Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los primeros trazos del Boca de Guillermo

En apenas 12 días, el nuevo entrenador le dio al equipo una inyección anímica y una identidad que, poco a poco, se afianzan con resultados

SEGUIR
PARA LA NACION
Miércoles 16 de marzo de 2016
0

Boca sonríe. Se siente renovado. Tras un inicio de temporada para el olvido, que derivó en el cambio de entrenador, el equipo que ahora conduce Guillermo Barros Schelotto resurgió, aprovechó sus últimas chances y volvió a estar expectante en los dos títulos que disputa: el Torneo Transición y la Copa Libertadores. Boca mostró ante Bolívar, en La Paz, y frente a Unión, en la Bombonera, la ambición que había escaseado ante Racing, por el certamen continental, y frente a River. Las diferencias marcan la paulatina evolución de un ciclo que todavía no completó las dos semanas. El resguardo que se imponía en las primeras presentaciones habilitó después un papel más protagónico. Y, aunque hasta ahora el cuerpo técnico no tuvo tiempo de trabajo, ya son evidentes los primeros trazos que delineó Barros Schelotto, y que dejan en claro que una evolución.

1 recuperó la confianza. Aun en la adversidad, el equipo contagia la sensación de que no va a perder. Sucedió con River, pese a que el nivel general fue bajo. Con Bolívar, en la siempre dificultosa altura de La Paz. Y también ocurrió anteanoche, cuando el equipo no se desarmó cuando caía 1 a 0. En la conferencia de prensa, Barros Schelotto analizó: "Veo una entrega muy grande en los partidos y en los entrenamientos. Que crece la confianza individual y eso mejora lo colectivo, Los veo bien. La situación que deriva en un cambio de entrenador genera un clima negativo en cuanto a la confianza y lo anímico de un grupo. Pero reitero que el equipo responde en los trabajos en el campo de juego, y se los ve bien, así que todavía podemos mejorar un montón".

2 capacidad de reacción. Hay que viajar al 29 de agosto de 2015 para encontrar la última remontada de Boca antes de la de anteanoche. Por entonces, el equipo xeneize perdía 1-0 en el Bosque, frente a Gimnasia, y lo ganó 2 a 1. Luego, se encadenaron 27 partidos (incluidos los del verano), de los cuales 10 fueron derrotas, sin que el conjunto azul y oro pudiera dar vuelta un resultado. "Casi siempre se intentó jugar y buscar el resultado a través del juego y no con pelotazos. Hay momentos, como después del gol de Unión o en los últimos minutos, en los que aparecen los pelotazos y la desesperación, y en este caso el equipo intentó jugar siempre", destacó Guillermo sobre la victoria ante Unión por 2-1.

Foto: LA NACION

3 más presión. A diferencia de la cautela que expresaba el equipo de Rodolfo Arruabarrena cuando no le salían las cosas, el Boca de Guillermo se posiciona de otra forma para llegar al gol. El Mellizo quiere que el equipo presione más arriba. Que ahogue y no deje pensar al rival. El empate y el triunfo -ambos agónicos- de los últimos dos encuentros decantaron por la insistencia, por no claudicar en la búsqueda pese a la frustración que podían causar resultados que no se ajustaban al desarrollo de los partidos. Los goles de Federico Carrizo, a 3600 metros de altura, y de Carlos Tevez, en el cierre de la séptima fecha fueron, sobre todo, producto del carácter, el esfuerzo físico y los riesgos tomados. "Aun cuando podamos quedar descompensados, es bueno y necesario arriesgar", afirmó Barros Schelotto.

4 todos iguales. "No tengo nombres preferidos que estén por encima del bien del equipo. Voy a utilizar a los futbolistas que crea que están mejor en cada caso para que Boca gane", manifestó Guillermo, cuando lo consultaron, por ejemplo, por la ausencia de Andrés Cubas y la presencia de Federico Carrizo. Aunque también explicó: "A los jugadores los voy conociendo con el correr de los partidos. Voy evaluando quién puede jugar cada tres o cuatro días. Contra Unión jugaron Lodeiro y Bentancur porque Pérez y Meli habían jugado en La Paz y sintieron el esfuerzo."

5 tevez, cada vez mejor. No se acerca ni por asomo al delantero voraz que en 2015 condujo, primero, a Juventus a un nuevo scudetto y al subcampeonato en la Liga de Campeones, y más tarde a Boca a un bicampeonato en cuatro días. Pero es notoria la mejoría del Apache. Está más fino con la pelota, más atento al entorno y menos fastidioso consigo mismo. Mantener la lucidez hasta el final le permitió marcar el agónico 2 a 1.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas