Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un oficio destinado a ser compartido

PARA LA NACION
SEGUIR
Francis Mallmann
Domingo 13 de marzo de 2016
0

Creo que el arte es una apreciación intelectual, íntima, individual, esas apreciaciones que a lo largo de la vida se van sumando en nuestra memoria colectora y van formando residualmente una opinión, una forma de acercarnos a ella y de elegir lo que nos gusta.

El comer deliciosamente en una mesa palaciega o debajo de un árbol provoca una emoción de bienestar que está lejos de los componentes de la razón que forman el motor del pensamiento en el arte.

Podrás decir: qué bella ensalada, qué bien puesta está en el plato, qué sabores delicados y deliciosos y qué lindo compartirla contigo, con este vino. Entonces comer, beber y compartir es el gatillo a las conversaciones y crea un contexto ideal para deliberar con más profundidad sobre el intelecto, la vanidad, la inspiración, la música el arte.

La cocina es un oficio, un bello oficio que más allá de las técnicas (propias de los oficios) que la envuelven se acerca a muchas de las variables que erosionan, inspiran y van formando nuestra identidad. Pasa del hambre a la saciedad pero su virtud más bella es el compartir. Creo que es allí donde se encuentran sus rasgos más profundos ya que nos gusta agasajar, sentarnos y conversar.

El trabajo que realizó Adriá es admirable aunque no lo disfruto.

Adriá llevó adelante la gran revolución del siglo en la cocina, que fue más fuerte aun que la nouvelle cuisine.

Una sola vez comí la cocina de Adriá en una casa privada de Barcelona, hace quizás 12 años. Decidió que debíamos permanecer parados para la cena. Casi todos los invitados le besaban los pies (...) al llegar. No me gusta comer 20 platos. Prefiero que sean dos deliciosos un poco mas copiosos y recuperar la intimidad en la mesa, el deseo abrupto de abarcar a quienes comparten conmigo la mesa, sin tener que atender la pretensión artística del artista.

La cocina está llena de emociones pero marcadas y dirigidas al compartir. Por cierto es una abanderada del intelecto. Un puente. Un escalón. Una mano abierta para compartir.

El autor es cocinero

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas