Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Central, entre el éxito y la violencia

Se impuso 3-1 sobre River (Uruguay) y se acerca al objetivo; la barra destrozó una comisaría en el intento de entrar sin tickets

SEGUIR
Corresponsal en Uruguay
Viernes 18 de marzo de 2016
0

MONTEVIDEO.- En la cancha, un triunfo que le permite soñar con la clasificación a los octavos de final; afuera, la violencia desencadenada por la barra brava que provocó caos y miedo en los alrededores del estadio Centenario. El partido entre River, de Montevideo, y Rosario Central, por la cuarta jornada del Grupo 2 de la Copa Libertadores, y que finalizó con la victoria 3-1 de los rosarinos, terminó de disputarse en medio de un pedido de suspensión que las autoridades policiales elevaron a los representantes de la Conmebol, al finalizar el primer tiempo, por la gravedad de los incidentes. Una vez más, los violentos impusieron el espanto en un estadio; la barbarie volvió a manchar la pelota.

Una multitud de simpatizantes acompañó a Central al estadio Centenario, empujados por la goleada lograda hace una semana, frente al mismo rival. Desde temprano, las camisetas auriazules se pudieron observar por la ciudad; un paseo antes de ingresar en la tribuna Colombes era una propuesta interesante en una tarde de sol. Pero el arribo de la barra brava, en ocho micros, sobre la hora del inicio del encuentro y sin entradas, resultó el desencadenante del caos: la Guardia Republicana intentó impedir que los violentos tomaran por asalto la tribuna, donde miles de simpatizantes le daban colorido al sector de la cabecera. Uniformados y personal de boleterías fueron golpeados por los vándalos, en una refriega que también se trasladó a la comisaría 9ª, lindante al estadio, donde los vidrios rotos fueron la muestra que dejó del estallido. A pesar de que en el recorrido los hinchas atacaron puestos de comidas, móviles y motos de la policía, no se produjeron detenciones. El arribo de 30 patrulleros como apoyo devolvió la tranquilidad, aunque el clima en el sector era de nerviosismo.

El presidente de la Comisión de Seguridad de la Asociación Uruguaya de Fútbol, Nelson Telias, manifestó que se estudia presentar una grave denuncia contra Central, por los hechos que protagonizó la barra brava en el Centenario. El gravísimo tenor de los acontecimientos lo marcó el pedido de la policía de suspender el partido en el entretiempo, algo que luego de algunas deliberaciones quedó en un segundo plano entre la negativa de la Conmebol y el temor de que en la desconcentración de los hinchas rosarinos se produjera un enfrentamiento con los simpatizantes de Nacional, que anoche jugaba, en su estadio, también por el Grupo 2 de la Copa Libertadores, con Palmeiras, de Brasil.

Foto: LA NACION

En el terreno deportivo, Central resultó efectivo pero poco vistoso. Capitalizó un grave error defensivo de River para marcar el desequilibrio a través de Aguirre, en el inicio del segundo período. Antes, los uruguayos maniataron con su presencia y superioridad física y hasta tomaron ventaja en el marcador con el tanto de Santos; el rápido empate de Donatti le devolvió la calma al conjunto que dirige Coudet. En el epílogo, Cervi decoró con una definición ajustada una victoria festejada, pero que también se recordará por el bochorno de la barra brava.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas