Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Fin de fiesta: empate en asistentes y ventas

Casi 1.200.000 visitantes en 19 días; las editoriales grandes, beneficiadas

Lunes 09 de mayo de 2016
SEGUIR
LA NACION
Mucho público en las últimas horas para recorrer los pabellones de La Rural
Mucho público en las últimas horas para recorrer los pabellones de La Rural. Foto: Maximiliano Amena

La 42a Feria Internacional del Libro de Buenos Aires cerrará hoy sus puertas dejando en sus organizadores y expositores el dulce sabor de la tarea cumplida. Y, en términos generales, hasta un poquito mejor de lo que se esperaba de antemano.

En un contexto económico en el que la inflación dejó su huella con respecto a los valores del año pasado, los resultados pueden considerarse óptimos o mediocres, según a quién se le pregunte.

Los grandes grupos editoriales son los que muestran una sonrisa más amplia y admiten hasta un aumento de ventas de un 20% más que el año pasado. Las editoriales medianas y librerías, en cambio, registraron una caída en las ventas de hasta un 10%. Y los pequeños sellos, solos o agrupados, se mantienen en una situación similar a 2015.

En cuanto a la concurrencia de público, desde la Fundación El libro afirmaron anoche que se habrían mantenido las cifras de los últimos dos años: 1.200.000 personas pasaron por el predio ferial de La Rural en estos 19 días de feria.

"Puede haber alguna fluctuación, pero es más o menos lo mismo que en los últimos dos años", admitió ayer a LA NACION el director de la feria, Oche Califa. Habrá que esperar entonces el cierre definitivo del conteo, ya que la feria puede recorrerse hoy hasta las 21. Luego, entonces, se podrá confirmar si hubo o no una mayor afluencia de asistentes.

A juzgar por los actos con mayor poder de convocatoria, la diversidad fue la estrella de esta edición de la feria. Llenaron por igual las salas con entre 1000 y 1300 asistentes las presentaciones del monje benedictino alemán Anselm Grün, el premio Nobel de literatura Mario Vargas Llosa, los adolescentes que actúan en el programa televisivo de Disney Soy Luna, el periodista Víctor Hugo Morales y el escritor de novela juvenil estadounidense Rick Yancey.

También reunieron esa cantidad de público las recreaciones de batallas históricas a cargo del Ejército Argentino con motivo del Bicentenario de la Independencia en cada uno de los tres domingos feriales que brindaron sus paradas en la arena de La Rural.

Voceros de Penguin Random House indicaron un incremento en las ventas, en cuanto a cantidad de ejemplares, de un 19% con respecto a 2015. Para ese grupo la nota destacada la dio la presencia del youtuber chileno Germán Garmendia, que firmó durante 10 horas su primer libro, #Chupaelperro, del que sólo en la feria se vendieron 8000 ejemplares. Le siguen Nacido bajo el sol de Acuario, de Florencia Bonelli, y La salvaje de Boston, de Gloria Casañas.

Ante la consulta de LA NACION, desde Planeta sólo coincidieron en que superaron las ventas del año pasado. Sus títulos más requeridos fueron El cerebro argentino, de Facundo Manes; Manuel Belgrano, de Felipe Pigna, y Oídos sordos, de Pilar Sordo.

Sellos como Corregidor, Colihue y Fondo de Cultura Económica vendieron bien los libros que, en sus palabras, "salen solos", como clásicos, infantiles o best sellers. En este tiempo tuvieron que persuadir a los visitantes para que conocieran otros títulos de sus catálogos más allá de Clarice Lispector, Eduardo Galeano o Adrián Paenza.

Desde Siglo XXI señalaron una caída en ventas del 15% en relación con la feria anterior. "La de 2015 fue la mejor de nuestra breve historia", admitieron desde ese sello. Sus dos títulos más vendidos fueron El cazador de historias, de Eduardo Galeano, y Una historia natural de la curiosidad, de Alberto Manguel.

Los libros para niños siempre funcionan bien y este año no fue la excepción. Se advirtió un mayor empeño de diferentes sellos nacionales en mejorar la calidad de los textos, imágenes y producción de sus libros para ese público. Sellos como Una Luna, Iamiqué, Pípala y Pequeño Editor cautivaron a los chicos.

También fue un buen año para los stands cooperativos. Para varias editoriales independientes que participaron con esa modalidad, éste fue su debut en la feria. En el stand de La Sensación, donde se agruparon Blatt & Ríos, Iván Rosado, Caballo Negro y Mansalva, había material para todos los gustos. Sus libros más vendidos fueron la nueva novela de Pablo Pérez, los cuentos completos de Elvio Gandolfo, la correspondencia de Néstor Perlongher y un libro de Ezequiel Alemián sobre el dibujante Paco Onnainty.

En Los 7 Logos, encabezaron las ventas el nuevo libro de ensayos de Ricardo Piglia (Eterna Cadencia), las dos novelas cortas de Ariana Harwicz, Los píxels de Cèzanne, de Win Wenders (Caja Negra), y los libros para chicos que publica Adriana Hidalgo. Corregidor impuso una novedad de literatura nacional: El río, de Débora Mundani. Quino fue otra vez el best seller de Ediciones de la Flor, con Simplemente Quino. Urano y V&R agotaron ediciones de libros para colorear destinados a los adultos.

La agenda de hoy

A las 16.30

Mariana Moyano, Eduardo Rinesi, Alejandro Crivisqui, Hebe de Bonafini y Luis Lazzaro presentan el libro Sintonía fina (Ciccus). En la Sala Domingo Faustino Sarmiento

A las 18.30

Presentación del libro Para escribir bien en español. Claves para una corrección de estilo (Editorial Waldhuter), con la participación de María Marta García Negroni, Sylvia Iparraguirre y Lía Munilla Lacasa. En la Sala Haroldo Conti

Balance desde los pabellones

STANDS PREMIADOS

Cuatro espacios ganaron el primer premio por tamaño (de menor a mayor): La Bestia Equilátera, Edelvives, Guadal y Catapulta. La Coop se llevó la distinción por "lote compartido", y el Ministerio de Cultura de la Nación, una mención por su estética. Brasil lideró la categoría de país extranjero y Tucumán, la de provincias argentinas.

¿MEJOR O PEOR?

Los jóvenes son estrellas del último fin de semana, pero no todo lo que hacen tiene que ver con el libro, como fue el paso del youtuber Germán Garmendia. Los booktubers, al menos, comparten sus lecturas. Facu Tedesco fue premiado como el "bloguero de la feria" por Jungla de Papel. Calu Dente se llevó la distinción como booktuber.

MENOS BIBLIOTECAS

Un reempadronamiento en la Conabip redujo el número de bibliotecas populares, cuyos representantes recorrieron la feria para las habituales y sustanciosas compras que los expositores esperan como parte de la actividad anual. En vez de 1500, este año no llegaron a ser 1000. El impacto se sintió en los sellos chicos.

MENOS RUIDOS

La convivencia entre las actividades culturales en las salas y espacios de la feria fue más armoniosa que en ediciones anteriores. Tras las quejas de superposición de sonidos y dificultades para seguir los audios, la organización de la feria trabajó especialmente para coordinar mejor las presentaciones.

Con la colaboración de Daniel Gigena

En esta nota:
Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.