Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La oposición activa su plan contra Maduro y sale a las calles

Las marchas forman parte de la hoja de ruta para destituir al presidente,

SEGUIR
PARA LA NACION
Domingo 13 de marzo de 2016
Miles de opositores marcharon en Caracas
Miles de opositores marcharon en Caracas. Foto: AFP / Federico Parra
0

CARACAS.- Chavistas y opositores regresaron ayer a las calles de Caracas sin el entusiasmo de antaño y movidos por objetivos distintos.

La Mesa de la Unidad Democrática (MUD), para gritar a Nicolás Maduro que se vaya, algo fuera de toda lógica revolucionaria. Y los oficialistas, en teoría, para reprocharle al presidente norteamericano, Barack Obama, su insistencia en mantener el decreto "injerencista contra Venezuela", pero sobre todo para defender a su mandatario.

"¡No nos dejen solos!", reclamó Henry Ramos Allup, presidente de la Asamblea Nacional, a los seguidores que se concentraron en el este de Caracas.

"Por favor, dennos aliento, ayuda, estímulo", insistió el líder opositor, unas palabras que adelantan las dificultades que la MUD encontrará en su hoja de ruta para sacar a Maduro del poder.

"¿Por qué si él sabe que las cosas están así no renuncia? Maduro, ¡ahórranos la tragedia!", suplicó Ramos Allup en un evidente diálogo de sordos. En los últimos tres años, ni gobierno ni oposición consiguen llenar las calles. Como ayer, con unos pocos miles de personas sumando las dos concentraciones. El país está hastiado de más de una década de marchas y bastante tiene con resolver el día a día, de cola en cola para conseguir alimentos o remedios.

A principios de 2014, el ala más radical de la oposición logró que miles de personas protestaran en las principales ciudades del país para poner fin al gobierno de Maduro. Durante semanas, avenidas importantes se llenaron de gas lacrimógeno y bolsas de basura quemada por los manifestantes.

Ahora, la oposición pretende calentar la calle no sólo para gritar contra Maduro, sino también para prepararla frente a la recolección de firmas del revocatorio, los posibles referéndums y las elecciones regionales que se celebran a fines de año, todas ellas incluidas en su hoja de ruta.

La protesta de ayer se extendió a otras ciudades, como San Cristóbal, capital del estado fronterizo de Táchira, que sufrió altercados durante toda la semana.

Insistencia

La insistencia de Ramos Allup en pedir la renuncia de Maduro resulta casi conmovedora tras escuchar de nuevo al "hijo de Chávez".

Lo primero que hizo el presidente, para confirmar que en la revolución no se entienden las medias tintas, fue convocar una cadena obligatoria para todos los canales y radios del país, una de las fórmulas favoritas del gobierno para entrar en el hogar de los venezolanos.

Poco importaba que se tratara de un acto proselitista. "¡Hoy es un día antiimperialista, hoy es el día de los patriotas!", saludó a la audiencia, que no era muy masiva.

El chavismo intenta revivir la corriente de simpatía que recorrió el país el año pasado, luego de declarar Estados Unidos que Venezuela es una "amenaza inusual y extraordinaria".

Al renovarse ahora el decreto de Obama, la revolución lo considera una oportunidad para subir en una encuesta que hoy les proporcionan mínimos históricos.

Maduro aprovechó la coyuntura para anunciar la puesta en marcha de un Gran Censo Nacional de Patriotas, de "verdaderos chavistas", que contarían incluso con su propio carnet.

"¿Ustedes creen que el mismo día que encarcelan a Lula, Obama firme de nuevo el decreto? Vete bien lejos, tiburón, Venezuela no se rinde", le espetó el mandatario a su par norteamericano, cuando faltan pocos días para que el gran enemigo visite Cuba, la principal aliada del chavismo.

El líder revolucionario asegura estar convencido de que "el Imperio" está detrás de las acusaciones contra el ex presidente brasileño, de los "ataques" a Venezuela y de los problemas que sufren el presidente Evo Morales en Bolivia y Rafael Correa en Ecuador. "Tenemos que ser los nuevos libertadores", concluyó Maduro.

La SIP condenó una sentencia

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) condenó la sentencia de cuatro años de prisión impuesta por un juez al director del diario venezolano El Correo de Caroní, David Natera Febres.

La sentencia la dictó un juez del Tribunal Penal Sexto del estado de Bolívar que acusó a Natera de los delitos de difamación e injuria, luego de la publicación de reportajes sobre supuesta corrupción en una empresa estatal.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas