Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El Gobierno lanzará un premio al mejor equipo docente de la Argentina

Inspirado en el Global Teacher Prize, el país tendrá un galardón destinado a un grupo de maestros; lo confirmó Esteban Bullrich en el foro mundial de educación en Dubai

SEGUIR
PARA LA NACION
Domingo 13 de marzo de 2016 • 13:52
Esteban Bullrich anunció en Dubai que el Gobierno lanzará un premio al mejor equipo docente del país
Esteban Bullrich anunció en Dubai que el Gobierno lanzará un premio al mejor equipo docente del país. Foto: Archivo
0

DUBAI.- Una novedad se conoció durante la ceremonia de clausura del Global Education and Skills Forum (GESF) desarrollado este fin de semana en Dubai que toca directamente a Argentina: el gobierno argentino lanzará su propia versión del Teacher Global Prize, el galardón que por segundo año consecutivo entrega al mejor maestro del mundo la Fundación Varkey, una ONG fundada por el multimillonario Sunny Varkey, en este foro anual dedicado a discutir los temas más urgentes y relevantes de la educación, la equidad y el empleo en el mundo.

El ministro de Educación argentino, Esteban Bullrich , que llegó al GESF para participar de un panel sobre los desafíos de la educación actual, confirmó la noticia. La decisión de destacar el aporte de los docentes a través de un premio nacional también se replicará en Colombia, Italia, Palestina, Uganda, Liberia y Nepal,.

No será fácil concretar el objetivo. El Global Teacher Prize tiene una estrategia difícil de copiar para atraer el interés de la opinión pública hacia el tema de la calidad docente y su importancia a la hora de garantizar educación de calidad sin importar el origen social de los alumnos: entrega como premio una suma realmente contundente, un millón de dólares a un maestro de excelencia.

¿Por qué tanto dinero? Se trata de una suma similar a la que entrega el Premio Nobel, sostienen desde la Fundación Varkey, precisamente para poner el estatus de los maestros en el mismo que los científicos, economistas o escritores y sacudir conciencias ante una realidad que preocupa: en la actualidad, faltan 6 millones de nuevos maestros y en 2030, se necesitarán 30 millones de maestros en todo el mundo. El premio busca destacar las historias de maestros excelentes para inspirar vocaciones docentes entre los jóvenes, algo que no parece sencillo.

El premio que planea Argentina se entiende en ese contexto. El estado argentino financiará el premio, cuyo monto todavía no se dio a conocer, y se dividirá entre varios finalistas. Contará además con el asesoramiento de la Fundación Varkey para su implementación pero Bullrich imagina una diferencia significativa para la versión argentina, que lo distingue del Global Teacher Prize: no se entregará a un solo maestro aislado sino a un equipo docente de una escuela.

La mitad del monto irá para el equipo docente ganador y el resto se distribuirá entre otros equipos finalistas. La condición es que el dinero esté destinado a la mejora del proyecto pedagógico de las escuelas donde trabajan los equipos docentes ganadores para compra de tecnología, inversión en capacitación docente o material pedagógico, por ejemplo.

La evidencia académica más generalizada hoy entre los expertos educativos da validez al criterio elegido por Argentina: no son los docentes aislados sino los equipos de maestros y el liderazgo docente ejercido tanto por el director como por maestros respetados por sus pares, contagiando lo mejor entre ellos, los que logran mejorar el aprendizaje de los chicos. Un trabajo en equipo, en definitiva.

Bullrich llegó a Dubai sin ningún miembro de su equipo educativo pero acompañado en todo momento por su mujer, María Eugenia Sequeiros, de 42 años, madre de sus cinco hijos, de bajísimo perfil.

Además de veinte ministros de educación, el GESF logró concentrar en dos días a estrellas del mundo educativo y no tanto. Este fin de semana fue posible escuchar o cruzarse con el director de educación y habilidades de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), Andreas Schleicher, por ejemplo, el hombre fuerte de las pruebas PISA, una de las figuras más influyentes aquí presentes.

Una figura menos conocida para la Argentina pero de peso en el mundo de los negocios globales es la del CEO del grupo WWP, uno de los líderes del mercado de la publicidad, dueño de las agencias Ogilvy&Mather y Young & Rubicam, el británico Martin Sorrell, que llegó para contar su historia y destacar el valor de la educación. También asistió Arne Durncan, el secretario de Educación de EEUU de la administración Obama desde 2009 que renunció a su cargo a principio de enero y fue una de las figuras más populares y polémicas del gabinete demócrata. También estuvo la directora general de UNESCO, Irina Bokova.

La figura de Varkey, el ideólogo del foro y de la fundación que lo organiza, es clave para garantizar esta concurrencia. Varkey es el dueño de GEMS Education, el mayor proveedor mundial de educación inicial, primaria y secundaria privada, con una cadena de más de cien escuelas en una docena de países. Su nombre abre las puertas de los despachos de los líderes del mundo. Sus vínculos con Bill Gates o Bill Clinton, con jeques del mundo árabe o con buena parte de los hombres de negocios más fuertes en el mercado global son tema de la prensa en Europa o Medio Oriente. En el último Davos se reunió también con el presidente Mauricio Macri.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas