Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Revés para el sistema de control impuesto por Monsanto

Agroindustria dictó una norma que obliga a cualquier método a contar previamente con su aprobación

Jueves 14 de abril de 2016
SEGUIR
LA NACION
0

El Gobierno decidió finalmente intervenir en favor de las entidades del campo en la puja que mantienen contra los actuales sistemas (Monsanto y Bolsatech) que procuran asegurar el cobro de una regalía por el uso de una tecnología en soja desarrollada por la empresa estadounidense.

Ayer, el ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, firmó la resolución 140, que se publicará en el Boletín Oficial, que establece que "todo sistema, procedimiento o método de control, muestreo y/o análisis que se utilice en el comercio de granos para pesar, medir, mejorar, conservar y analizar los mismos, deberá contar para su implementación con la previa autorización del Ministerio de Agroindustria". Además, el ministro determinó que serán "invalidos" todos aquellos sistemas que no se ajusten a la norma.

La resolución es un golpe al sistema que impulsó la multinacional Monsanto para cobrar un canon por su tecnología Intacta en soja, resistente a insectos. La firma implementó un sistema por el cual los productores se ven obligados a firmar una cláusula en los contratos de granos donde aceptan que se realice un test sobre su soja a fin de determinar si tiene el evento tecnológico de Monsanto. Si el productor usó la tecnología y no la pagó, en el puerto la multinacional aplica un descuento directo sobre el grano.

Además, la resolución también representa un traspié para el sistema Bolsatech, que opera en el ámbito de la Bolsa de Cereales. Se trata de una alternativa al método de Monsanto que busca, a través de una adhesión voluntaria por parte del productor, que el cobro en este caso no sea compulsivo.

"Esto es para Bolsatech o cualquier otro sistema. Si los sistemas no son aprobados por Agroindustria serán inválidos los procedimientos, el análisis", graficó una fuente oficial. Monsanto ahora debería buscar el visto bueno del Gobierno si pretende seguir con su sistema.

El trascendido de la resolución oficial causó euforia entre los ruralistas. "Es algo que la Sociedad Rural Argentina venía reclamando porque tanto Bolsatech como la cláusula Monsanto interfieren en el comercio de granos. El poder de policía es del Estado, no de una empresa. Vemos muy bien que el Estado haya recuperado su rol", dijo Luis Miguel Etchevehere, presidente de la Rural. Para Jorge Solmi, responsable de la Comisión de Semillas de Federación Agraria, la medida "es un avance porque el Ministerio ratifica su competencia en el comercio de granos".

En un comunicado, Monsanto dijo sobre la resolución: "estamos a la espera de la publicación oficial para confirmar los alcances de la misma". Además, indicó: "Llevamos adelante nuestro negocio en forma íntegra, transparente y respetuosa de las leyes". Hace diez días, la empresa obtuvo una victoria judicial cuando una jueza desestimó un reclamo de los acopiadores, que habían solicitado frenar su cláusula.

En defensa de su sistema de control Monsanto argumentaba que la nueva tecnología está protegida por la ley de patentes. Al respecto, ayer la empresa pidió que se respete la propiedad intelectual.

"El reconocimiento y respeto de los derechos de propiedad intelectual es clave para mantener el ciclo de la innovación agrícola en toda la industria, para atraer la inversión necesaria y en última instancia el apoyo a la introducción continua de nuevas tecnologías como las sojas Intacta RR2 PRO de Monsanto", dijo.

En medio de la pelea entre las entidades del agro y la multinacional, la semana pasada la Asociación de Semilleros Argentinos (ASA), que agrupa a la industria semillera, se mostró partidaria de la "existencia de un sistema integral y unificado de cobro en la semilla de los derechos de propiedad intelectual allí contenidos". En un gesto a Monsanto, indicó que "mientras no sea posible la instrumentación de tal sistema se apoyarán los sistemas alternativos existentes".ß Fernando Bertello

En defensa de su sistema de control Monsanto argumentaba que la nueva tecnología está protegida por la ley de patentes. Al respecto, ayer la empresa pidió que se respete la propiedad intelectual. "El reconocimiento y respeto de los derechos de propiedad intelectual es clave para mantener el ciclo de la innovación agrícola en toda la industria, para atraer la inversión necesaria y en última instancia el apoyo a la introducción continua de nuevas tecnologías como las sojas Intacta RR2 PRO de Monsanto", dijo.

En medio de la pelea entre las entidades del agro y la multinacional, la semana pasada la Asociación de Semilleros Argentinos (ASA), que agrupa a la industria semillera, se mostró partidaria de la "existencia de un sistema integral y unificado de cobro en la semilla de los derechos de propiedad intelectual allí contenidos". En un gesto a Monsanto, indicó que "mientras no sea posible la instrumentación de tal sistema se apoyarán los sistemas alternativos existentes".

Una pelea en plena campaña

Para asegurarse el cobro de un canon, Monsanto diseñó un sistema de control por el cual realiza un test sobre la soja en el puerto. Si el productor no pagó antes, allí efectúa un descuento directo sobre la mercadería

Entidades del agro cuestionan este sistema y otro alternativo que funciona en el ámbito de la Bolsa de Cereales

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas