Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Ocho horas sin servicio en el subte B por un reclamo gremial

Los metrodelegados paralizaron sin aviso previo el ramal, que traslada por día 300.000 pasajeros; malestar

SEGUIR
LA NACION
Jueves 17 de marzo de 2016
En la estación Lacroze, la opción fue el colectivo
En la estación Lacroze, la opción fue el colectivo. Foto: LA NACION / S. Aznarez
0

Desanimados, irritados y resignados. Así comenzaron ayer la jornada los usuarios de la línea B de subtes. Por una sorpresiva medida de fuerza de los metrodelegados, el ramal estuvo paralizado más de ocho horas y provocó un sinnúmero de inconvenientes para los pasajeros. Cerca de las 14, el servicio se había restablecido.

No hubo aviso previo. Directamente, los coches no iniciaron su recorrido a las 5. Desde la estación Malabia, donde se concentraron los manifestantes, el delegado Claudio Dellecarbonara -miembro de la Asociación Gremial de Trabajadores de Subte y Premetro (Agtsyp) y militante del MST- explicó las razones del paro. "Esto no es por una decisión de los trabajadores, sino culpa de Metrovías y de Subterráneos de Buenos Aires [Sbase] que incumplen un acta firmada en 2013 para mejorar las condiciones de trabajo y el servicio para los pasajeros", dijo.

Promediaba el mediodía y todavía había gente que se sorprendía frente a las rejas cerradas de los accesos. "¡No! ¡Me quiero morir!", gritó un joven vestido de traje mientras asomaba parte de su cuerpo a las escaleras de la estación Federico Lacroze. Uno de los cinco efectivos de la Policía Federal que custodiaba la entrada le confirmó la noticia: un paro le complicaba la llegada a tiempo al trabajo. María Rosa Alsogaray, que también acababa de descender del ferrocarril Urquiza proveniente de Pablo Podestá, se lamentó: "No me parece justo".

El acuerdo referido por Dellecarbonara, explicaron los manifestantes, garantizaba una mayor dotación de trabajadores; hay uno cada 4000 pasajeros. "En el acta, [Sbase] se había comprometido a blindar todas las boleterías y eso no ocurrió. También, a mejorar las condiciones de nuestras habitaciones de reposo, pero no cumplieron", enumeró el metrodelegado Facundo Ayala.

Por su parte, fuentes de Metrovías calificaron la protesta de "irracional" ya que "se encuentra abierta una mesa de negociación" que se está desarrollando "sin conflicto" y "en la cual varios de los aspectos reclamados por los representantes gremiales y acordados en ese ámbito con la participación de las autoridades están implementándose". Agregaron que de las 120 boleterías de toda la red ya fueron blindadas 36 y se estima que para fin de este año se llegará al 60% del total. Sobre la dotación de personal, aseguraron que los 700 trabajadores que desempeñan tareas como boleteros "son suficientes".

Quejas

A los pasajeros poco les importaban los motivos de la protesta. Sólo querían llegar a su destino a tiempo. En pleno horario pico, las veredas de la avenida Federico Lacroze se colapsaron. Los usuarios formaron extensas filas, de más de media cuadra cada una, y esperaron ansiosos el arribo de colectivos de diversas líneas. "No se puede creer. Por lo menos deberían anunciar el paro, así uno se organiza", se quejó Jorge Olmos, que optó por tomarse un taxi para viajar más rápido. En el barrio de Villa Crespo, Andrea se resignaba porque perdería su turno en el médico. Se preguntaba, preocupada, qué transporte alternativo al subte la dejaría en Corrientes y Callao.

A media mañana, se dispuso un operativo especial de seguridad en la estación Malabia, donde efectivos de la Brigada de Rápida Intervención (BRI) de la Policía Metropolitana aguardaban órdenes sobre la avenida Corrientes. En el andén, al que no se podía ingresar porque el acceso a la estación estaba cerrado con candado, los metrodelegados realizaron una asamblea. Decidieron levantar la huelga y el servicio quedó normalizado cerca de las 14.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas