Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Indiscutido el técnico, no el equipo

SEGUIR
LA NACION
Martes 15 de marzo de 2016
0

De todos los problemas que pueda tener Gallardo, está librado de uno, el principal, el que más podría distraerlo o perturbarlo: nadie pone en duda su permanencia en River. La dirigencia trata de complacerlo en todo, nadie filtra voces críticas o disidentes; sus jugadores son obedientes, no promueven revueltas ni conspiraciones; los hinchas lo reverencian, en el Monumental no hay apellido más aclamado que el suyo; la prensa más desestabilizadora le dispensa una paciencia que no tendría con otro entrenador que de los últimos 29 partidos oficiales perdió 13 y ganó nueve, como es el caso de Gallardo.

De alguna manera, Gallardo es un técnico desprovisto de la urgencia de tener que ratificarse en el puesto en cada partido. Es la envidia de la mayoría de sus colegas. Obviamente, eso no lo exime de la obligación y la responsabilidad de hacer de este River un equipo más estable, tanto en lo futbolístico como en lo mental. No sólo el juego es discontinuo y desparejo, tampoco se muestra inteligente en el control de un partido. La deblacle que sufrió en Santa Fe en apenas seis minutos, lapso en el que recibió tres goles y sufrió un expulsado, lo retrata en su desorientación.

Gallardo no negocia su idea de un River ambicioso y ofensivo. Es lo que lo identifica desde que asumió en junio de 2014, pero no encuentra los intérpretes ni el ritmo de juego. La rotación por la doble competencia enmascara un problema mayor: en varios puestos, sobre todo el de los volantes interiores, es un continuo prueba y error. La política de refuerzos con ex River también está en entredicho: no funcionó lo de Aimar y Saviola, a Lucho González le sigue costando mucho y a D'Alessandro todavía no le ve el respaldo físico suficiente. Que Gallardo sea un técnico indiscutido en River no significa que no lo sea el último tramo de su obra.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas