Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los productores de crudo de esquisto de EE.UU. tardarán en reabrir el grifo

Miércoles 16 de marzo de 2016
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Cerca de 60% de los equipos de fracturación hidráulica han estado ociosos durante el bajón del petróleo, según IHS Energy, y algunos tardarían dos meses en volver.
Cerca de 60% de los equipos de fracturación hidráulica han estado ociosos durante el bajón del petróleo, según IHS Energy, y algunos tardarían dos meses en volver.. Foto: Agence France-Presse/Getty Images

Estados Unidos estaba, supuestamente, destinado a sustituir a Arabia Saudita como el productor de petróleo que podía abrir y cerrar el grifo para estabilizar los precios, dependiendo de las condiciones del mercado, gracias a la abundancia de sus yacimientos de esquisto.

No obstante, en momentos en que los precios del crudo muestran signos de estabilización, los productores estadounidenses y las compañías de servicios petrolíferos advierten que tal vez no puedan reanudar en forma expedita sus perforaciones.

La razón es que muchas empresas independientes carecen de los recursos financieros, han despedido a demasiados trabajadores o tienen muchos equipos ociosos como para empezar a perforar de inmediato.

"Las finanzas de los productores que se dedican exclusivamente al esquisto se tienen que reparar para que puedan volver a perforar", dice John Hess, presidente ejecutivo de Hess Corp. "Eso va a frenar cualquier recuperación".

Así como la producción estadounidense cayó más lentamente de lo previsto, pese a que el precio del crudo pasó de unos US$100 el barril en 2014 a US$30 el barril, también es probable que la recuperación sea más lenta, aunque la cotización alcance a alrededor de US$50 el barril o más, vaticinan analistas y ejecutivos del sector.

Más de tres decenas de productores estadounidenses de petróleo y gas de esquisto planean reducir a casi la mitad, en promedio, sus gastos de capital en 2016, respecto del nivel del año pasado, según un análisis de The Wall Street Journal de los documentos que las compañías envían a los reguladores.

En los últimos 12 meses, algunas de las empresas de servicios petrolíferos de mayor envergadura en EE.UU. han despedido a cerca de 110.000 personas, según las estimaciones de Evercore ISI, y muchos de esos empleados no contemplan regresar al sector. En tanto, cerca de 60% de los equipos de fracturación hidráulica en EE.UU. han quedado sin uso debido al bajón del sector, según la consultora IHS Energy, que estima que el retorno a la actividad de parte de estos demoraría dos meses.

No está claro que los precios del petróleo seguirán en alza. El martes, el contrato de referencia global, el Brent, cayó 2%, a US$38,74 el barril, ante los problemas de miembros clave de la Organización de Países Exportadores de Petróleo para alcanzar un acuerdo para congelar los niveles de producción.

De todos modos, aunque los precios retomen los niveles que les permitan operar en forma rentable, muchas empresas prometen ser precavidas. Algunas aprendieron la lección del segundo trimestre del año pasado, cuando empezaron a perforar nuevos pozos casi de inmediato después de que los precios llegaron a US$60 el barril, lo que agravó el exceso de suministro en el mercado y la cotización se volvió a derrumbar.

"Dudo que veamos mucha aceleración a US$40" el barril, señaló la semana pasada en una conferencia Taylor Reid, presidente y director de operaciones de Oasis Petroleum Inc.

Un motivo por el cual la producción siguió siendo robusta el año pasado fue el abaratamiento de la perforación y la fracturación hidráulica. Los productores se apoyaron en las firmas de servicios para reducir costos y ciertos pozos siguieron siendo rentables pese a la caída de los precios. Ahora, sin embargo, muchas empresas dicen que han recortado todo lo que pueden.

En la cuenca de esquisto de Bakken, el crudo de referencia en EE.UU., el WTI, tiene que superar los US$60 el barril durante al menos tres meses antes de que la región empiece a ver un alza importante de la actividad de perforación, dijo Lynn Helms, director del Departamento de Recursos Minerales de Dakota del Sur.

La Administración de Información de Energía de EE.UU. estima que la producción de crudo en el país descendió en 600.000 barriles desde el máximo de cerca de 9,7 millones de barriles diarios alcanzado el año pasado, un retroceso de 6%, y algunos de los mayores productores estadounidenses de energía de esquisto han anunciado planes para recortar su producción en otro 10% este año.

Expertos como Daniel Yergin, de IHS, han proyectado que los productores de esquisto de EE.UU. serían los nuevos actores capaces de reducir o aumentar la producción con el fin de estabilizar los precios, un papel que tradicionalmente han desempeñado Arabia Saudita y otros miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo. La consultora se mantiene fiel a su predicción, aunque aclara que la respuesta al alza de los precios puede demorar más de lo presupuestado.

Los productores de EE.UU. han acumulado inventario de pozos que han perforado pero donde no han realizado fracturación hidráulica, una fuente latente de petróleo que podría generar nuevos suministros rápidamente. Estos pozos podrían producir unos 620.000 barriles al día durante seis meses si entraran en funcionamiento en forma simultánea, escribieron los analistas de Goldman Sachs en un informe divulgado la semana pasada.

De todos modos, las empresas que quieren volver a producir de inmediato probablemente se verán limitadas por una fuerza laboral más reducida y menos equipos, lo que puede dificultar la coordinación de un alza de la producción.

Un reciente sondeo realizado por Hays PLC halló que 72% de los trabajadores del sector despedidos en todo el mundo buscan empleo en otras industrias.

Uno de ellos es el experto en redes de suministro Brent Janezic, quien trabajó para Schlumberger Ltd. por casi cinco años.

Después de ser transferido desde Houston a Calgary en 2013, perdió su empleo el mes pasado. Ahora, busca trabajo en empresas que tengan grandes cadenas de suministro, donde sus destrezas serían fáciles de transferir. "No me puedo dar el lujo de quedarme de brazos cruzados esperando un repunte de los precios", afirma Janezic, de 33 años. Algunas compañías, como Schlumberger, la mayor firma de servicios petrolíferos del mundo, tratan de administrar cuidadosamente los despidos para evitar una fuga de cerebros. La firma indicó que unos 1.700 ingenieros con dos o tres años de experiencia siguen bajo licencia prolongada, pero sin costarle mucho hasta que sean reincorporados.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas