Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Robo en la casa de Garro: el policía acusado ratificó su inocencia

El subteniente, que vivía a escasos metros de la casa del intendente de La Plata, no pudo justificar cómo con un sueldo de $ 18.000 podría alquilar una finca de $ 40.000 mensuales y $ 8000 de expensas

SEGUIR
Corresponsalía La Plata
Martes 15 de marzo de 2016 • 17:55
Reforzaron la seguridad en el barrio cerrado del intendente
Reforzaron la seguridad en el barrio cerrado del intendente. Foto: LA NACION
0

LA PLATA.- El único detenido por el robo a la casa del intendente Julio Garro, el subteniente Patricio Masana, realizó su primera declaración ante la fiscalía y trató de despegarse del robo perpetrado, el 2 del actual en el barrio privado Grand Bell. El acusado se limitó a hablar sobre el dinero y las pastillas de éxtasis que la policía le secuestró durante un allanamiento a su domicilio.

"Masana contó que el 70 u 80 por ciento de esas pastillas -de éxtasis- están vencidas, no tienen ningún efecto toxicológico", dijo el abogado, Alejandro Montone. Y aseguró: "Estoy convencido de que, de a poco, iremos demostrando que no todo es como se presentó".

El subteniente vivía a escasos metros de la casa del intendente Garro y hasta ahora no pudo justificar cómo con un sueldo de $ 18.000 podría solventar el alquiler de la finca que alquilaba con un costo de $ 40.000 mensuales y $ 8000 de expensas.

Los investigadores, tras tomarle declaración a los vecinos y analizar las imágenes de las cámaras de seguridad, llegaron a la conclusión que Masana había sido el encargado de sacar del barrio privado a los dos ladrones que ingresaron a la casa del intendente.

El abogado Montone aseguró que asumió la defensa después de la primera indagatoria. "Hasta ahora no se le exhibieron los secuestros que hubo en su casa. Y eso fue lo que pedí. Que le muestren todo lo que hay como elemento probatorio en su contra. Dudo que existan todas las pastillas que figuran en el acta de procedimiento. Pero vamos a esperar que las muestren [en la próxima audiencia]", dijo el letrado.

Ayer, Garro desechó la idea de dejar el barrio Grand Bell para mudarse a un departamento en la zona céntrica. Sin embargo, esta tarde continuaba analizando si pedía una custodia especial para que su familia tenga mayor seguridad.

Y es que el momento en que ingresaron los ladrones a la casa del jefe comunal se encontraba presente su esposa, María Dolores Conde, y sus hijas, quienes junto a su cuñada, sobrinos y una empleada doméstica fueron maniatadas y encerradas por losdos delincuentes armados que se llevaron joyas y unos $ 25.000 en efectivo.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas