Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Brasil estalló por la nominación de Lula como ministro

Miles de brasileños volvieron a tomar las calles anoche; un audio alimentó el enojo

SEGUIR
LA NACION
Jueves 17 de marzo de 2016
0

RÍO DE JANEIRO.- Dilma Rousseff abrió ayer una caja de Pandora y tuvo una feroz respuesta en las calles de Brasil.

Con la excusa de mejorar la articulación política de su frágil gobierno y enfrentar así, más fuerte, un posible proceso de impeachment, la presidenta de Brasil designó a su mentor, Luiz Inacio Lula da Silva , jefe de gabinete, cargo que, además, le garantizaría al ex mandatario una cierta protección legal frente a las investigaciones de corrupción en torno a Petrobras.

La desesperada medida fue muy mal recibida por decenas de miles de brasileños que, al caer la noche, salieron espontáneamente a protestar en al menos 16 ciudades. Replicaron así las marchas del domingo, cuando unos 3,6 millones de personas tomaron los principales centros urbanos del país en la mayor movilización de la historia de Brasil. En la capital, el Palacio del Planalto fue rodeado por manifestantes; en San Pablo, la tradicional avenida Paulista fue bloqueada por la gente que pedía la renuncia de Dilma, mientras que en las principales ciudades se hicieron sentir con cacerolazos en contra de la presidenta, de Lula y del PT.

Fuera Dilma!", "¡Lula a prisión!", "¡Basta de corrupción!", gritaban anoche los manifestantes enfurecidos en las calles, en imágenes que recordaron las oleadas de protestas que presionaron por el impeachment de Fernando Collor de Mello en 1992; entonces, en la antesala del juicio político, el mandatario renunció.

Los brasileños salieron a la calle a protestar por la designación de Lula da Silva como jefe de Gabinete. Foto: AFP
Un vista de los miles de brasileños que salieron a protestar. Foto: AFP
Un policía de civil arroja gas pimienta a un manifestante. Foto: AP
Un manifestante con una bandera se para frente a la policía que custodia el edificio del Congreso en Brasilia. Foto: AFP
Cuando se conoció la noticia de la designación de Lula los brasileños salieron espontáneamente  a las calles en, al menos, 16 ciudades. Foto: AFP
El palacio del Congreso en Brasilia fuertemente custodiado por la policía. Foto: AFP
Los manifestantes acusan a Lula de ladrón y lo quieren fuera del gobierno. Foto: AP
El detonante de la ira popular fueron las escuchas telefónicas entre Dilma y Lula. Foto: AFP
Miles de manifestantes salieron por la calles de Brasilia con destino al Congreso. Foto: AFP
Los brasileños salieron a la calle a protestar por la designación de Lula da Silva como jefe de Gabinete. Foto: EFE
Las calles de San Pablo se convirtieron rápidamente en un mar de gente que salió a protestar contra en gobierno de Dilma. Foto: AFP

Ayer, el detonante de la ira popular fue una estratégica decisión del juez federal Sergio Moro, que desde Curitiba lleva adelante las investigaciones por el esquema de sobornos del petrolão. Al final de la tarde, Moro hizo públicas las escuchas telefónicas realizadas por la policía federal a una conversación que habían mantenido más temprano Lula y Dilma. En la grabación, la presidenta informaba al ex mandatario que ya le había enviado el documento con su designación como jefe de gabinete y le recomendaba que lo utilizara "en caso de necesidad", es decir, si Moro ordenaba su arresto. En el Congreso, la oposición exigió de inmediato la renuncia de la presidenta.

Durante todo el día, Dilma había negado que la incorporación de Lula al gobierno estuviera relacionada con la cada vez más difícil situación legal del ex presidente, bajo sospecha de haberse beneficiado de las coimas pagadas por constructoras a directivos de la petrolera estatal y a políticos oficialistas a cambio de contratos con Petrobras. En concreto, los fiscales del petrolão creen que Lula recibió sobornos a través de donaciones irregulares a su fundación política, el Instituto Lula, exorbitantes pagos por conferencias y mediante "regalos" como un departamento tríplex en Guarujá y una casa en Atibaia, estado de San Pablo. La fiscalía del estado de San Pablo ya había pedido su prisión preventiva la semana pasada, pero el lunes el caso fue centralizado en el juzgado federal de Moro, en Curitiba, estado de Paraná.

La designación de Lula como ministro -en reemplazo de Jaques Wagner- le otorgaría fueros privilegiados, dejándolo fuera del alcance de cualquier orden de detención de Moro u otro juez inferior; como funcionario, sólo el Supremo Tribunal Federal (STF) podría dar la autorización para su arresto. Anoche, Moro envió a la Corte Suprema las grabaciones de las escuchas telefónicas como prueba de que Dilma y Lula estarían buscando obstaculizar la Justicia.

Miles de personas rodearon ayer el Palacio del Planalto, en Brasilia
Miles de personas rodearon ayer el Palacio del Planalto, en Brasilia. Foto: AFP / Andressa Anholete

Indignado por la filtración de las grabaciones, el gobierno anunció que tomará "todas las medidas judiciales y administrativas" contra Moro por la "flagrante violación de la ley".

"La hipótesis [de que Lula estaría huyendo de la Justicia] es apenas una sombrita, una protección al hecho de que.vamos a hablar de verdad, la venida de Lula para mi gobierno fortalece a mi gobierno. Hay gente que no lo quiere fortalecido. ¿Qué puedo hacer yo? ¿A cambio de qué voy a creer que la investigación del juez Moro es mejor que mejor que una investigación del STF? Eso es una inversión jerárquica", fue la respuesta que dio Dilma a la prensa cuando se le preguntó temprano sobre esa versión.

"La llegada de Lula es algo muy importante y relevante. Primero por su inequívoca experiencia política, y segundo, por los conocimientos que tiene del país y de sus necesidades", resaltó la presidenta, quien desde que el año pasado comenzó su segundo mandato ha estado jaqueada por una profunda recesión económica y una grave crisis política en la alianza gubernamental.En 2015 la economía se contrajo un 3,8%, mientras que la inflación y el desempleo treparon a niveles del 10%, y las perspectivas para este año son igual de negativas.

El año pasado, Dilma fue hallada culpable de adulterar las cuentas públicas para esconder el déficit, una maniobra que representa un crimen de responsabilidad y, como tal, base para un juicio político. La oposición, liderada por el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) y apoyándose en el presidente de la Cámara baja, Eduardo Cunha (también implicado en el petrolão), inició el proceso de impeachment. Sin embargo, a último momento, el STF intervino y, alegando fallas de procedimiento, puso en suspenso el proceso.

Justamente ayer por la tarde, mientras Moro hacía públicas las escuchas telefónicas entre Dilma y Lula, el STF estableció las reglas correctas para el impeachment, y tanto Cunha como las principales fuerzas de oposición adelantaron que hoy mismo volverán a la carga con el juicio político para sacar a la presidenta.

Diálogo

El diálogo que encendió la mecha El juez Moro publicó la conversación entre Dilma y Lula que reveló la intención de proteger con los fueros de ministro al ex presidente

-Dilma: Lula, escuchame.

-Lula: Decime, querida. Ajá...

-Dilma: Mirá, estoy mandando a "Bessias" (Jorge Messias, subjefe de asuntos jurídicos de Presidencia) con el papel para que lo tengamos, usalo sólo en caso de necesidad, que es el acta de nombramiento, ¿está bien?

-Lula: Ajá. Está bien, está bien.

-Dilma: Eso, nada más, vos esperalo ahí que está yendo.

-Lula: Está bien, estoy acá, me quedo esperándolo.

-Dilma: ¿Está bien?

-Lula: Está bien.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas