Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El cholismo, una marca que supera el fútbol

La retórica del esfuerzo es tomada como ejemplo por áreas que no saben de tácticas

Domingo 13 de marzo de 2016
0

MADRID.- Diego Simeone alza la voz y abre bien grandes los ojos. "¡Si no estás al ritmo de los demás te quedás! ¡Si no sentís al equipo te quedás! ¡Si no trabajás te quedás seguro!"

Los españoles ven la escena a cada rato en la tele. El técnico del Atlético de Madrid se parodia a sí mismo en la nueva campaña publicitaria de la empresa ferroviaria Renfe. Un aviso gracioso, bien actuado, en el que al final se revela que le estaba soltando esa arenga a una pobre nenita que iba en el asiento de enfrente del tren.

El cholismo ya es una marca que supera el fútbol. En cuatro años y medio de triunfos deportivos, Simeone identificó su nombre a la retórica del esfuerzo, el culto al trabajo, la fidelidad a una camiseta. Vende pasajes. Lo contratan multinacionales para que dé charlas de motivación. Los políticos españoles, en batalla con el desprestigio, le roban frases, lo mencionan como modelo de conducta.

Foto: LA NACION

Su impronta está estampada en el club. Hace poco hizo colocar en el túnel de acceso al Vicente Calderón imágenes de festejos y de las copas que ganó el Atlético. En la ciudad deportiva de Cerro del Espino abundan unos carteles con un corazón gigante y la frase: "La historia se escribe latido a latido".

Más que de pensar partidos trabaja de "convencer" gente, suele decir. En su lista de prioridades tiene tanto peso la preparación mental de los jugadores como la planificación táctica. A otro nivel también lo hace con la hinchada, a la que se encarga de levantar con un revoleo de los brazos cuando siente que el equipo se queda sin fuerzas.

"Diego encarna los valores de este club. Esfuerzo, humildad, resistencia. De alguna manera los pasó en limpio", lo halaga el presidente Enrique Cerezo. El Atlético le extendió a Simeone el contrato hasta 2020 y espera que él sea el técnico cuando se inaugure el estadio de 65.000 localidades que reemplazará al viejo Calderón. Las obras deberían estar listas el año que viene.

En el medio llueven los rumores sobre posibles ofertas astronómicas de la Premier League. Simeone no da pistas. Está en el tramo decisivo de la temporada. Si hay distracciones no se notan.

"Él cumple lo que les pide a los jugadores -cuenta uno de los miembros de su cuerpo técnico-. Concentración máxima y respeto a la camiseta. Acá está en juego el Atlético de Madrid, no importa si es un amistoso o la final del mundo."

Los entrenamientos son su laboratorio. Lo que pasa ahí es el reflejo de lo que ocurrirá en el campo. Quien se distrae se arriesga a quedarse afuera.

Es clave en este esquema Oscar Ortega, el preparador físico. "Tiene la capacidad de preparar a los jugadores para el fútbol que quiere Simeone", explican en el club. Los exige a un límite difícil de alcanzar. No es casual que la adaptación de los nuevos a este Atlético cueste más de la cuenta. Queda como prueba el primer día de Luciano Vietto en Cerro del Espino, extenuado y a punto de desmayarse.

Simeone es un tipo metódico. Llega todos los días a la ciudad deportiva una hora y media antes del entrenamiento. Tiene una oficina en la que suele reunirse con Germán Burgos, su principal ayudante, el hombre que diseña las jugadas.

Ven videos. En el club. En la casa. Estudian al rival, pero sobre todo a los propios. Un camarógrafo filma los entrenamientos. Otro colaborador prepara resúmenes detallados de los partidos del Atlético.

Con los jugadores es cercano, pero estricto. El equipo se concentra siempre antes de los partidos, algo que no es la regla en Europa. Su extensión en la cancha es el portugués Tiago, al que perdió hace cuatro meses por una lesión de ligamentos.

Le interesa mucho lo que se dice de él en los medios -una señal es que tiene un encargado de prensa en su cuerpo técnico-. Lee, escucha radio, mira televisión. No le escapa a la tendencia futbolera a imaginar conspiraciones.

Diez años a un toque

-¿Una enseñanza?

-Cuando ves algo, no quedarte callado.

-¿Podés elegir el mejor equipo que dirigiste en estos diez años?

-No, imposible?, acordate que por delante de todo siempre está el grupo.

-¿Y nombrar tres jugadores por las razones que quieras?

-Sería individualizar demasiado, tendría que nombrar a muchos.

-¿Un partido?

-Estudiantes-Boca, sin lugar a dudas. Porque Barcelona vs. Atlético de Madrid fue un campeonato, pero Estudiantes-Boca fue una final.

-¿Elegí uno de los siete títulos?

-La liga española, porque más años pasen, aún más se va a potenciar lo que hicimos.

-¿La derrota de la década es la final perdida con Real en la Champions?

-No. Ese River-San Lorenzo? [El 2-2 que eliminó a River de la Libertadores, cuando ganaba 2-0 con dos futbolista más] ¿Por qué? Porque me sorprendió mucho.

Hitos colchoneros

Desde la llegada de Simeone, el 27 de diciembre de 2011, Aleti renació:

Ganó la Copa del Rey después de 17 años.

Ganó la Liga española después de 18 años, con récord de puntos para el club (90) y victorias (28; 9 de ellas, consecutivas).

Ganó la Europa League, la Supercopa europea y la Supercopa española.

Simeone se convirtió en el entrenador que más rápido llegó a los 50 triunfos en el club (lo logró en 79 partidos).

Fue el entrenador que más rápido llegó a los 100 triunfos en el club (lo logró en 156 partidos).

Impuso la mejor racha invicta de Atlético de Madrid con 23 partidos por toda competencia (la anterior era de 20, en 1990/91, con el DT croata Tomislav Ivic).

Implantó una nueva marca para Atlético de Madrid de 24 partidos consecutivos marcando goles.

Estableció el mejor arranque en la historia del club en la Liga, con 31 puntos en 12 fechas (10 victorias, un empate y una derrota; el anterior era de 30 puntos, en la 1995/96).

Por primera vez en la historia, un equipo le ganó tres temporadas seguidas a Real Madrid en el Bernabéu. Los 19 partidos con RM anteriores a Simeone: 15 derrotas y 4 empates. Los posteriores 19 partidos a la llegada de Simeone: 7 victorias, 7 derrotas y 5 empates.

Cerró dos temporadas consecutivas con la valla menos vencida (31 goles en 2012/13, y 26 en la 2013/14).

Estableció un nuevo récord de triunfos consecutivos como local (13); el anterior (11), databa de 1939/40.

Igualó la mayor victoria histórica del Aleti en el estadio Calderón, cuando derrotó por 7 a 0 a Getafe.

Se posicionó en el segundo lugar entre los entrenadores con más victorias en la historia del club, por la Liga española; sólo detrás de Luis Aragonés (194) y delante de Ricardo Zamora (90), Radomir Antic (65) y Helenio Herrera (54).

Atlético estableció una nuevo récord de 21 partidos sin perder por la Liga en el estadio Calderón.

Marcó otro récord continental: el de más victorias consecutivas en competencias europeas: 16.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas