Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Roncaglia prometió "federalizar" a la Policía y más lucha al narco

El flamante jefe dijo a LA NACION que la fuerza actuará con más énfasis en todo el país y se enfocará en el crimen organizado; pidió una mayor "presencia" del Poder Judicial en esa acción

SEGUIR
LA NACION
Miércoles 16 de marzo de 2016
Roncaglia, flanqueado por la ministra Patricia Bullrich y por el ex jefe de la Federal, Román Di Santo
Roncaglia, flanqueado por la ministra Patricia Bullrich y por el ex jefe de la Federal, Román Di Santo. Foto: LA NACION / Ricardo Pristupluk
0

En el acto en el que lo puso al mando de la Policía Federal, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, fundamentó la elección del ahora comisario general Néstor Roncaglia en la necesidad de hacer de esa fuerza una agencia de investigación del delito complejo con gran movilidad y operatividad en todo el país.

Ante sus superiores políticos, colegas, jueces y fiscales federales y los integrantes de las cúpulas de las otras fuerzas de seguridad, quien hasta la semana pasada fue el jefe del área Antidrogas asumió el desafío de "federalizar a la Federal" y se comprometió a "combatir la esclavitud química que produce el narcotráfico" y a luchar contra el crimen organizado.

Bullrich, que estuvo acompañada por el secretario de Seguridad, Eugenio Burzaco, destacó que con Roncaglia como jefe la Federal entra en una etapa de "reconversión en una policía de investigaciones, donde la tarea científica, la inteligencia criminal, la investigación sobre el delito complejo y el narcotráfico sean el gran norte".

En el mismo acto fue ungida la subjefa, la comisario general Mabel Franco -la primera mujer en llegar a ese puesto en la historia de la institución- y se despidió con honores a los antecesores, los comisarios generales Román Di Santo y Héctor Tebes, que renunciaron la semana pasada en un contexto en el que se habían hecho públicas las críticas de la jueza Fabiana Palmaghini a la actuación de la Federal el día que se descubrió la muerte del fiscal federal de la AMIA Alberto Nisman.

Entre el público estuvo el ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo, los jueces Sergio Torres, Marcelo Aguinsky, Daniel Rafecas, Adrián González Charvay y Claudio Gutiérrez de la Cárcova, y los fiscales Mónica Cuñarro, Diego Iglesias y Alberto Gentili.

Tras los saludos de su esposa -la abogada especialista en Derecho de Familia María Fernanda Gómez Lorenzo-, sus dos hijos varones, sus padres y compañeros de la promoción 1979, Roncaglia expuso a LA NACION los objetivos que tiene por delante.

-¿Con qué objetivos asume y cuáles son sus expectativas?

-Continuar lo que se estaba haciendo bien y si hay cosas que no se hacían bien, mejorarlas. La directiva que tenemos desde el Poder Ejecutivo es que la Policía Federal se centre en la investigación de las organizaciones criminales con un hincapié fuerte en la lucha contra el narcotráfico.

-¿Se puede vencer al narco?

-Tenemos que partir de la base de que el narcotráfico no es sólo un problema de la Argentina. Es un problema global, porque es una empresa económica criminal. Muchos delincuentes que se dedicaban a los secuestros, la trata de personas y la venta de armas mutaron al narcotráfico porque es muy rentable. Un kilo de cocaína que sale 300 dólares en un centro de producción en Bolivia, puesto en la frontera ya sale 700 dólares; del lado argentino, 2000; en Buenos Aires, 5000 dólares, y en Europa, 38.000 euros. Se trata de una empresa que produce mucho dinero. No es difícil combatirla.

No es un tema sólo de la policía. Se debe abordar desde muchas aristas. Tienen que estar presentes el poder político y el Judicial. Los jueces y fiscales son una parte muy importante para que podamos trabajar. Sin su apoyo no podemos avanzar por más que tengamos mucha voluntad. La Justicia es indispensable en la lucha contra el narcotráfico. Queremos que la Justicia nos haga trabajar.

-¿Por qué a pesar de que hay casi 100 condenados no se pudo terminar con el flagelo del narcotráfico en la villa 1-11-14, del Bajo Flores, y en la villa 31, de Retiro?

-En estos sectores vulnerables de la sociedad está la última cadena del narcotráfico: el narcomenudeo. Es la monetización de las drogas. Los narcos buscan un territorio para quebrantar las voluntades y ganar un territorio donde muchas veces el Estado no está presente. Sé que en el Gobierno hay voluntad de cambiar esa realidad y urbanizar las villas. En los cuatro años que estuve al frente del área antidrogas hemos incautado 350.000 dosis de paco, pero hay una reproducción. Cuando tengamos más juzgados federales comprometidos tendremos una mejor situación. Hoy detenemos a uno, queda procesado y mañana aparece otro vendedor.

-Hubo denuncias de que la zona de la villa 1-11-14 está liberada. De que se les cobra a los narcos...

-Me causa mucha gracia. Es una real difamación lo que hicieron algunos sujetos, y seguro seguirán haciéndolo, pero no me preocupa. En Colombia y en México los narcos pusieron mucho dinero a periodistas y tiraron bombas mediáticas. ¿Qué logran al difamar al que trabaja?: que uno se caiga moralmente, que no trabaje. No sólo me agreden a mí; también a mi mujer y a mis hijos. A uno de estos sujetos yo le estoy haciendo una demanda por daños y perjuicios. Me difamaron a mí y a todo Drogas Peligrosas. Si vamos a la estadística estoy tranquilo, pero no somos dioses.

-Gustavo Vera, de La Alameda, dijo que en su ascenso tuvo que ver Antonio Stiuso.

-Es increíble. Es una mentira que yo responda a él. Conocí a Stiuso en una reunión donde había varios funcionarios y él estaba en representación de la Secretaría de Inteligencia.

-¿Se ha fracasado en los últimos 20 años en la lucha antidrogas?

-No, desde el punto de vista que se lo mire. Nunca se ha secuestrado tanta droga como en este tiempo. Hemos trabajado. Todas las fuerzas lo hacen. Pero estamos ante una empresa criminal que produce mucho dinero y va a seguir funcionando; por eso nos tenemos que hacer más fuertes.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas