Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Jorge Macchi abre la puerta a 25 años de obsesiones artísticas

Perspectiva, su primera muestra antológica en el país, se inaugura pasado mañana y recorre casi toda su producción en múltiples formatos

SEGUIR
PARA LA NACION
Martes 15 de marzo de 2016
Jorge Macchi
Jorge Macchi.
0

Un ventilador colocado en el vértice de dos paredes. Demasiado cerca de la esquina, las aspas raspan el muro y lo horadan con un ruido molesto. Con un extrañamiento similar transcurre el resto de Perspectiva, la muestra antológica que recorre los primeros 25 años de producción de Jorge Macchi, artista argentino con proyección internacional. Entre el asombro y la perplejidad, construcciones sobre mapas, sonidos extraños, cuestionamientos al tiempo y el espacio y juegos de signos y contrarios: una invitación a mirar todo desde otro ángulo.

Ésta es su cuarta retrospectiva, pero la primera en la Argentina, después de las de Francia, Bélgica y Brasil. "Es una perspectiva más que retrospectiva, ya que marcaría la mitad de mi carrera y no el final. Me siento conforme con lo que hice. Lo difícil después de una muestra así, donde se ven los puntos más salientes, es aceptar que hay que volver al momento de duda", dice el artista.

Macchi es un experimentador, un creador de paradojas y ficciones poéticas y visuales que ha trajinado múltiples formatos: obras sobre papel, videos, pinturas, fotografías e instalaciones. "Son objetos que no pertenecen a este lugar ni a este tiempo, como apariciones en lugares incómodos", explica sobre la pieza Fan, 2013, aquel ventilador inquietante.

MAPAS. Costó reunir en Buenos Aires las 60 piezas exhibidas porque están dispersas en colecciones de la Argentina, España, Portugal y Estados Unidos. Quizá por sus constantes viajes, las operaciones sobre mapas son una de sus obsesiones. Por ejemplo, en la extraña cartografía de Buenos Aires Tour, de 2003, donde el azar marcó ocho líneas que se transformaron en circuitos. Entonces, Macchi recogió objetos y fotografió atracciones efímeras, María Negroni escribió textos y Edgardo Rudnitsky, habitual coautor de sus piezas sonoras, registró sonidos de aquellos lugares. Macchi también ha hecho mapas fantasmales como el planisferio donde la tierra fue reemplazada por océanos y el de Buenos Aires en el que las calles flotan en el aire: "Quedan sólo las nervaduras. La vida desapareció", sugiere.

MAPAS. Buenos Aires Tour, 2003
MAPAS. Buenos Aires Tour, 2003. Foto: Fernando Massobrio / Malba

MÚSICA.Otra constante son las piezas sonoras azarosas. Pentagramas a base de noticias o cajas de música ejecutadas por el tránsito en una avenida. "La música les da a las cosas una dimensión abstracta que no se puede definir ni traducir", dice. Por ejemplo, Música incidental, 1997, son tres páginas de partituras aparentemente vacías que cuelgan de la pared: pero las líneas son textos de noticias y el espacio entre cada una determina las notas de la melodía para piano que se puede escuchar en los auriculares. En From here to eternity se proyectan dos loops del clásico de Hollywood: los pocos segundos en que el título y las palabras the end permanecen en la pantalla. La mezcla de los dos temas de fondo crea una nueva banda sonora caótica.

MÚSICA. From here to eternity, 2013
MÚSICA. From here to eternity, 2013. Foto: Fernando massobrio / Malba

TIEMPO-ESPACIO. Un reloj se proyecta en una pared, pero la aguja no puede ir más allá de la línea donde comienza el techo. Se clava en las 10.51, e insiste en avanzar. "El reloj juega con los límites de la arquitectura", señala. Pasa algo similar con el de la videoinstalación XYZ, 2012, donde las agujas coinciden con las líneas de encuentro entre el piso y las paredes. Y un tercero parece el cronómetro de una bomba que hay que desactivar: los números digitales que dan la hora real están formados por fósforos.

TIEMPO-ESPACIO. XYZ, 2012
TIEMPO-ESPACIO. XYZ, 2012. Foto: Fernando Massobrio / Malba

CONTRADICCIONES. Macchi juega a los contrarios. En Hotel, 2007, un empapelado se diluye como se desvanecería en la oscuridad, pero la sala reluce. "El pattern se funde en la claridad de la pared", señala. Still song, 2005, es una de las piezas centrales de la muestra, presentada en la Bienal de Venecia de ese año. En una sala pequeña, una bola de espejos hace lo contrario de lo que debiera: "Es otra inversión: inmovilidad, luz potente y pareja, y todos esos puntos blancos se han transformado en agujeros. Como si en vez de emitir luz se hubiera transformado en un arma mortal".

CONTRADICCIONES. Still song, 2005
CONTRADICCIONES. Still song, 2005. Foto: Fernando massobrio / Malba

PRENSA. Las páginas de los diarios son una fuente de inspiración. Monoblock, 2003, parecen edificios calados en papel de diario, pero no: son los obituarios de LA NACION, y lo que faltan son los textos. Sólo quedan los recuadros y los signos de fe. Diario íntimo, 2006, está formado por titulares de declaraciones en primera persona. En Doppelgänger, 2005, hay 10 murales con manchas de Rorschach hechas por noticias policiales, donde dos textos se unen en una misma frase hecha, como cuerpos sin vida o macabro hallazgo. "Me preocupa el espectador y por eso pongo atención en el desarrollo formal de las obras. La forma es una especie de anzuelo, y no es privativa de las personas que conocen de arte contemporáneo. Hago las cosas que me gustan a mí, pero con el deseo de que esto le llegue a alguien, en una pequeña conexión eléctrica", explica.

PRENSA. Monoblock, 2003
PRENSA. Monoblock, 2003. Foto: Fernando massobrio / Malba

Jorge Macchi

Artista Visual

Edad: 52 años

Triple exhibición

Perspectiva, hasta el 23 de mayo, en Malba. Refracción (2012), en la Universidad Torcuato Di Tella del 8 de abril al 3 de junio. La noche de los museos (2016), site-specific para el Museo Nacional de Bellas Artes, del 15 de abril al 31 de julio

Conferencia inaugural

Conversación con Agustín Pérez Rubio, pasado mañana, a las 18, en el auditorio. Por streaming: http://www.youtube.com/museomalba/livee

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas