Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El arte contemporáneo sale a la conquista de Perú en una feria con presencia argentina

Cuarenta galerías de diez países se reunieron en la PArC de Lima; la ciudad quedó copada por una tribu de coleccionistas y artistas; una plaza que se consolida

Domingo 24 de abril de 2016
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Una postal de la explosión contemporánea limeña: la galería Yvonne Sanguineti
Una postal de la explosión contemporánea limeña: la galería Yvonne Sanguineti. Foto: Gentileza Prensa

LIMA.- Perú se consolida como un escenario interesante para el arte local. Hasta aquí llegó un contingente para participar en la cuarta edición de Perú Arte Contemporáneo (PArC 2016), organizada por un argentino, Diego Costa Peuser, en el Museo de Arte Contemporáneo de Lima. Por cuatro días, que terminan hoy, más de 40 galerías de 10 países coincidieron en una feria boutique con mucho contenido para un mercado pequeño pero entusiasta. Entre sus platos fuertes está una performance gastronómica que animó la inauguración, porque la comida acá es atracción turística, un pabellón de solo projects curado por Roc Laseca, homenajes, libros, un ciclo de proyecciones de video en el jardín y un auditorio siempre lleno.

Los barrios más privilegiados de la ciudad son el epicentro de una tribu global de artistas, galeristas, curadores y coleccionistas. Se movieron por Barranco, San Isidro y Miraflores, donde se sucedieron los Gallery Days, que la editorial Arte Al Día de Costa Peuser trajo hace cuatro años a estas costas. Las galerías aquí son casonas antiguas y elegantes, y muchos espacios olvidados se han reconvertido en centros de arte emergente, como Proyecto Amil o el Edificio Ronald en el Callao. A la intensa actividad que propone PArC en su cuarta edición, se suma la existencia de otra feria de arte simultánea, ArtLima, y una menor, organizada por artistas locales, Apuff, además de una maratón de convites de museos, como el Museo de Arte de Lima (MALI) y el Museo Mario Testino (MATE), y en casas de coleccionistas.

Así, en el cóctel del MALI coincidieron artistas de la talla de Teresa Burga y Liliana Porter. La primera fue homenajeada ayer en PArC al presentarse en su ciudad el libro monográfico editado por el Malba para la exposición en el museo en 2015. "Me han reconocido más en Buenos Aires que acá", se quejaba Burga. Porter, argentina residente en Nueva York, es distinguida por ArtLima en un espacio dedicado a pioneros. En ArtLima son mayoría las galerías españolas, porque Madrid es la ciudad invitada.

Los argentinos han llegado a PArC con el apoyo de ExportAr, que solventó los costos de los stands a Del Infinito, Henrique Faría, Isla Flotante, Quimera y Ruth Benzacar. Por sus propios medios han llegado a PArC Walden y la Fundación ArtexArte. A ArtLima, Buenos Aires Fine Arts, Shasha D y Pabellón 4.

Un emblema de esta edición es la escultura del artista peruano Horacio Goitre Testino del PArC Lounge, La trompeta del ángel, un floripondio de 15 metros de alto. "El panorama político es muy alentador y ese entusiasmo lo sentí en los coleccionistas, que vienen todos los días a la feria, traen a sus amigos y compran arte. La feria tiene un nivel muy exigente y parejo", dice Costa Peuser. Organizó por seis años la feria especializada en fotografía Lima Photo, que este año llevan adelante el Centro de la Imagen y FoLa, y en Miami es el gestor de Pinta. "Una feria es mucho más que un espacio para vender arte", señala.

En un sector de PArC, la Feria de Arte Impreso Tijuana presenta libros de artistas latinoamericanos, y en el auditorio debaten 14 personalidades internacionales invitadas por el curador peruano Miguel Ángel López. "Ha habido un crecimiento muy importante, y se relaciona con la actitud más comprometida en impulsar el arte contemporáneo del MALI. La educación es uno de nuestros puntos más débiles, pero se están generando espacios paralelos. El de PArC es el único foro de debate internacional del país y permite una fricción productiva", analiza.

Algunas galerías argentinas pusieron el foco en el arte argentino, como Del Infinito con Leo Battistelli, Gachi Hasper y Ricardo Cárdenas. "El público peruano es excelente, y muchos venimos por fidelidad con ellos", dice allí Julián Mizrahi, con cuatro ventas en proceso. Otras se enfocaron en artistas peruanos, como es el caso de Walden, galería de La Boca con perfil latinoamericano, donde se exhibe obra de José Vera Matos. "Es difícil esto de que coincidan dos ferias en el mismo momento. No hay tantos coleccionistas foráneos. Pero la escena peruana es muy fuerte", dice Ricardo Ocampo Feris. "El mercado argentino es muy limitado", explica.

"Venimos todos los años a PArC, pero volvemos también durante el año y observamos la economía del arte. Ahora, que se está en una situación de cambio político, vemos que el mercado está mejor que el año pasado", analiza Mauro Herlitzka en el stand de Henrique Faría, donde pusieron el foco en emblemas del arte peruano (Emilio Hernández Saavedra, Herbert Rodríguez y otros). "Queremos redescubrir a artistas de alto valor simbólico", señala.

"El año pasado vinimos, recuperamos la inversión e hicimos contactos con otros espacios independientes -dice Nanni Lamarque, joven galerista de Isla Flotante-. Por ahora vendimos dos obras de Valentín Demarco (a Faría y Herlitzka, casualmente). Sin el apoyo de ExportAr sería para nosotros imposible viajar a ferias." También festejaba ventas Gabriel Bitterman, de Quimera. "Una pintura de Alejandro Pasquale fue comprada por la hermana de Mario Testino. Es importante estar en ferias para darles visibilidad a los artistas", dice. Costa Peuser hace un balance positivo: "Yo me siento un gestor del arte y mi trabajo es animar a que más gente se entusiasme. Hace 20 años, el arte era para pocos. Ya no".

Las nuevas chicassuperpoderosas

Flavia Da Rin se pregunta cómo ser madre y artista
Flavia Da Rin se pregunta cómo ser madre y artista. Foto: Gentileza

El trabajo de tres artistas jóvenes y argentinas se destaca en PArC por original y potente. En la galería Ruth Benzacar, Flavia Da Rin presenta la serie Autorretrato, en la que se pregunta cómo ser artista y madre a la vez. "Una larga lista que comienza en los años 60 y 70 de mujeres-artistas-madres son la voz de lo pequeño, lo íntimo, lo invisibilizado, lo vulnerable, lo incómodo, lo conflictivo", dice. Mariana Sissia llega a Perú vía Chicago con la galería The Mission, con Mental Landscape, paisajes de grafito y lápiz de color sobre papel de arroz. La fueguina Nacha Canvas, en Quimera, presenta collages que se fueron llenando de puntos rojos.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas