Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Hasta aquí llegó la temporada de pileta

Todo imperio tiene su decadencia y asistimos, hoy, a la última demostración de fuerza del verano

PARA LA NACION
SEGUIR
Diego Angeli
Jueves 17 de marzo de 2016 • 00:06
Foto: Ilustración Costhanzo
0

Hoy tendremos la función despedida del período estival y todo indica que hasta aquí llegó la temporada de pileta.

El verano es como los Rolling Stones, cuando lo das por muerto sale de gira, y ya desde el martes volvimos a tener altas temperaturas en la ciudad. Pero todo termina esta noche, cuando un frente frío empuje a esta calurosa masa de aire. El desalojo podría producir lluvias y algunas tormentas aisladas.

Disfruten del último Marco Polo en la pileta aquellos que puedan. Los que no, intenten sobrellevar una tarde muy incómoda para el transporte público, la oficina, el aula y la fábrica.

El calor intenso de hoy no es anómalo, conozcamos los extremos históricos del tercer mes:

Máxima absoluta: 7 de Marzo de 1952, 37,9°C

Mínima absoluta: 30 de Marzo de 1960: 2.8°C

Se va una temporada que no registró tormentas fuertes en la ciudad. Dato no menor estando en pleno episodio de "El Niño" donde cualquier nubarrón medio pelo puede alcanzar súbitamente el status de temporal.

Chau, calor. Nos volveremos a ver en Diciembre, cuando tengamos que volver a luchar contra los tres flagelos del verano: los mosquitos, el consumo eléctrico y el reggaeton.

Fin de semana: Lollapaliza

Una masa de aire muy fría amenaza con darnos una buena tunda a partir de mañana.

¡Atención los que son sensibles a los bruscos cambios de temperatura!

Aquellos que vamos a la maratón alternativa del amigo Perry nos encontraremos con un ambiente fresco para los shows vespertinos y una noche que va a ser directamente fría, teniendo en cuenta el viento sur. Todo en términos meteorológicos porque en el pogo de Bad Religion, en el baile frenético de Die Artwood o en el flow de Slim Shady el termómetro entrará inexorablemente en ebullición.

Ambas jornadas serán inestables pero para aquellos que se asustan viendo el ícono de lluvia clavado en el día viernes, sepan que las tormentas se esperan en la madrugada, extendiéndose la lluvia mas intermitente hasta el mediodía. Luego vienen mejoras temporarias. Si bien podría llover durante algún show, todo indica que sería cortito y no muy activo. El sábado también podría traer alguna llovizna pasajera.

A abrigarse porque el chiflete puede darte una paliza y más si te agarra transpirado.

Supongo que los fanáticos de Tame Impala, en su cuelgue, no se enterarían si les pasa un tornado al lado o si se larga a nevar. Para ellos el reporte meteorológico es de un arco iris cambiando intermitentemente de color en medio de un cielo de espirales giratorios.

El oráculo de la burbuja

"Están cayendo gotas con globitos, va a seguir lloviendo..." diría cualquier tía nuestra viendo las burbujas que flotan en los charcos. Si bien ya sospechábamos que fuera medio bruja en otros aspectos, queda flotando el dilema si el axioma de la tía tiene sustento científico, si es solo una leyenda urbana o si ya bate cualquiera por la medicación.

Pues la tía tiene razón. Por lo menos en lo que refiere a los globitos y a la permanencia del mal tiempo sobre nuestras cabezas.

Todo nos lleva a Le Chatelier. Que no es una peluquería sino un químico francés que enunció ciertos postulados sobre la solubilidad de los gases bajo diferentes parámetros.

Esto quiere decir que la gota se forma a una altura de más de ocho kilómetros. Donde el aire se encuentra muy frío. Irá aumentando de volumen y caerá por gravedad. En su caída libre irá incorporando partículas gaseosas que va encontrando en el camino (argón, nitrógeno, oxígeno, neón y varios más)

La gota ha cambiado la nube por el charco pero en su nuevo hogar la temperatura es más alta, entonces ya no admite tanto gas y lo libera. El impacto de la gota favorece el proceso y se forma la burbujita. Y caer desde más alto puede ser compatible con una previsión prolongada de mal tiempo, por no tratarse de nubes bajas y sus lluvias pasajeras.

Es lo mismo que pasa cuando destapamos una gaseosa. Fue envasada bajo ciertos niveles de temperatura y presión. Cuando la abrimos aparecen las burbujas, más si no está fría y muchas más si la sacudimos antes.

Las burbujitas que aparecen en los vasos con agua que han quedado cierto tiempo en una ambiente tienen que ver mas con aspectos de la solubilidad de los gases que con la mala onda del lugar.

En fin, solo quería salir en defensa de aquella tía o vecina que en su nula formación meteorológica pero en su absoluta experiencia de vida esgrime con total filosofía atmosférica "Llueve con globitos, va a seguir el mal tiempo nene.".

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas