Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Siria, la guerra que redefinió el mapa de la región

El país sufrió el avance de EI y generó más de 10 millones de desplazados; Medio Oriente agudizó sus tensiones

Domingo 13 de marzo de 2016
Los vestigios de la guerra, en un barrio de la castigada Aleppo
Los vestigios de la guerra, en un barrio de la castigada Aleppo. Foto: Reuters
0

MADRID.- Todo empezó con un grafiti pintado por adolescentes en una escuela: "El pueblo quiere derrocar al régimen". A los autores los detuvieron y los torturaron. Estallaron manifestaciones. Los reprimieron. Empezaron las matanzas. Y no pararon más.

Cinco años después la estela de destrucción que siguió a la fallida "primavera siria" se cobró entre 250.000 y 470.000 vidas; casi 10 millones de personas se vieron forzadas a dejar sus hogares, una ola incontenible de gente que huye de las bombas desestabiliza a Europa; el mundo descubrió el horror impiadoso de Estado Islámico (EI); Medio Oriente agudizó sus tensiones históricas, y las grandes potencias occidentales se empantanan en una guerra que nunca hubieran imaginado tan propia.

Una tenue luz de esperanza se enciende en estos días en que se cumple el aniversario del conflicto: el cese de hostilidades que rige desde el 27 de febrero abrió paso a una inminente negociación comandada por las Naciones Unidas, en la que se espera acordar un llamado a elecciones dentro de 18 meses.

Los expertos en política internacional son escépticos sobre las posibilidades de paz. Siria es un país partido en infinitas porciones dominadas por grupos antagónicos. Las bombas siguen cayendo pese a la tregua. Los islamistas radicales están fuera de cualquier acción diplomática (el combate contra ellos continúa). El presidente Bashar al-Assad recuperó fuerza y se resiste a abandonar el poder para facilitar una salida.

"La postura internacional se desentiende de los reclamos de cambio en Siria -señala Aron Lund, investigador especializado en Medio Oriente del Instituto Carnegie-. La guerra impactó tanto fuera de las fronteras que la urgencia es lograr estabilidad, frenar la ola de refugiados y poner límite al terrorismo."

El cese de hostilidades fue fruto de un acuerdo entre Estados Unidos y Rusia. El gobierno de Vladimir Putin ha sido el gran sustento de Al- Assad, desde que se sumó a los bombardeos contra EI, pero sobre todo contra las milicias opositoras al régimen. Washington rechaza al líder sirio, aunque su postura se ablandó a medida que ganaban territorio los terroristas.

"Por experiencia es recomendable esperar", dice Eckart Woertz, experto del think tank español Cidob. Es una negociación llena de obstáculos. La desconfianza y odio entre los grupos sirios. Los intereses cruzados de las potencias. La influencia de los países árabes.

El conflicto de Siria -un país que subsistía fuera de los radares en 2011- puso primero patas arriba el mapa de poder regional, condicionado por las diferencias confesionales.

Irán fue un apoyo permanente para el chiita Al-Assad, lo mismo que el grupo libanés Hezbollah. Las milicias opositoras -sunnitas- contaron con armamento y apoyo de entrenamiento de Arabia Saudita y las petromonarquías del Golfo Pérsico.

El primer gran punto de quiebre ocurrió en 2014, cuando el grupo salafista EI proclamó un califato, con control de amplias franjas de territorio en el nordeste sirio y en Irak. Lucha contra todos los demás actores en la guerra: el régimen, las milicias opositoras, grupos islamistas vinculados a Al-Qaeda, los kurdos y las fuerzas internacionales.

Sus secuestros y decapitaciones horrorizaron al mundo. EI extendió sus redes por el norte de África, sobre todo en la caótica Libia. En un principio sólo las milicias kurdas del nordeste sirio les plantaron cara. Estados Unidos y una coalición de 80 países empezó a apoyarlos con bombardeos aéreos en 2014. El presidente Barack Obama se negó a intervenir en tierra.

El éxito kurdo sensibilizó a Turquía, siempre temeroso del avance de esta etnia presente en su territorio y que reclama un Estado propio. Los atentados de EI en Ankara en octubre pasado forzaron al presidente Recep Tayyip Erdogan a sumarse a la guerra contra el califato. Pero sus bombas golpean también a los kurdos.

La masacre islamista de noviembre en París -con más de 130 muertos- reforzó los ataques aéreos en el territorio sirio dominado por EI. Al-Assad aprovechó para ganar posiciones en su batalla contra las milicias rebeldes, a las que -con el apoyo ruso- logró acorralar alrededor de Aleppo.

La crisis de los refugiados es el otro gran contagio en Occidente. Según la ONG Centro Sirio de Investigación Política, casi la mitad de la población anterior a la guerra (eran 22 millones) ha sido desplazada a la fuerza de sus hogares. La crisis humanitaria puso en riesgo el área de libre circulación europea, conocida como Schengen. El continente se llenó de vallas, controles, odio racial. Y la marea no cesa. Según la agencia europea de fronteras, Frontex, la cantidad de ingresos irregulares en la zona común pasó de 281.000 en 2014 a 1,8 millones en 2015.

Esta semana la Unión Europea (UE) anunció un preacuerdo con Turquía que consiste en devolverle a ese país a los emigrantes que crucen hacia Grecia. En teoría por cada emigrante irregular devuelto a Turquía, la UE dará asilo a un sirio escapado de la guerra. "Si hasta hoy se reubicaron sólo 700 refugiados de los 160.000 que los países europeos se comprometieron a acoger en septiembre, hay que temer que esto también tiene una altísima probabilidad de fracasar", opina Gil Arias Fernández, ex director adjunto de Frontex.

El diplomático español Javier Carbajosa pone el foco en atender el origen: "Si no se resuelve el conflicto en Siria -además de Libia o Irak-, vamos a convivir con este problema eternamente. Es una crisis que tiene la capacidad de poner en riesgo la construcción europea".

Una violencia que parece interminable

Marzo de 2011

Comienza la crisis

Estallan protestas en la ciudad de Daraa por la detención de un grupo de chicos acusados de pintar leyendas en los muros de su escuela contra el gobierno

Agosto de 2011

Obama se mete en la crisis

Luego de la represión del gobierno en varias ciudades donde hay protestas, Obama pide a Al-Assad que renuncie y congela bienes sirios

Marzo de 2013

Atentados

Luego de realizar varios atentados, los rebeldes toman ciudades importantes, como Raqqa

Septiembre de 2013

Armas químicas

Un ataque con armas químicas en un suburbio de Damasco deja cientos de muertos; Obama culpa a Al-Assad

Junio de 2014

Surge Estado Islámico

El grupo se apodera de territorios en el norte y oeste de Siria e Irak; al controlar un tercio de esos países, proclama un califato

Septiembre 2014

Coalición internacional

Una coalición internacional encabezada por EE.UU. inicia ataques aéreos a blancos de EI en Siria; un año después, Rusia inicia bombardeos junto con las fuerzas de Al-Assad

Febrero de 2016

Cese al fuego

EE.UU. y Rusia anuncian un cese del fuego parcial en Siria a partir del 27 de febrero; esperan avanzar con un diálogo de paz en Ginebra

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas