Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Dilma, cerca de perder a su aliado principal

El PMBD pidió a sus miembros no aceptar cargos en el gobierno

SEGUIR
LA NACION
Domingo 13 de marzo de 2016
0

RÍO DE JANEIRO.- Ultimátum. El Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), principal socio de la coalición que sostiene a la presidenta Dilma Rousseff, dio ayer el primer paso hacia una ruptura con el oficialista Partido de los Trabajadores (PT): advirtió que se tomará 30 días para decidir si abandona la alianza gubernamental y, mientras tanto, no aceptará ningún cargo en el gobierno.

La salida del PMDB significaría un golpe virtualmente fatal para el gobierno del PT, que depende de los votos de todos sus aliados en caso de que los partidos de la oposición vuelvan a plantear en el Congreso un proceso de impeachment contra Dilma.

Apoyados por los opositores, grupos civiles, como el Movimiento Brasil Libre y Vem Pra Rua, convocaron para hoy a manifestaciones en todo el país en contra de Dilma y a favor de su juicio político. Se prevé que, en medio de la crisis que vive Brasil, las protestas sean tanto o más multitudinarias que las de hace exactamente un año.

Cuando comenzó hace un año la ola de marchas para pedir la salida de Dilma, el tema eran las acusaciones de manipulación de las cuentas fiscales para ocultar el déficit. Ahora se suman los reclamos por la profunda crisis política y económica.

Ayer, la convención del PMDB en Brasilia fue agitada por varios grupos del partido que directamente exigían la renuncia de la mandataria al grito de "¡Fuera Dilma!, mientras que coreaban cánticos a favor del vicepresidente, Michel Temer, líder pemedebista, que asumiría la presidencia en caso de un impeachment a Dilma.

"No podemos ignorar que el país enfrenta una gravísima crisis política y económica. Pero no podemos dejar -y ésa es la tarea del PMDB- que los graves problemas comprometan las ganancias sociales alcanzadas en los últimos tiempos", dijo Temer, que buscó apaciguar a los delegados.

La presión en contra del gobierno aumentó mucho en las últimas semanas debido a nuevos acontecimientos en relación con las investigaciones judiciales sobre el escándalo de corrupción en Petrobras. Por el petrolão ya han sido detenidos numerosos políticos del PT, como el ex jefe de la bancada oficialista en el Senado, el ex tesorero del partido y su gran estratega de campañas.

Además, el 4 pasado, el máximo líder del PT, el ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva, fue obligado a ir a declarar ante la justicia, sospechado de haberse beneficiado del esquema de sobornos que imperó en la petrolera estatal.

Luego, esta semana, el Ministerio Público del estado de San Pablo pidió su prisión preventiva en un caso vinculado a un lujoso departamento que el ex mandatario habría recibido a cambio de favores a grandes constructoras involucradas en la red de coimas en Petrobras.

Grandes figuras del PMDB también han sido salpicadas por el petrolão, como los presidentes de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, y del Senado, Renan Calheiros, ambos investigados por presuntamente haberse beneficiado de la red de sobornos.

Si bien hasta el momento Calheiros se mantuvo leal al gobierno de Dilma, Cunha se autodeclaró enemigo de la presidenta y es quien más impulsó el impeachment. Y muchos dirigentes pemedebistas se reunieron con políticos de la principal fuerza opositora, el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), con vistas a sellar acuerdos ante un eventual gobierno post-Dilma.

"La nación ya no soporta más. Lo que estamos viviendo ahora es fruto de las decisiones erradas de Dilma. El gobierno se está hundiendo y el PMDB no puede hundirse con él", afirmó el diputado Osmar Terra, miembro de los sectores rebeldes del PMDB que ayer apoyaban una ruptura total o que al menos el partido diera independencia a sus legisladores para votar a favor de un impeachment a Dilma.

Críticas

Una de las voces que arremetió con más severidad y defendió romper "cuanto antes" con el gobierno fue la de la senadora Marta Suplicy, una de las fundadoras del PT.

La ex ministra y ex alcaldesa de San Pablo tildó de "corrupto" e "incompetente" al gobierno de su ex correligionaria, la cual, afirmó, "está aislada y no consigue gobernar". Según lo decidido al final de la convención, el quiebre entre el PMDB y el PT tendrá que esperar, pero mientras tanto no se aceptarán nuevos cargos.

Los pemedebistas ya ocupan siete de los 31 ministerios de Dilma, y en el Congreso tienen la primera minoría en el Senado y la segunda en Diputados, además de gobernar por su cuenta siete de los 27 estados.

Las manifestaciones de hoy serán claves para la decisión que finalmente tome el PMDB. Y también las contramarchas que organizó el PT. Las calles serán el termómetro para medir el espacio de acción que aún le resta al gobierno. Y el temor es que en medio de toda esta tensión política y polarización aumenten los choques entre grupos a favor y en contra de Dilma.

"Sólo pido que no haya violencia, pero todas las personas tienen derecho a ir a las calles", subrayó ayer la atribulada presidenta brasileña.

Michel Temer

Vicepresidente de Brasil

"La tarea del PMDB es no dejar que los graves problemas comprometan los avances sociales alcanzados"

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas