Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El Gobierno cambiará el software que controla las tragamonedas

Lotería Nacional desconfía del sistema instalado por Cristóbal López en sus máquinas; ya clausuraron 162

LA NACION
SEGUIR
Pablo Tomino
Jueves 05 de mayo de 2016
0

El Gobierno y los operadores del juego tensan la cuerda. Lotería Nacional Sociedad del Estado (LNSE) planea instalar en los próximos tres meses un sistema de control independiente en las máquinas tragamonedas del Hipódromo de Palermo y del Casino Flotante. Hoy, se rigen por slots que los propios operadores activaron desde 2002, cuando las tragamonedas se habilitaron en la ciudad. El organismo de control busca así poner la lupa sobre un negocio que factura más 20 millones de pesos por día, aunque las apuestas diarias superan los 600 millones de pesos.

Anteayer, LNSE quitó de servicio 17 máquinas en ambos sitios, con 162 puntos de apuestas en total, porque incumplían "normas internacionales" que certificaban su funcionamiento. Por su parte, los operadores responsabilizaron a los fabricantes de las ruletas electrónicas (Electro Chace SRL) por no cumplir con la mencionada certificación y solicitaron reemplazarlas.

Tomás Elizalde, presidente de LNSE, dijo ayer a LA NACION que ya están "trabajando con un programa de Big Data que instalaremos en las máquinas tragamonedas para cruzar datos y tener información directa de los puntos de apuestas. Hoy tomamos esa información de un centro de datos que nos propician los operadores". Elizalde, un contador que llegó a Lotería Nacional por fuera del rubro del juego, aseguró que dispondrá de inspectores a quienes se asignarán controles presenciales en máquinas donde observen "que entreguen pocos o muchos premios, por encima de la media".

En el macrismo admiten que estos operativos van más allá de seguir de cerca al zar del juego, Cristóbal López: quieren evitar que el negocio crezca. Así, LNSE también planea aumentar los cánones de concesión del Hipódromo de Palermo (hoy es del 35% del neto percibido en las tragamonedas y el 4% de las carreras hípicas) y del Casino Flotante (20% de las máquinas y las apuestas en paño).

El juego en la ciudad se reparte entre unos pocos actores. El Hipódromo de Palermo es comandado por una UTE de las empresas Hapsa (72,5% de la sociedad), cuyo presidente es Federico De Achával, y Casino Club (27,5%), en la que López sería el propietario del 30%. En 2007, antes de abandonar la presidencia, un 5 de diciembre, Néstor Kirchner prorrogó la concesión hasta 2032. En el Casino Flotante, la firma Cirsa posee el 50%; Hapsa, el 25%, y Casino Club, el 25%, según confiaron accionistas. Y la concesión caduca en poco más de dos años.

Cambio de rumbo

LA NACION consultó a voceros de las empresas ligadas al juego: todos indicaron que se ajustan a la normativa. "Lotería Nacional corroboró el funcionamiento de los sistemas de control online de las máquinas. El resultado de la auditoría es positivo y confirma que la totalidad de las máquinas se encuentra conectadas al sistema online que registra en tiempo real la actividad de juego que se desarrolla en el Hipódromo Argentino de Palermo y los barcos casino. Este tipo de controles contribuye a confirmar que la actividad se encuentra plenamente regulada", dijo un vocero de Hapsa.

Consultado sobre las inspecciones recibidas, indicó: "Un total de ocho máquinas fueron quitadas de servicio en el hipódromo (controlaba 94 ruletas electrónicas) y otras nueve máquinas (68 ruletas), en el barco. La observación realizada objeta la documentación relacionada con el fabricante de las máquinas. Se trata de Electro Chance, una empresa nacional que vende este tipo de equipos en todo el país y exporta a México, Uruguay, Colombia y Austria, entre otros. Nosotros pedimos que las retiren para no entrar en conflicto".

En el Hipódromo de Palermo hay instaladas 4500 máquinas tragamonedas y en el Casino Flotante, 1570. El primero recauda diariamente por la operación unos 10,3 millones de pesos, de los cuales 3,6 millones van para LNSE. Según los órganos de control, las máquinas tragamonedas levantan allí 225 millones de pesos por día en apuestas (el 95% se devuelve en premios) y las del Casino Flotante, 87 millones de pesos diarios.

En este escenario del gato y el ratón, la nueva cúpula macrista hace todos los esfuerzos para demostrar un cambio de rumbo sobre los intereses del juego. "Queremos ser la AFIP del juego", sintetizó Elizalde. La guerra por un negocio millonario apenas comienza.

Las cifras de un negocio millonario

Tragamonedas del Hipódromo

$ 225

millones

Es el total que recaudan las máquinas por día en apuestas.

$ 10,3

millones

Es lo que conserva el concesionario en concepto de facturación diaria.

$ 3,6

millones

Es el canon que paga el concesionario a Lotería Nacional por día.

Tragamonedas del Casino Flotante

$ 87

millones

Es el total que recaudan las máquinas por día en apuestas.

$ 4,1

millones

Es la facturación diaria.

$ 1,75

millones

Es el canon que paga el concesionario por día.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas