Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Las ganas de ganar, el impulso determinante

Sábado 12 de marzo de 2016
0

La vocación ofensiva

Racing quiso ganar siempre, de principio a fin, por lo que tuvo su premio. Sobre todo, porque luego del empate parcial de Lanús no se encerró, no lo gobernó la duda, salió con mayor impulso y con audacia. En el tramo final mostró un estilo agresivo, una suerte de 4-2-4, como el de los equipos de décadas anteriores. Lanús no logró frenarlo, más allá de que dispuso de ocasiones.

Sin puntería granate

El conjunto granate tuvo una buena tarea. El gol de Almirón fue una joya colectiva. Sin embargo, su fortaleza colectiva y su ambición no hallaron una respuesta acorde en el área ajena. Sobre todo, en los pies de Lautaro Acosta. El delantero falló en una chance muy clara en el primer tiempo, cuando el juego no tenía goles, y lo mismo en el segundo, ya cuando ganaba Racing.

Milito, ese símbolo

Además de ser aclamado, Diego Milito jugó muy bien y marcó un gol con una definición exquisita. Pero su aporte, esta vez, fue mayor: mejor físicamente, contagió desde un primer momento al resto, no sólo a los intérpretes ofensivos. Todos se sintieron reflejados en el ídolo. Entre ellos, los dos 5: Cerro y Aued.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas