Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El Lanús de Almirón: un líder con elaboración y recursos del handball

SEGUIR
LA NACION
Lunes 21 de marzo de 2016 • 19:18
0

El fútbol y el handball tienen reglas distintas, no se juegan con la misma cantidad de deportistas ni con el mismo tiempo; pero si uno observa cómo se mueve el Lanús puntero de Jorge Almirón encontrará puntos de apoyo con algunos de sus recursos, tanto en la forma de atacar como de defender. El análisis intenta ir más allá del éxito ante un Boca que salió a jugar en puntas de pie. Pero sí vale destacar la actitud y personalidad granate. Más allá de los sistemas y las características de sus intérpretes, así debe salir a imponer condiciones un líder que quiere ser campeón.

Este Lanús de Almirón, que juega 4-3-3, como lo hacía con Guillermo, apuesta más a la posesión (y jugando a dos toques); es menos vertical que el de Barros Schelotto , aunque tiene futbolistas explosivos que pueden desequilibrar de contraataque, claro. Pero intenta elaborar sin desesperarse, moviendo la pelota de manera pendular de un lado al otro, para generar los huecos en las defensas rivales y ahí sí filtrar la descarga. En ataque, algo así se vio en el gol de Acosta contra Boca, pero el mejor ejemplo de esta búsqueda se observó en el 2-0 de Román Martínezante Newell’s. Desde que Miguel Almirón le robó la pelota a Mancini, Lanús hizo circular la pelota del centro a la izquierda; de la izquierda al centro, del centro a la derecha, de la derecha al centro nuevamente; del centro fue hacia la izquierda y desde la izquierda finalizó la acción en el punto penal. Nunca salteó líneas y, con esos pases, se involucraron en esa jugada nueve de los once titulares. Salvo Braghieri y el arquero Monetti, todos los demás se encadenaron para la elaboración del ataque, sumando 15 pases hasta el momento en que remata con zurda Velázquez. Hay más ejemplos en cuento al trato de la pelota buscado, como el golazo de Almirón a Racing. Van moviendo el balón, usan todo el ancho del campo y sobre el final aceleran, cambian de ritmo.

Por eso, al usar todo el ancho del campo, no sorprende que los laterales sean quienes más contacto con la pelota tuvieron ante Boca. José Luis Gómez y Maxi Velázquez dieron 51 pases cada uno, seguidos por Almirón (46), Román Martínez (42) y Marcone (36). Lanús no genera muchas situaciones de gol por partido (un promedio de 4,6 en el actual campeonato) pero sí es efectivo, ya que suma 13 goles en 8 fechas.

Defensivamente, Lanús transforma el 4-3-3 en un 4-1-4-1, como se ve en las imágenes de dos pasajes distintos ante Boca. Hay un gran sacrificio de los wines Mouche y Acosta , que retroceden y pasan la línea de la pelota para tapar las proyecciones de los laterales. El equipo trata de presionar ante la pérdida, pero es muy veloz también en el retroceso. Salvo Sand, todos los demás lograr reagruparse para defender de frente al balón. Acosta hizo un gran recorrido en el ida y vuelta por la banda izquierda (como se ve en el mapa de calor de Opta). El equipo espera en la línea de su área grande y ahí sale a bloquear al poseedor del balón en superioridad numérica.

¿Qué diferencias hay entre el equipo de Almirón y el Lanús de Barros Schelotto? El último que dirigió el Mellizo en el campeonato pasado fue en la victoria ante Sarmiento 2-1, el 6 de noviembre de 2015. Utilizó el esquema 4-3-3 con Matías Ibáñez; Víctor Ayala, Gustavo Gómez, Diego Braghieri y Velázquez; Román Martínez, Fritzler y Aguirre; Acosta, Stracqualursi y Almirón. En comparación con el que venció a Boca, hay cambios en el arco (Monetti), el lateral derecho (José Luis Gómez), el volante central (Marcone), el N° 9 (Sand) y uno de los wines (Mouche). Guillermo también jugaba sin un 9 referente desde que se fue Santiago Silva, con Sergio González. Es cierto que en los últimos partidos apareció Almirón como interior izquierdo en lugar de Aguirre, pero en las primeras fechas fue titular por ese sector el mismo ex Arsenal que jugaba con el Mellizo. En total, cinco cambios de nombres. No se trata de diferencias menores, pero (teniendo en cuenta su trayectoria), en Lanús es –hasta ahora– el club donde Jorge Almirón menos cambios está haciendo de un partido a otro. No pega tantos volantazos en esquemas y nombres. Y en eso tiene mucho que ver la base que le dejó el Mellizo.

cl

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas