Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Facundo Arana: "Voy a volver al Everest para que mi recuerdo no sea el haberme evacuado en helicóptero"

El actor habló con LA NACION sobre su nuevo objetivo, escalar el monte más alto del mundo que le fue esquivo en 2012

SEGUIR
LA NACION
Jueves 07 de abril de 2016 • 00:18
Facundo Arana volverá al Everest, por la revancha
Facundo Arana volverá al Everest, por la revancha. Foto: Gerardo Viercovich
0

Solo, al borde de la muerte, a su suerte, en un país muy lejos de casa, así se sintió Facundo Arana, en 2012, cuando un edema cerebro pulmonar lo recluyó en un hospital de Nepal, sin compañía alguna, luego de soñar con subir al monte más alto del mundo, el Everest. Su aventura ideal había durado sólo 10 días de caminata hacia el campamento base, pero su salud lo obligó a autoevacuarse en helicóptero. Hoy, ese objetivo, de 8850 metros de altura sobre el nivel del mar, es el que entusiasma el actor en cada palabra al contar la novedad: volverá a viajar al Himalaya, por la revancha.

En un coqueto bar sobre la calle Figueroa Alcorta, Facundo habló con LA NACION sobre sus razones para animarse a volver, cómo se entrenó y cuál fue la reacción de su mujer, María Susini, ante la propuesta del viaje que lo alejará de su familia por dos meses.

-En 2012, estuviste en peligro, ¿cómo resurgen tus ganas de subir al Everest?

-Tiene que ver con una cuestión muy personal que es no quedarme con la sensación de ir a un lugar a pasarla bien y que mi recuerdo sea que me tuve que bajar evacuado en helicóptero y solo. Ahora quiero que la cima sea volver al Everest. Después de eso, el mejor programa va a ser volver bien a mi casa. Son dos meses que voy a estar lejos de acá.

-En su momento la pasaste mal, ¿te quedó algún miedo de esa experiencia?

-Miedo no tengo. Estoy yendo con todo un equipo de profesionales, hay un médico y expertos en montaña. Yo no voy como profesional, pero ahora me siento más seguro. En 2012, me dijeron que tenía que tener una compañía de rescate y yo contraté una de los Estados Unidos, el folleto era increíble. Cuando me agarró el edema pulmonar, en campamento base, los llamé y me dijeron: "Usted tiene un edema, sabe que tiene bajar. Baje". Llamé solo a un helicóptero y me autoevacué. Cuando bajé y me agarró el edema cerebro pulmonar, me dejaron a gamba, no vinieron a buscarme y yo tenía 24 horas para que ese edema no me convirtiese en un chico muerto. Entonces, ahora voy con una compañía de asistencia que ya se ocupó de saber por dónde voy a subir, con quién voy y planificaron la logística por si pasa algo que no espero. Porque, justamente, cuando te vas de viaje a hacer algo de deporte, no te vas pensando en que te va a pasar algo.

Facundo Arana volverá al Everest, por la revancha
Facundo Arana volverá al Everest, por la revancha. Foto: Gerardo Viercovich

-¿Tu familia cómo tomó tu decisión? ¿Tu mujer está tranquila, tus hijos?

-Ahora sí y el primer sí fue el de mi familia. Porque, además, la compañía que me respalda pidió el teléfono de mi mujer y mis papás para ir informándolos sobre cómo voy en el trayecto. Están muy contentos.

-Después del edema pulmonar que tuviste, ¿cómo está tu salud?

-Bien, pasados dos años el organismo se estabiliza y estoy como cualquier otra persona.

-¿Cómo te preparaste físicamente para volver al Everest?

-Subí al Aconcagua. También estuve entrenando con un hipóxico que es una máquina que te quita oxígeno y simula las condiciones de altitud elevada. Además, me entrené mucho. Yo cometí varios errores en su momento y ahora me preparé.

Facundo Arana volverá al Everest, por la revancha
Facundo Arana volverá al Everest, por la revancha. Foto: Gerardo Viercovich

-¿Qué se aprende en este tipo de viajes, qué te enseña la montaña?

-La montaña es un viaje de introspección, es encontrarte con vos mismo, es valorar mucho las cosas. Es lo que te gusta. No se puede explicar que es esto de ir a un lugar lleno de polvo y de piedritas, en donde vas a estar caminando durante dos meses y sometiéndote a la altura. No lo podés explicar, pero cuando te bajás estás pensando todo el tiempo en volver. Y cuando lo contás te pasa esto que te pasa -se mira los brazos- es una cosa física que no se puede explicar.

Pero esto que estoy presentando y convocando hoy es porque en 2011 hubo un montañista que es referente, Nacho Lucero, y que tuvo un quilombo gigante porque estaba en los Himalaya cuando se infartó en la altura y se evacuó. Tuvo una historia de superviviencia inmensa, pero después hubo que traerlo, moribundo y sacarlo de allá y Assist Card lo hizo de oficio. Ahora la empresa va a dedicarse a hacer profesionalmente lo que hizo de oficio en 2011. A mí eso no me lo contó nadie, yo lo vi. Yo me lo encontré en el Aconcagua, a dónde fui a entrenar después de su accidente y del mío, nos cruzamos y nos pusimos a llorar como chicos porque los dos la habíamos pasado mal.

La travesía de 2012 de Arana se difundió por Telefé en un especial
La travesía de 2012 de Arana se difundió por Telefé en un especial.

-¿Vas a hacer el mismo recorrido que en 2012?

-Yo ahora estoy yendo por China, por Tibet, por la ruta que hicieron en 1924 George Mallory y Andrew Irvine, ese fue el primer intento de escalar el Everest. Lo bueno es no estar expuesto al glaciar del Khumbu, la pochoclera, ni a caminar por el valle del silencio que tenés la ladera del Everest y del Lhotse que descargan ahí. Si hay una avalancha descarga ahí. Ya hubo tragedias el año anterior, una por el sismo y otra por la avalancha.

-¿Vas a registrar el día a día desde las redes sociales como hiciste en tu primera visita al Everest? Además hubo un especial de Telefé...

-Yo tengo varias redes sociales, voy a ver qué se puede hacer desde China, pero tengo varias opciones para contar qué va pasando.

-Cambiando de tema, ¿cuáles son tus proyectos laborales a futuro?

-Estoy presentando el clip de lo que va a ser mi segundo disco. Es un bluesazo divino. Estoy muy malcriado. Muy mimado por mi mujer en casa, por los que me quieren y por el público que tengo.

-¿En tele, en teatro?

-Primero está el Everest y después lo que venga. Yo hago todo así, al extremo, con pasión, así que será todo bienvenido.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas