Mimmo Muolo, vaticanista de Avvenire, el diario de la Conferencia Episcopal Italiana. "Éste es un papa que revolucionó a la Iglesia, que era una Iglesia de los «no» y que se ha vuelto una Iglesia de la misericordia. Las fuerzas contrarias se concentrarán en destacar una suerte de «debilidad» del Papa, que obviamente no es tal", agregó.

En coincidencia con el aniversario, en el Vaticano se reanudará el denominado juicio Vatileaks II, en el que volverán a comparecer cinco "cuervos", imputados por divulgación ilícita de documentos reservados. Entre ellos hay dos periodistas, Gianluigi Nuzzi, autor de Vía Crucis, y Emiliano Fittipaldi, de Avaricia. Sus libros fueron posibles porque alguien de una comisión creada por Francisco para hacer una radiografía de la situación económico-financiera del Vaticano traicionó su confianza.

Si bien no atacan al Papa directamente, los libros dejaron patente la enorme resistencia que hay a su voluntad de transparencia y de una "Iglesia pobre para los pobres". Y aunque Francisco logró avances en la limpieza -un ejemplo reciente, las nuevas normas para controlar los gastos millonarios de las canonizaciones-, los libros alcanzaron el resultado, "lamentablemente en buena parte deseado, de crear la impresión contraria, de un reino permanente de la confusión, de la no transparencia", como destacó en su momento Federico Lombardi, vocero de la Santa Sede.

Ése y otros desafíos deberá afrontar el Papa, que, al margen de perseguir su sueño de un acuerdo con China -país con el que el Vaticano no tiene relaciones diplomáticas-, seguirá adelante con la reforma de la curia en curso, no digerida aún por varios.

"Fidelidad al Evangelio, cercanía y rejuvenecimiento de la Iglesia" son, según dijo a LA NACION el padre argentino Mariano Fazio, vicario general del Opus Dei, las grandes marcas dejadas hasta ahora por Francisco. Para él se presentan grandes oportunidades en el campo ecuménico, sobre todo a partir del encuentro con Kirill, y grandes desafíos, como convencer a los gobiernos del Primer Mundo que vivan el Evangelio de la misericordia, frente a las urgencias humanitarias que se están viviendo. Pero hay más. "En su cuarto año Francisco tendrá que dar pasos significativos en la reforma de la curia, para que todos se alineen en vivir el Evangelio, tal como él da el ejemplo. Y eso no va a ser fácil", concluyó Fazio.

Hitos, viajes, críticas y una encíclica

Su primera encíclica

El Papa escribió Laudato Si', sobre el cuidado del medio ambiente, que tuvo una amplia repercusión

Logro

Uno de sus mayores éxitos diplomáticos fue haber viajado en septiembre pasado de Cuba a EE.UU., luego de haber sido un actor clave en el deshielo

Cuestionamientos

En sus giras internacionales cosechó varios éxitos, pero no quedó exento de las críticas. Dejó descontentos a algunos sectores, como los disidentes en Cuba y los familiares de los 43 estudiantes de-saparecidos de Ayotzinapa, en México. También fue criticado porque no levantó la voz contra gobiernos populistas latinoamericanos

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas