Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Aumentos de hasta el 375% en el agua: cómo se calcula el incremento en las facturas

Se tienen en cuenta la superficie del hogar, las dimensiones del terreno, la calidad de la residencia y la zona; solo el 12% de los usuarios de AySA tienen medidor y pagan según su consumo

SEGUIR
LA NACION
Miércoles 11 de mayo de 2016 • 11:35
0

El agua no escapó al incremento de las tarifas de los servicios públicos de comienzos de 2016. Tras el ajuste, las facturas recibidas por los hogares de Capital Federal y Gran Buenos Aires exhibieron, según AySA, un incremento promedio del 297%.

Sin embargo, este servicio, a diferencia de la luz o el gas, no está ligado directamente al nivel de consumo de los usuarios. De hecho, dentro del universo de 3,2 millones de unidades conectadas con la red de AySA, solo el 12% poseen medidor.

"En realidad, el cliente de AySA es el inmueble. En el modelo del sistema tarifario actual, se hace un proxy del consumo en relación a las características de la propiedad en cuestión", sintetiza Martín Heinrich, director general de la compañía.

Foto: Archivo

Con un esquema similar al utilizado para calcular los impuestos inmobiliarios, el componente principal de la fórmula es la superficie cubierta de la unidad (metros cuadrados), aunque también se tiene en cuenta la superficie total del terreno de la edificación dividido por 10.

La fórmula, finalmente, se completa con un coeficiente adicional que describe la calidad del inmueble en cuestión y otro indicador zonal. "Es un coeficiente que hace que la tarifa se distribuya en función del tipo de zona entre el nivel inferior de 1,2 que corresponde a una zona de muy bajos ingresos hasta un 3,5 que son las zonas de alto poder adquisitivo", completa Heinrich.

Para determinar la tarifa a pagar por cada unidad, los cuatro componentes determinan un número en metros cuadrados, que se multiplica por la tasa general del servicio (definida en $/m2).

En el caso de los usuarios que tienen instalado el medidor (son alrededor de 400.000 unidades, 300.000 residencias y el resto comercios, industrias o propiedades no residenciales), la ecuación cambia. Allí, se aplica un cargo fijo inicial, equivalente a la mitad de lo que paga un usuario sin medidor, y luego se incrementa según el consumo de metros cúbicos. "Hay 20 metros cúbicos que ya están incluidos en el cargo fijo, y se computa el excedente sobre ese volumen", explica el titular de AySA.

A futuro, asegura Heinrich, el objetivo es avanzar hacia la aplicación del modelo tarifario basado en el consumo, que permitiría aplicar escalas de tarifa diferenciales, con incrementos progresivos por volumen, o estimular la racionalización en el uso de agua y otorgar beneficios al ahorro.

"Estamos haciendo un estudio para modificar el régimen tarifario e ir a un esquema más racional, de un cargo fijo más un monto variable atado a los metros cúbicos, pero en la práctica seguirá siendo un esquema mixto porque no es posible técnicamente medir a todo el mundo", agrega el ejecutivo.

El caso de los edificios de departamentos, ejemplifica, es uno de los más complejos, porque muchos tienen varias conexiones. "A veces, la entrada de agua de un baño adelante no es la misma que la de un baño al fondo, porque son dos bajadas del tanque, y eso lleva a la necesidad de aplicar un mecanismo de estimación del consumo", ilustra.

El incremento tarifario, que muchos hogares ya vieron en sus facturas, fue según AySA, del 297%, con mínimos del 217% y máximos del 375%, para llegar a una tarifa promedio de $ 500 por bimestre. De esta manera, proyectan pasar de $ 3.000 a $ 11.000 de facturación anual, monto que le permitiría cubrir los costos operativos del servicio.

El esquema de tarifa social aplicado, mientras tanto, comprende a los usuarios con ingresos menores a $ 9.900 por grupo familiar. Quienes quedan incorporados en este descuento pagan bimestralmente $ 84 pesos por el agua o $ 168 por el servicio conjunto de agua y cloacas.

El caso paradójico de las cocheras

Como la superficie de la unidad es el principal factor a la hora de determinar la tarifa, existen situaciones de usuarios que pagan el servicio con niveles de consumo bajos. Tal es el caso de los edificios de cocheras, con cientos de metros cuadrados y apenas unas canillas o un baño pequeño, donde el impacto del aumento tarifario también se sintió.

"El sistema está intrínsecamente diseñado así, porque la lógica hoy no está apoyada en el consumo. Entonces, estos edificios tienen un peso fuerte en los ingresos generados al sistema y al sostenimiento general del servicio. Son casos que habrá que reformular", reconoce Heinrich.

@emlafuente

elafuente@lanacion.com.ar

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas