Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cura Brochero: la cabalgata entre las sierras que celebra su canonización

Unos 500 jinetes y más de 200 caminantes atraviesan el mismo paisaje hostil que recorrió el sacerdote en el siglo XIX

SEGUIR
LA NACION
Lunes 14 de marzo de 2016
Agradecer y pedir milagros son los principales motivos que guían a los feligreses
Agradecer y pedir milagros son los principales motivos que guían a los feligreses. Foto: Diego Lima
0

LOS GIGANTES, Córdoba.- Bajo el cielo gris que atraviesan algunos cóndores, los cerros y las quebradas lucen inmensas. Un silencio profundo reina en este paisaje hostil, que sólo rompe el andar de unos 500 jinetes. Son los que integran la Cabalgata Brocheriana, que para esta fecha, desde 1997, recorre el mismo camino que, a mediados del siglo XIX, surcaba, a lomo de mula, José Gabriel Brochero.

Sin embargo, esta edición, la número 22, es para todos la más importante, porque cuando la cabalgata finalice, mañana- luego de haber recorrido, durante seis días, 200 kilómetros entre Córdoba y la localidad de Villa Cura Brochero-, el Vaticano habrá difundido la fecha en que el sacerdote será canonizado.

"Andamos sabiendo que ya es santo", dice Anabella, que forma parte de los 235 caminantes que acompañan a los jinetes. Junto a sus hermanos, Iris y Federico, caminan unas siete horas diarias para "agradecer y pedir salud".

Dos paramédicos curan las ampollas sangrantes de los pies de Florencia. "Es cuestión de fe, salir y llegar. Haremos todo para caminar", dice a pesar del dolor.

Hay quienes cabalgan para cumplir promesas; otros, para agradecer; también están los que se suman por curiosidad y los que lo hacen porque éste será el año en el que el sacerdote será canonizado.

Un clima familiar

Es media tarde, llovizna y la temperatura baja pronunciadamente. Los jinetes alimentan, limpian y curan a los caballos. Cientos de carpas empiezan a colorear el paisaje. Las ollas y las parrillas ya humean.

El campamento, en un alto de la cabalgata
El campamento, en un alto de la cabalgata. Foto: Diego Lima

El mate y el fernet se multiplican en rondas espontáneas. Hay filas para ducharse y los más valientes se bañan en el río que corre a unos 400 metros del campamento. Una estatua de Brochero espera la misa diaria.

Josefina pasó los 60 años y cabalgar es su pasión. No hace mucho cruzó los Andes y ahora, "movilizada por el cura y por mi papá, que era un criollo de ley", recorre el camino brocheriano.

Las agrupaciones gauchas aportan decenas de jinetes, como Fermín, que integra la de Huerta Grande. Aunque reconoce que los seis días son sacrificados, no le parecen mucho al lado de los 820 kilómetros que, con compañeros, hizo en 2010 para traer, a caballo desde Buenos Aires, las banderas bendecidas por el entonces cardenal Jorge Bergoglio.

Ni el frío ni el cansancio logran aplacar el entusiasmo. Javier y Regildo, de Traslasierra, enfatizan: "Hace 11 años que venimos y apenas llegamos empezamos a pensar en la que viene".

Jorge Fonseca está pendiente, junto a sus amigos, de la recuperación de un caballo que fue pateado por otro. Viajan con un botiquín "hípico".

Emiliano, de siete años, ya tiene bastante experiencia: ésta es su cuarta cabalgata. El año pasado, la lluvia hizo que una jornada se estirara por 12 horas. Entonces, para no dormirse arriba del caballo, cantó la misma chacarera una y otra vez.

Las familias abundan. Estela y Rodolfo están con sus hijos Rafaela, de ocho años, y Leopoldo, de seis. "La primera vez vinimos con el bebe de seis meses. Es un desafío. Los chicos están encantados. No les importa el frío ni la lluvia ni el calor", apunta Estela.

Miguel Salerno camina para pedir por la salud de su madre. "Cuando la medicina no puede, se espera el milagro", afirma.

Omar Pagnani cruza las Altas Cumbres con su hija Rocío, de 17, la misma cantidad de años que lleva Omar López haciéndolo con su familia.

La francesa Amicie no le da descanso a su cámara de fotos. Mientras salta de una imagen a otra descubre a Joele y su marido, también franceses. Todo los asombra: el paisaje, la fiesta, la actitud de los feligreses, el asado.

Los que los escuchan sueñan con que, en pocos años, la ruta brocheriana sea como el Camino de Santiago de Compostela, en la lejana España.

La ruta

Cinco hitos de su historia

Dos milagros provocaron que Brochero se encamine hacia la santificación

1840 : Nació el 16 de marzo en Santa Rosa de Río Primero (Córdoba) y a los 16 años ingresó al seminario

1869 : Fue designado párroco de Traslasierra, responsabilidad que sólo dejó en 1908, cuando la lepra le impidió seguir trabajando

1914 : Murió el 26 de enero en Villa del Tránsito, Córdoba

2013 : El 14 de septiembre fue beatificado en Villa Cura Brochero tras reconocerse la curación milagrosa de Nicolás Flores

2016 : El 22 de enero el papa Francisco reconoció como milagro obtenido por su intercesión la curación de Camila Brusotti, de San Juan. Mañana, el Vaticano dará a conocer la fecha de su santificación

Para verVideos recomendados
Expulsión de Marcelo Díaz

Expulsión de Marcelo Díaz

La roja a Marcos Rojo

La roja a Marcos Rojo

Mundial 86, Argentina Bélgica

Mundial 86, Argentina Bélgica

Higuaín desperdició una oportunidad clara

Higuaín desperdició una oportunidad clara

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas