Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Lula será el jefe de Gabinete de Dilma y se blinda ante las acusaciones por el petrolão

El ex presidente asume un cargo en el gobierno de Dilma Rousseff para combatir el escándalo desde adentro

SEGUIR
LA NACION
Miércoles 16 de marzo de 2016 • 11:54
Lula da Silva
Lula da Silva. Foto: Archivo
0

RIO DE JANEIRO.- Después de intensas conversaciones anoche y esta mañana con la presidenta Dilma Rousseff , su padrino político, el ex mandatario brasileño Luiz Inácio Lula da Silva aceptó convertirse en jefe de Gabinete, una polémica jugada que le garantizaría inmunidad ante las investigaciones judiciales por el escándalo de corrupción en Petrobras, y le permitiría articular la defensa política de la jaqueada jefa de Estado frente a un inminente proceso de impeachment en el Congreso.

La información fue confirmada por los líderes del oficialista Partido de los Trabajadores (PT) en la Cámara de Diputados, José Guimarães y Afonso Florence.

Bajo sospecha de haberse beneficiado del multimillonario esquema de sobornos del "petrolão", con el cargo ministerial ahora el ex presidente (2003-2010) sólo podría ser detenido con autorización del Supremo Tribunal Federal (STF) y no por orden del juez federal Sergio Moro, quien es quien desde Curitiba lleva todo el caso de la red de coimas y desvíos que imperaron en la petrolera estatal. Los fiscales el Ministerio Público Federal del estado de Paraná creen que a cambio de favores cuando estaba en el gobierno, la fundación del ex mandatario, el Instituto Lula, recibió donaciones ilegales y dádivas de constructoras que pagaron coimas para asegurarse contratos con la petrolera estatal. En la mira están un departamento tríplex en el balneario paulista de Guarujá y una chacra en Atibaia, interior del estado de San Pablo.

Foto: Archivo

Según fuentes del Palacio del Planalto, el desembarco de Lula en el gabinete de Rousseff -donde reemplazaría a Jaques Wagner- vendría acompañado de cambios en las políticas económicas del gobierno, que desde el año pasado han sumido al gigante sudamericano en una profunda recesión, con crecientes niveles de desempleo e inflación. Se esperaba la confirmación de la salida del presidente del Banco Central, Alexandre Tombini.

Ya desde ayer, los rumores de la "intervención" de Lula en el gobierno generaron una fuerte desconfianza de los mercados; la Bolsa de San Pablo cayó casi un 4% y el dólar subió un 3%, tendencias que se acentuaban esta mañana.

En tanto, para esta tarde se aguardaba la definición por parte del STF de los trámites internos para que el Congreso pueda reasumir el proceso de impeachment contra Rousseff, que el año pasado fue responsabilizada por adulterar las cuentas públicas para esconder el déficit. La oposición ya ha adelantado que ni bien la Corte Suprema establezca el procedimiento correcto retomará su iniciativa para sacar a la presidenta del poder.

La nueva embestida contra la mandataria llega luego de que ayer el STF aprobó el acuerdo de delación premiada del arrepentido senador petista Delcidio Amaral, ex jefe de la bancada oficialista en la Cámara alta, quien acusó a Rousseff y a Lula de haber estado al tanto de las prácticas corruptas en Petrobras y de intentar bloquear las investigaciones judiciales. La explosiva noticia se produjo después de que el domingo, unos 3,6 millones de brasileños salieron a las calles de todo el país para exigir el juicio político de Rousseff y repudiar a Lula y al PT por los escándalos de corrupción.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas