Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Dilma no se resigna: descartó su renuncia y dio un respaldo total a Lula

En pleno avance del petrolão y la creciente presión por un impeachment, afirmó que no dejará el poder; dijo que sería "un orgullo" sumar al ex presidente al gabinete

SEGUIR
LA NACION
Sábado 12 de marzo de 2016
Dilma mantuvo un encuentro con docentes, ayer, en Brasilia
Dilma mantuvo un encuentro con docentes, ayer, en Brasilia. Foto: Reuters / Ueslei Marcelino
0

RÍO DE JANEIRO.- Pese al alarmante cuadro de recesión económica y crisis política que vive Brasil, agravado esta semana por el pedido de prisión preventiva contra Luiz Inacio Lula da Silva, su padrino político, la presidenta Dilma Rousseff rechazó de plano que piense en renunciar. Y, al salir en defensa de Lula, dejó abierta la posibilidad de que lo incorpore a su gabinete, medida que garantizaría al ex mandatario inmunidad frente a las investigaciones judiciales en primera instancia.

"No tengo ningún interés en renunciar. No me resigno", afirmó Dilma en un breve encuentro con la prensa en el Palacio del Planalto, mientras grupos civiles como el Movimiento Brasil Libre y Vem Pra Rua ultimaban los preparativos de la "megamanifestación" convocada para mañana en todo el país a fin de exigir la salida de la presidenta, ya sea por medio de un impeachment en el Congreso o a través de su renuncia.

El propio líder de la principal fuerza opositora, el senador Aécio Neves, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), le había pedido esta semana a Dilma que tuviera "un gesto magnánimo y de humildad" y diera un paso al costado para recomponer el ambiente político y recuperar el crecimiento económico.

"Nadie tiene derecho a pedir la renuncia de un cargo de presidente legítimamente elegido sin dar pruebas de que haya violado la Constitución. Solicitar mi renuncia es reconocer que no existe base para un impeachment", señaló la presidenta, cuya popularidad está en torno al 11%, en tanto que las encuestas apuntan que un 60% de la población quiere que deje el poder antes de que termine su mandato, el 1° de enero de 2019.

Ante la pregunta sobre la polémica denuncia penal contra Lula presentada por fiscales del Ministerio Público del estado de San Pablo, quienes además pidieron a la justicia que decrete la prisión preventiva del ex presidente, Dilma sostuvo que la solicitud "sobrepasó todos los límites".

"Es un acto que sobrepasa el sentido común y es un acto de injusticia. Es un absurdo que un país asista de forma calma a un acto así contra un líder responsable de grandes transformaciones", subrayó.

Los fiscales paulistas acusaron a Lula, a su esposa y a su hijo mayor, entre otras personas, de lavado de dinero mediante el ocultamiento de patrimonio y de falsedad ideológica por el caso de un departamento tríplex en el balneario paulista de Guarujá. Lula niega que la vivienda sea suya, pero según los investigadores, fue comprada y renovada costosamente por la constructora OAS para entregársela a su familia. Se presume que habría sido a cambio de favores a la compañía, línea de pesquisa que también analizan los fiscales del Ministerio Público federal del estado de Paraná, donde se investiga el multimillonario esquema de corrupción en Petrobras.

OAS es una de las varias constructoras ya incriminadas por sobornos a directivos de la compañía y a políticos oficialistas a cambio de jugosos contratos con la petrolera estatal.

Al consultarle a Dilma acerca de las versiones que corrieron en las últimas horas sobre el ofrecimiento a Lula de un puesto de ministro, la presidenta dijo que no comentaría el armado de su gabinete, pero dejó abierta la puerta para una decisión que le garantizaría inmunidad al ex mandatario. "Sería un gran orgullo tener al ex presidente Lula en mi gobierno, porque es una persona con gran experiencia, gran capacidad política", dijo Dilma.

En caso de que aceptara el puesto -se barajó la posibilidad de que sea o jefe de Gabinete o canciller-, Lula sólo podría ser detenido con la autorización del Supremo Tribunal Federal (STF). El ex presidente pasó ayer todo el día en reuniones con aliados en San Pablo, para evaluar las distintas alternativas. Antes de tomar una decisión, él quiere ver el tamaño de las protestas de mañana, según sus allegados.

Antes, hoy, se realizará la convención del principal socio del oficialista Partido de los Trabajadores (PT) en el gobierno, el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), cada vez más distanciado de Dilma. Algunos sectores pugnan por romper totalmente con el gobierno, lo que representaría un golpe brutal a la presidenta; otros, en cambio, impulsan declarar la "independencia" de sus legisladores, para dejarlos libres ante una eventual votación en el Congreso acerca del impeachment de la presidenta.

En su encuentro con la prensa, Dilma no quiso comentar los efectos que podría tener en el gobierno una salida del PMDB. "Vamos a esperar a la convención en vez de hacer un ejercicio de futurología", respondió.

Sin embargo, en Río de Janeiro, una de las figuras de mayor influencia en el PMDB, el diputado local Jorge Picciani, no fue muy optimista frente al futuro de la presidenta. "En mi opinión, el gobierno federal va a caer en los próximos tres meses. La crisis va a aumentar aquí", vaticinó.

La presidenta, ante días con complicaciones

1- El PMBD decide si abandona la coalición

El PMBD, la mayor fuerza de la coalición que respalda a Dilma Rousseff, celebrará hoy su convención. La excusa formal del encuentro es elegir directivos, pero el ala disidente quiere romper con el PT

2- Protestas contra el gobierno

Grupos opositores organizaron para mañana marchas contra Dilma y Lula en varios puntos del país, con epicentro en San Pablo; la expectativa de los organizadores es alta, y sería la mayor protesta contra el gobierno

3- Definen la situación de Lula

A partir de pasado mañana, se espera que la jueza Priscilla Ernandes Veiga Oliveira, del 4° Tribunal Criminal de San Pablo, tome una decisión sobre el pedido de la fiscalía de prisión preventiva a Lula

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas