Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El mayor aliado se distancia aún más

El PMDB no asistió a la asunción de Lula, en señal de protesta

SEGUIR
LA NACION
Viernes 18 de marzo de 2016
Seguidores y opositores de Lula pujan por un cartel, ayer en San Pablo
Seguidores y opositores de Lula pujan por un cartel, ayer en San Pablo. Foto: AP / Joedson Alves
0

RÍO DE JANEIRO.- Además de la presión en las calles y los problemas legales que la acechan, la presidenta Dilma Rousseff corre el riesgo de perder pronto a su principal aliado en la coalición de gobierno, el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), al que la agudización de la crisis política distanció aún más del oficialista Partido de los Trabajadores (PT).

En una señal clara de las crecientes tensiones, el vicepresidente Michel Temer, que pertenece al PMDB, no participó ayer de la asunción del ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva como nuevo jefe de gabinete. En un comunicado, Temer resaltó que había considerado una "ofensa" la designación de uno de sus afiliados, Mauro Lopes, como nuevo ministro de la Aviación Civil, cuando el sábado pasado, en la convención del PMDB, se decidió que el partido no aceptaría por 30 días más cargos en el gobierno como forma de presionar a la jefa del Estado. Para el vicepresidente, la decisión de Rousseff buscó generar divisiones en el partido y advirtió que Lopes sería sancionado por la agrupación.

Diputados opositores pidieron en Brasilia el impeachment a Dilma
Diputados opositores pidieron en Brasilia el impeachment a Dilma. Foto: Reuters / Adriano Machado

Asimismo, adelantó para el próximo 29 de este mes la reunión del directorio del PMDB, que recién debía ocurrir a mediados del abril próximo. En este encuentro podría decidirse el desembarco total del PMDB de la alianza gobernante, lo que dejaría al PT en una posición de alta fragilidad, sobre todo para encarar la defensa de Dilma en un proceso de impeachment en el Congreso.

El presidente de la Cámara de Diputados, el también pemedebista Eduardo Cunha, que se declaró enemigo número uno de Dilma, aprovechó la oportunidad para volver a pedir que el PMDB abandone la coalición. "Este gobierno, este programa de gobierno que está siendo ejecutado, la forma de gobernar, es una cosa a la que el PMDB no debe estar asociado. El PMDB tiene que salir, entregar los ministerios", dijo Cunha en referencia a las siete de las 31 carteras que hoy ocupa el partido. Otros diputados, como el gaúcho Gabriel Souza, también llamaron a la organización a rever su lealtad de cara a las protestas masivas. "No podemos quedarnos en un gobierno que no tiene moral para gobernar", dijo a la prensa.

Protestas en la tradicional avenida Paulista de San Pablo
Protestas en la tradicional avenida Paulista de San Pablo. Foto: Paulo Whitaker
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas