Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Schlomo Mintz, un virtuoso que llega para abrir nuevos caminos

El violinista, violista y director abrirá hoy el Segundo Festival Konex de Música Clásica

Sábado 09 de abril de 2016
SEGUIR
LA NACION
0
Inseparable de su violín, incluso para la foto
Inseparable de su violín, incluso para la foto. Foto: Emiliano Lasalvia

Resulta muy agradable poder conversar con figuras cuyas trayectorias están consagradas en lo más alto sin que esa condición los haga lejanos y distantes. Abierto y dispuesto, a pesar del largo viaje que lo hizo dormir pocas horas, y sonriendo al pedido de buscar su preciado violín para la foto, Shlomo Mintz responde sin prisa a todas las preguntas. Con más de cincuenta años en el escenario, este músico nacido en Moscú en 1957 vuelve nuevamente a la Argentina para mostrarnos sus diferentes facetas, como violinista, violista y también director, en el concierto con el que se inaugura el 2° Festival Konex de Música Clásica.

-En su página Web aparecen los roles de violinista y director compartiendo importancia con el de educador. ¿Es este último tan importante como los otros?

-Me gusta ponerlo así porque es la dimensión en la que yo veo la importancia de la educación. Siento una responsabilidad personal de dejarle algo como legado a las futuras generaciones, una forma de retribuir y agradecer a las personas que me ayudaron en las etapas tempranas de mi carrera. La ayuda no es algo que viene de un solo lado y es importante saber mirar atrás cuando estás en otra etapa de tu vida. Yo soy sólo una minúscula parte en esa larga línea de tradición del pasado hacia el futuro y siento el deber de mantener una continuidad para que sirva de algo.

-¿Qué diferencia encuentra entre las carreras musicales que comienzan hoy y la que usted siguió?

-Los músicos que resaltan hoy tienen menos guía o dirección porque muchos fueron descubiertos muy temprano y quedan expuestos. No deberíamos olvidar la importancia que tiene el poder descubrir un talento a una edad más tardía, todas las flores no florecen a la misma vez. Cuando yo comencé estaba todo más arreglado, era más disciplinado el camino, no estaba ensombrecido por tantas preguntas. Hoy se viven grandes momentos de cambio donde las respuestas no son siempre precisas y donde las fórmulas no son todas exactas.

-Abrirá un festival que busca acercar nuevas audiencias a la clásica, en un lugar que está relacionado a otro tipo de manifestaciones musicales. ¿Está a favor de popularizar la música clásica?

-Yo no estoy para popularizar nada, lo mejor es tratar que la gente sensibilice sus oídos a través de la música para que sepan apreciar los sonidos correctos. Uno de los beneficios de este tipo de música es que es necesario concentrarse para escucharla. Uno tiene muy poca influencia en quien viene a escuchar, así que todos los lugares para tocar son importantes. Yo prefiero y espero siempre con fe que vengan los oídos correctos en el momento correcto. Mi vida ha estado dirigida a esto.

-¿Es cierto que alguna vez tocó en la calle?

-En mis años de estudiante lo hice, hay muchos que han tocado en las calles, hasta Paganini. Recordemos que la música está en las salas sólo porque allí el sonido está más concentrado, pero las otras razones no existen, tenemos la obligación de comunicar igual que en otro lugar.

-En la situación mundial actual, con la crisis de refugiados en Europa, la guerra en Siria y la amenaza terrorista, ¿cómo podría ayudar su proyecto Violines de la Esperanza?

-Mucho y no sólo por la idea del nunca más reflejado hacia el pasado, sino en colocar la responsabilidad a las nuevas generaciones para que estén en guardia ante el hecho de que un músico jamás debe perder su dignidad de la manera que lo hicieron a quienes representan estos violines. Tienen la responsabilidad de evitar guerras y encontrar soluciones de una manera que le dé esperanza a la música. Yo he sido muy constante en no involucrarme en ninguna forma de política, mi trabajo es elaborar un proceso con el sonido para que otros reflexionen. Hay mucho que se puede hacer a través del sonido y no convenciendo a la gente acerca de una ideología o de otra.

Segundo Festival Konex de Música Clásica

C. C. Konex, Sarmiento 3131

Funciones, del 9 al 17 de abril

Programación, festivalkonex.org

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas