Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

No se detiene el drama de los femicidios: otras dos mujeres fueron asesinadas

Una joven de 26 años fue acuchillada dentro de un auto, frente a un hospital del partido de Malvinas Argentinas; en Córdoba, un hombre mató a su ex novia y se suicidó

SEGUIR
LA NACION
Martes 15 de marzo de 2016

El drama de los femicidios no cesa en la Argentina. Una chica de 26 años fue asesinada ayer de más de 20 puñaladas en el playón de un hospital del partido bonaerense de Malvinas Argentinas. Horas antes, en Córdoba, una joven de la misma edad fue hallada muerta de un tiro junto al cuerpo de su ex novio, que se suicidó tras matarla. Sus casos, ocurridos en el término de 24 horas, se sumaron al del viernes, el de una chica de 17 años que fue encontrada sin vida, golpeada y con heridas de arma blanca en el parque Pereyra Iraola, de Berazategui. El presunto autor del crimen, un remisero que la llevaba como pasajera, se negó a declarar ayer ante la Justicia.

Ayer a la madrugada, alrededor de las 4, un efectivo de la Policía Federal que estaba en el Hospital Materno Infantil Claudio Zin, de Malvinas Argentinas, oyó un débil pedido de auxilio. La voz femenina provenía del interior de un auto que estaba en la playa de estacionamiento del centro de salud. El oficial se acercó al vehículo, un Volkswagen Gol gris, y halló una escena estremecedora: una mujer se desangraba tras haber recibido decenas de cuchilladas.

El policía detuvo al hombre que estaba en el vehículo, que fue identificado como Marcelo Fernando Verón, de 42 años. La víctima, Lucía Celeste Maciel, de 26, fue asistida por los médicos del hospital, pero ya no tenía signos vitales. Según las primeras versiones, la pareja mantenía una relación oculta, ya que el sospechoso es casado.

El director de Seguridad de la Policía Comunal de Malvinas Argentinas, Ángel Becerra, dijo a la prensa que el agresor fue trasladado a la comisaría de Grand Bourg. La investigación del hecho, caratulado como homicidio doblemente agravado por femicidio y alevosía, quedó a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción N° 22, del fiscal Pablo Rolón. Del interior del rodado donde se originó la discusión y el posterior asesinato los peritos secuestraron el arma presumiblemente empleada en el ataque: un cuchillo de cocina, según agregaron los voceros.

Otros casos

Durante el fin de semana se registró el segundo femicidio del año en la provincia de Córdoba. Esta vez, el hecho incluyó un suicidio.

Guillermo González, de 26 años, se mató después de asesinar a su ex novia, Micaela Gutiérrez, que lo había denunciado hacía un mes porque la secuestró y amenazó. En aquella oportunidad, la Justicia había impuesto medidas de restricción de contacto para el agresor.

El sábado, después de una reunión en su casa del barrio Observatorio (cerca del centro de la ciudad), González fue a la zona de boliches cercana al estadio Mario Kempes donde buscó o encontró -las circunstancias todavía no están claras- a Micaela. Juntos regresaron a la vivienda; se investiga si él la forzó a acompañarlo. Habían sido pareja durante un tiempo, se separaron y el mes pasado la joven denunció al hombre por agresión. Cristian Griffi, a cargo de la Fiscalía de Violencia Familiar, lo imputó por amenazas y privación ilegítima de libertad; le dictó medidas de restricción de contacto para proteger a la chica.

Anteayer, unos amigos de González alertaron a su hermano porque habían recibido mensajes "raros" de WhatsApp. El hermano de González fue a la casa y encontró los cadáveres en el dormitorio. Micaela tenía golpes en el rostro y un tiro en la cabeza; González, uno en la sien; al lado de los cuerpos había un revólver calibre 22 y una carta del suicida.

El fiscal Griffi, que seguirá con la investigación del femicidio, dijo que la joven no contaba con custodia ni con la protección de un botón antipánico, a pesar de la existencia de la denuncia de hace un mes, porque "no había indicadores" de riesgo.

Dos casos en los que se aplicó la pena máxima

La Justicia condenó ayer a prisión perpetua a los tres imputados por el asesinato de Yanela Medina, la chica de 11 años que en febrero de 2013 fue violada y empalada, y cuyo cadáver fue arrojado a un arroyo de Quilmes en una bolsa de consorcio. El Tribunal Oral en lo Criminal 1 de Quilmes condenó a la pena máxima a los hermanos Leandro y Augusto Gracetti y a su amigo Gianfranco Velázquez.

Al finalizar la audiencia, familiares de los condenados se enfrentaron a golpes con la familia y amigos de la víctima.

En tanto, un tribunal marplatense condenó ayer, también a prisión perpetua, al guardavidas Ariel Ito por el asesinato de su ex esposa, la triatleta Mariana Horowitz, cometido en mayo de 2014 en el barrio Alfar.

Te puede interesar