0

Dura puja detrás de la suba del transporte

El alza de salarios de los choferes de colectivos, en disputa
Diego Cabot
0
2 de abril de 2016  

Eran las 11.20 del jueves cuando el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, recibió una llamada. "Firmamos", escuchó del otro lado de la línea. Eran los representantes de las cámaras que agrupan a los dueños de las empresas de colectivos que, minutos más tarde, se sentaron con el funcionario a ponerle la cara al aumento de tarifas.

Sucede que detrás del anuncio de anteayer hubo una durísima negociación que estuvo a punto de fracasar. El Gobierno, la Unión Tranviarios Automotor (UTA) y los empresarios del sector habían terminado abruptamente una reunión en el Ministerio de Trabajo.

"Detrás del anuncio de ayer hubo una durísima negociación que estuvo a punto de fracasar", confirmaron las fuentes a LA NACION.

Lo que se discutía era el aumento salarial de los colectiveros. El número estaba puesto y el sueldo básico acordado pasaba de alrededor de los 16.000 pesos mensuales actuales a 21.000 pesos a partir de diciembre. La paritaria, que tiene vigencia hasta marzo próximo, representaba una suba de alrededor del 29 por ciento.

Quién paga

El debate era quién la pagaba. Los transportistas pedían que se revisara la ecuación de costos y que, desde junio pasado, se actualicen los gastos de explotación. El Gobierno no quería poner un número mayor al cheque de alrededor de 2161 millones de pesos que mes a mes se depositan en las cuentas de los transportistas.

El miércoles a la tarde todo terminó mal. Ese día se había sumado Dietrich a la mesa. Hubo una reunión a las 11 y se fueron a un cuarto intermedio a las 12.30. Volvieron a las 14.30 y estuvieron juntos hasta las 15.30.

Se juntaron nuevamente anteayer, a las 10, en el Ministerio de Transporte. No hubo caso. Los transportistas querían alrededor de 1000 millones de pesos más por año en subsidios para cubrir los costos en aumento que, claro está, no sólo se limitan a los salarios. Decían, con razón, que por caso la renovación de colectivos tiene un enorme costo no reconocido.

Le mostraban a Dietrich que las líneas tienen la obligación de renovar sus unidades antes de los 10 años, y que los chasis y las carrocerías están por encima de los 2 millones de pesos mientras que el Estado reconoce como costo 1,35 millones.

Los transportistas se levantaron de la mesa, pidieron un cuarto intermedio y se reunieron en una oficina contigua. Dietrich ya les había anticipado que la decisión estaba tomada y que igual se anunciaría.

Finalmente llegó el momento del anuncio. Una manifestación de ATE en el Ministerio de Economía, por la no renovación de contratos, fue la excusa para mudar el anuncio a la Casa Rosada y, de paso, ganar un par de horas para esperar las tratativas de las cámaras transportistas.

Dietrich les hizo saber que les reconocería un mayor importe por el precio de la unidad y que había logrado un compromiso de rebaja en el precio (15%) de los principales fabricantes de chasis y carrocerías. Los empresarios bajaron su pretensión de 1000 millones de pesos adicionales por año a 500. No hubo caso. "No hay un peso más. Con ustedes o sin ustedes firmamos igual", les dijo el ministro.

Finalmente, a las 11.20 llegó la llamada. "Firmamos", escucharon los funcionarios. Minutos después estaban todos frente a los periodistas. Los transportistas no quedaron conformes y eso se podía ver en las muecas que se vieron durante el anuncio.

Esperan la resolución en la que se ponga sobre papel alguno de los acuerdos. Entonces sabrán si van a recibir lo mismo que antes o no. Por ahora especulan con que la rebaja de los subsidios será importante.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.