Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Di Maria: campeón en Francia, a la conquista de Europa con PSG

Tras la frustrante experiencia en Manchester United, el rosarino relanzó su carrera en el tetracampeón parisino, que lo contrató para dar el gran salto en la Liga de Campeones

SEGUIR
LA NACION
Lunes 14 de marzo de 2016
0

Hay un objetivo del Paris Saint Germain ampliamente cumplido y satisfecho. Sheikh Tamim bin Hamad Al Thani, heredero de la corona de Qatar, compró en 2011 al club con la intención de ocupar la supremacía de un Lyon que empezaba a languidecer, en un medio en el que proyectos alternativos y modestos como el de Lille y Montpellier se alzaban con un título en Le Championnat.

Una de las primeras medidas futbolísticas del multimillonario árabe fue contratar como director general al brasileño Leonardo. Detrás del ex volante campeón del mundo en 1994 llegó Javier Pastore como primera adquisición rutilante para el plantel: 42 millones de euros al Palermo. El cordobés fue el embrión en agosto de 2011 de una estelar política de refuerzos, que a la temporada siguiente conmovió el mercado con Ibrahimovic, Lavezzi, Thiago Silva, Lucas Moura y Verratti por más de 100 millones de euros. Más acá en el tiempo se sumaron Cavani y David Luiz.

El plan hegemónico estaba en marcha y sigue siendo indetenible. PSG, que hasta 1994 sólo había ganado dos ligas locales, obtuvo las últimas cuatro de manera consecutiva. El tetracampeonato se concretó ayer por demolición: 9-0 de visitante al último, Troyes. Pastore, uno de los pioneros de este ciclo triunfal, aportó un gol con una definición exquisita, como para olvidarse un poco de una temporada con escasa continuidad a causa de las lesiones.

PSG se consagró con ocho fechas de anticipación, récord en las grandes ligas europeas, superador de la marca de siete jornadas que ostenta el Bayern Munich de Pep Guardiola en la Bundesliga 2013/14.

La última figura en unirse a este bloque consolidado fue Ángel Di María. PSG aprovechó la frustrante experiencia del rosarino en Manchester United, donde se enfrentó con el técnico Louis Van Gaal y no se adaptó a un estilo de vida que se vio aún más alterado por un robo sufrido en su casa. Había sido la transferencia récord en Inglaterra, con los 75 millones de euros que Manchester United le pagó a Real Madrid. Ni eso lo hizo dudar de la necesidad de relanzar su carrera en otro destino. PSG le abrió las puertas, a cambio de 63 millones de euros para Manchester.

La Copa América de Chile había terminado con la amargura de la derrota y un desgarro que demoró su debut en Francia. Lo hizo en la cuarta fecha, en los 25 minutos finales del triunfo sobre Monaco. En el vestuario se reencontró con dos compinches, Ezequiel Lavezzi y el brasileño David Luiz, con quien había hecho amistad en la época en Benfica, club portugués en el que fue campeón de liga y en el que empezó a asimilar funciones defensivas con el técnico Jorge Jesús.

El técnico Laurent Blanc lo ubicó sobre la derecha, como en varios de sus mejores momentos en Real Madrid. La aclimatación futbolística fue progresiva y llegó a la portada del diario deportivo L'Equipe con el título "Revolución Di María". Fuera de la cancha, su vida se hizo más apacible en una casa con cinco habitaciones que comparte con su esposa e hija cerca del Arco del Triunfo. Los atentados terroristas de noviembre en París lo encontraron en la Argentina por la doble jornada de las eliminatorias.

No le costó hacerse con la titularidad en un equipo en el que empezó a quedar un poco más relegado Cavani y del que se acaba de ir Lavezzi al fútbol chino. Se complementó y entendió bien con la estrella del equipo, Zlatan Ibrahimovic, que con los cuatro de ayer llegó a 102 tantos en 115 cotejos por Le Championnat.

Su contribución para la obtención del título es hasta aquí de 9 goles y 11 asistencias. Entre sus intervenciones más destacadas se recuerdan un pase-gol de 60 metros contra Monaco y dos golazos, uno de volea y otro de emboquillada, frente a Angers en el Parque de los Príncipes.

Con todo lo importante que pudo ser, Di María no llegó a PSG para refrendar el dominio dentro de Francia, sino para ayudar a dar el salto en Europa, para que el equipo entre en la elite que frecuentan Barcelona, Bayern Munich, Real Madrid, Juventus. Descontado el control local, la prioridad es la Liga de Campeones, en la que Di María fue elegido como el futbolista MVP de la final que Real Madrid le ganó a Atlético de Madrid en 2014.

En la semana, PSG dio un paso importante al eliminar a Chelsea en Stamford Bridge, con una asistencia de Fideo para el gol del trinfo de Ibrahimovic. Está en cuartos de final, su techo histórico, y ansioso espera rival en el sorteo del viernes próximo. Por la Liga de Campeones, Di María acumula tres tantos e igual cantidad de asistencias.

Los festejos de ayer fueron contenidos. Sólo era cuestión de ponerle fecha a la vuelta olímpica. Di María fue reemplazado a media hora del final y le entregó su camiseta a un niño en la tribuna. A la gloria de esa prenda todavía le falta la estrella que da estatus de rey de Europa.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas