Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Hasta el próximo acto

SEGUIR
LA NACION
Lunes 14 de marzo de 2016
0

El chisporroteo entre Andújar y Oreja duró apenas unos segundos. Seguramente se dieron cuenta de lo que había pasado en el verano y de lo que jamás podía pasar esta vez en el estadio Ciudad de La Plata. Se hizo un silencio, pero de ninguna manera podía repetirse aquel combate. Los ojos estaban puestos sobre ellos, sobre cada camiseta de Estudiantes y Gimnasia, más que sobre el resultado. Si no el cruce entre Licht y Damonte, dos que juegan con el corazón en la mano, hubiera terminado en una choque de frente.

Se aplauden las actitudes, pero algo tiene que quedar en claro: este partido lejos está de confirmar que los jugadores de Estudiantes y Gimnasia entraron en razón. Mucho menos los redime del escándalo en Mar del Plata. Ellos sabían cómo sería el panorama y sobre cuáles aspectos se posaría la lupa. Casi no hubo reclamos ni pierna fuerte ni prepotencia. Jugaron como supieron y, sobre todo, hasta donde les dieron los músculos. Se midieron, se cuidaron y, en más de una oportunidad, frenaron el instinto belicoso que hubiera surgido sin un antecedente tan condenatorio y cercano. Los dirigentes, aquellos que hicieron una trampa legal y organizaron "amistosos oficiales" para reducir los castigos en el Torneo Transición, bien advertidos los tenían. A no dudarlo.

Sólo los próximos clásicos darán la pauta de cuántas páginas del manual de ética y comportamiento leyeron los jugadores de Estudiantes y Gimnasia que una noche de verano casi salen en las noticias policiales. No sólo ellos, los profesionales. También los juveniles, los entrenadores y los dirigentes. Todos. En definitiva, cada vecino de La Plata.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas