Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Intelectuales del mundo respaldan la Biblioteca Nacional

Son casi 400; rechazan los despidos y se inquietan por el rol de Manguel

Viernes 08 de abril de 2016
0

Casi 400 escritores, profesores universitarios, ensayistas y músicos de 24 países, incluido el premio Nobel de literatura 2003, J.M. Coetzee, se solidarizaron con los empleados despedidos de la Biblioteca Nacional y manifestaron su preocupación por el tipo de institución que dirigirá Alberto Manguel a partir de julio próximo.

La "solicitada internacional", como fue bautizada por los firmantes - entre los que figuran Elena Poniatowska, Alain Badiou y Marc Augé- se conoció ayer, 16 días después de que el gobierno de Mauricio Macri dispuso el despido de 240 empleados y 19 días después de que un gran número de intelectuales argentinos confluyeran en una carta para plantear su inquietud frente al recorte de personal de la Biblioteca Nacional.

Ayer LA NACION pudo saber que 22 telegramas ya quedaron sin efecto y los gremios estatales aguardan que durante esta jornada el Gobierno confirme la reincorporación de otros 30 despedidos, que podrían ser empleados de áreas como el archivo, el Museo del Libro y de la Lengua, las de publicaciones y electrotécnica.

Foto: Archivo

Tras defender la gestión de los "últimos años" de la Biblioteca Nacional, aunque sin nombrar a su anterior director Horacio González, los intelectuales internacionales plantean sus interrogantes sobre el papel que tendrá Alberto Manguel. "¿Qué proyecto habrá bajo su nombre? ¿La continuidad institucional de la Biblioteca o su achicamiento? Los despidos son parte de una política de restricción de las tareas del Estado. Para la Biblioteca Nacional esto significa un menoscabo de sus oficios y de su misión", advierte la misiva.

"Una institución histórica bicentenaria, que emprendió su modernización en el campo bibliotecológico junto a la diversificación de sus actividades culturales se ve castigada de este modo por medidas sin justificación, que configuran un cercenamiento de derechos, desplazando a especialistas formados, trabajadores con experiencia laboral y acreditación académica, y destruyendo los equipos de trabajo de los que eran parte", se añade.

"El daño causado a la cultura y a la vida institucional puede ser enorme -advierten los intelectuales del mundo-. Por eso, queremos manifestarnos -como lo han hecho más de 1000 intelectuales y escritores argentinos en una declaración previa- en favor de la Biblioteca Nacional de la República Argentina y sus tareas de preservación, estímulo a la producción cultural, custodia de la memoria impresa y libertad de pensamiento, desafíos que no puede asumir sin sus trabajadores."

Entre quienes también firman la advertencia sobre el futuro de la institución, a cargo interinamente de Elsa Barber, se encuentran la presidente del PEN Internacional, Jennifer Clement, el pensador Jacques Rancière, Jacques Bidet, Ticio Escobar, Sylvia Molloy y Raúl Zurita. También suscriben la carta Toni Negri, Néstor García Canclini, Diamela Eltit, Enzo Traverso, Carlos Casanova Pinochet, Juan Carlos Monedero, Carlos Milani, Gerardo de la Fuente Lora, Marcos Paulo Campos Cavalcanti de Mello y Julio Premat.

Por medio de la plataforma online Change.org, otro grupo de artistas e intelectuales impulsa el mantenimiento de los talleres culturales que se desarrollan en esa institución y del área de publicaciones.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas