Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Trump deja sin nada a la maquinaria republicana

El magnate triunfó en Florida y sepultó las aspiraciones de Rubio

SEGUIR
PARA LA NACION
Jueves 17 de marzo de 2016
0

NUEVA YORK.- Fortalecido, Donald Trump subió al escenario armado en su resort The Mar-a-Lago, en Florida, celebró una nueva noche de victorias en las primarias y repitió por enésima vez una de las promesas que lo han dejado al borde de ser el candidato presidencial del Partido Republicano.

"Creo que vamos a ir, vamos a hacer un montón de viajes en los próximos meses, y vamos a tener una gran victoria. Y creo, más importante que todo lo demás, que vamos a empezar a ganar de nuevo. Este país va a empezar a ganar de nuevo", bramó tras los triunfos de anteayer.

El último "supermartes" le dio a Trump triunfos en Florida, Carolina del Norte e Illinois. Nadie más que él puede llegar a reunir los 1237 delegados necesarios para convertirse en el candidato presidencial del Partido Republicano. Ya consiguió la mitad, y sólo debe mantener el respaldo que tuvo hasta ahora para alcanzar el número mágico.

El establishment republicano quedó de rodillas. Perdió a su última esperanza, el senador Marco Rubio, a quien Trump le asestó una humillante derrota de visitante, en Florida. Para muchos, Rubio era en los papeles el candidato ideal. Pero sus errores, además de su juventud, sus idas y vueltas y la ausencia de un mensaje sólido, junto al fastidio del electorado contra Washington, terminaron por hundir su campaña.

"Donald Trump se mantiene en una posición muy, muy fuerte. La única manera en la que realmente puede ser derrotado ahora es una convención abierta", dijo a LA NACION Julian Zelizer, profesor de la Universidad de Princeton.

El ala tradicional del partido quedó frente a su peor pesadilla: elegir entre Trump, para la mayoría indigerible, o Ted Cruz, aborrecido por propios y ajenos en Washington. Tal es el descalabro entre los republicanos, que el presidente de la Cámara baja, Paul Ryan, rechazó la sugerencia de ser ungido como candidato en una hipotética convención abierta.

La carrera del Partido Demócrata, por el contrario, ya está terminada: Hillary Clinton será la primera mujer en competir por la presidencia de Estados Unidos. La ex secretaria de Estado logró amasar una diferencia inalcanzable para el senador socialista Bernie Sanders, que anteayer perdió en todos los estados. Hillary tiene 1599 delegados, incluidos 467 "superdelegados", contra 844 de Sanders. Necesita obtener 2322 para asegurar la nominación.

Obama nomina a un progresista para la Corte

El presidente Barack Obama se dispone a librar una de las últimas batallas de su administración con los republicanos, luego de haber nominado ayer al juez de apelaciones Marrick Garland, de posturas progresistas, para la Corte Suprema de Justicia, un trago difícil de digerir para la oposición.

Garland, de 63 años, preside la Corte Federal de Apelaciones del Circuito del Distrito de Columbia, cuya influencia en políticas federales y asuntos de seguridad se considera un campo de pruebas para potenciales jueces de la Corte Suprema.

"He seleccionado un nominado que es ampliamente reconocido no sólo como uno de los juristas más brillantes, sino que es una persona que aporta a su labor un espíritu de decencia, modestia, integridad, imparcialidad y excelencia", dijo Obama al anunciar el nombre del elegido para reemplazar al ultraconservador Antonin Scalia, cuya muerte el mes pasado abrió una ardua disputa por la sucesión.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas