Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Ecuador sufre por un potente terremoto

El mayor sismo desde 1979 dejó un saldo provisional de 246 muertos y más de 2500 heridos; fue de 7,8 grados en la escala de Richter y afectó a la costa del Pacífico; Correa decretó el estado de excepción; no hay registro de víctimas argentinas

Lunes 18 de abril de 2016
0
Una mujer llora frente a su casa, destruida por el temblor en la localidad costera de Pedernales
Una mujer llora frente a su casa, destruida por el temblor en la localidad costera de Pedernales. Foto: AP / Dolores Ochoa

PEDERNALES, Ecuador.- Equipos de rescate sacaban de los escombros decenas de cadáveres ayer luego de que un fuerte terremoto que azotó la región costera de Ecuador anteanoche derrumbó decenas de edificaciones, generó destrucción en algunas rutas y dejó por lo menos 246 muertos y 2527 heridos.

El epicentro del terremoto, de una magnitud de 7,8 grados y el más fuerte en Ecuador desde 1979, tuvo lugar en zonas ecuatorianas escasamente pobladas, integradas por puertos de pescadores y playas turísticas, a 170 kilómetros de Quito, capital del país. La mayor parte de las poblaciones de la provincia de Manabí fueron afectadas, entre ellas Pedernales, Portoviejo y Manta, en la costa del Pacífico.

El presidente Rafael Correa, que se encontraba de visita oficial en el Vaticano, regresó ayer de urgencia a su país y decretó el estado de excepción en todo el territorio nacional.

"Todo se puede reconstruir, pero no se pueden reconstruir las vidas perdidas, y eso es lo que más nos duele", dijo Correa desde Roma por el canal público Ecuador TV.

El mandatario se dirigió anoche a la golpeada ciudad de Manta, a orillas del océano Pacífico. Correa anunció que se activaron líneas de crédito de contingencia con organismos multilaterales por 600 millones de dólares para atender la emergencia.

"Estamos canalizando más asistencia de forma permanente; hemos enfrentado complicaciones logísticas", dijo el vicepresidente Jorge Glas desde la localidad de Portoviejo, una de las zonas más afectadas.

Decenas de réplicas del sismo seguían sacudiendo ayer todo el litoral norte del país. Según el Instituto Geofísico de Ecuador, eran más de 160 a media tarde.

Un policía observa el estado de destrucción provocado por el sismo en Pedernales
Un policía observa el estado de destrucción provocado por el sismo en Pedernales. Foto: Dolores Ochoa

El sismo, que se desató anteanoche a unos 28 kilómetros de las costas de Ecuador a una profundidad de unos 19 kilómetros, provocó escenas de pánico en varias ciudades costeras y activó momentáneamente alertas de tsunami en Ecuador, Perú, Colombia, Costa Rica y Panamá, pero el gobierno ecuatoriano descartó poco más tarde la posibilidad de que se registrara un tsunami.

"Fue algo horrible, parecía que [el edificio] se desmoronaba como un cartón. Yo rezaba y me arrodillé para pedir a Dios que nos protegiera", dijo Galo Valle, de 56 años, custodio de un edificio en el centro de Guayaquil, la ciudad más grande del país, mientras limpiaba vidrios y pedazos de mampostería.

Muchas casas se derrumbaron en Guayaquil, otras estaban cuarteadas y un puente colapsó y aplastó un auto, mientras que los escombros obstruían varias calles. La gente pasó la noche fuera de sus hogares, temerosa de las réplicas, que no paraban de sucederse.

El canal Televicentro (TVC) mostró imágenes de la localidad de Pedernales, cercana al epicentro, donde se veían casas destruidas y operarios manejando palas mecánicas y removiendo escombros en busca de sobrevivientes. En otra dramática escena, mientras recuperaban un cuerpo, la gente sólo atinaba a gritar y llorar desesperadamente. "Pedernales está destruido", dijo uno de los improvisados rescatistas.

El terremoto fue el más fuerte desde el sismo de magnitud 7,7 que golpeó al país en diciembre de 1979 y causó entonces unos 600 muertos y 20.000 heridos, según el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS por su sigla en inglés).

El vicepresidente Glas agradeció la rápida respuesta de los países latinoamericanos, de la Unión Europea y de Estados Unidos, que ayer estaban ya enviando ayuda.

"El gobierno de Estados Unidos está listo para colaborar con el pueblo ecuatoriano en este momento difícil", tuiteó el secretario de Estado norteamericano, John Kerry.

La cancillería argentina informó que no tenía registros de ciudadanos argentinos entre las víctimas y confirmó el envío de suministros y socorristas para colaborar en tareas de rescate.

El devastador terremoto se produce en un momento complicado para la economía de Ecuador, que como país petrolero está sufriendo la caída de los precios del crudo a nivel internacional. El gobierno de Correa movilizó a 13.500 efectivos de las fuerzas de seguridad para garantizar el orden público y declaró el estado de emergencia en seis provincias de la costa.

La onda expansiva del temblor fue tan amplia que en algunas zonas de Quito, a 170 kilómetros del epicentro, hubo cortes de electricidad y de los servicios telefónicos, pero no hubo reportes de víctimas.

La situación era más grave en la costa, donde se habilitaron alojamientos temporales en centros comerciales tras la destrucción de hoteles, casas y rutas.

"Se veía cómo se caían las casas, los postes, se fue la luz y todo era devastador. Todas las calles se cuartearon, estaban abiertas las vías, hubo derrumbes", relató Enner Muñoz, un profesor de educación física de 40 años de la localidad de Pedernales, una zona de construcciones rústicas y pequeños hoteles a la orilla del mar que figura entre las más golpeadas por el temblor. Las autoridades ecuatorianas señalaron que los equipos de rescate estaban buscando sobrevivientes en Pedernales entre los escombros.

"Mi familia está nerviosa, tengo dos hijos pequeños que me preguntan a cada rato qué pasa (...) la gente se vino para el sector donde vivo porque es una zona alta, por el temor al tsunami, pero ya han regresado a ver cómo están sus casas", agregó Muñoz.

Los sismos más letales

La región sufrió violentos terremotos desde 2001

12-1-2010

Haití

Un sismo de magnitud 7 destruye fundamentalmente una gran parte de la capital, Puerto Príncipe, y deja entre 200.000 y 250.000 muertos, unos 300.000 heridos y más de un millón de personas desplazadas

13-2-2001

El Salvador

El país sufre dos movimientos telúricos en un mes, de 7,6 y 6,6 grados. El balance total es de 1142 muertos, 2000 desaparecidos y 1,3 millones de damnificados

15-8-2007

Perú

Un terremoto de magnitud 7,7 en la escala de Richter se registra en el sur del país y Lima, la capital, y deja unos 600 muertos, 300 desaparecidos y más de 320.000 personas sin hogar

27-2-2012

Chile

Un violento sismo (8,8 en la escala de Richter) y un tsunami hacen estragos en el centro y el sur del país y dejan más de 520 muertos. Muchas de las víctimas son de Maule, unos 300 km al sur de Santiago, una zona del litoral sumergida en algunas partes por una ola de entre 2 y 6 metros

16-4-2016

Ecuador

Un sismo de magnitud 7,8 en la costa del Pacífico en Ecuador causa por lo menos 238 muertos y 1550 heridos, además de numerosos daños materiales en varias provincias del país

23-6-2003

Perú

Un terremoto de magnitud 7,9 en el sur del país deja más de 100 muertos y 70.000 personas sin hogar. También se registran réplicas en el oeste de Bolivia y el norte de Chile

7-11-2012

Guatemala

Un sismo submarino de magnitud 7,4 sacude la costa del Pacífico, dejando 44 muertos y desaparecidos. La zona más afectada es el departamento de San Marcos, unos 250 km al oeste de la capital

8-1-2009

Costa Rica

Un movimiento telúrico de una magnitud de 6,2 deja más de 30 muertos y desaparecidos en la turística región del volcán Poas, a unos 40 km de San José, la capital

Agencias AP, AFP, EFE, DPA y Reuters

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas