Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Michel Odent: "Hay un correlato entre cómo nacemos y el presente"

Uno de los obstetras más innovadores del mundo analiza el contexto actual del parto

SEGUIR
PARA LA NACION
Sábado 21 de mayo de 2016
0

Londres.-"Piletas para parir", "contacto piel con piel", "partos domiciliarios", son algunas de las ideas rupturistas que Michel Odent, obstetra y cirujano, de 86 años, ha aportado en las últimas décadas al mundo de la obstetricia. Hoy, además de echar a los padres de las salas de parto, nos dice que a la hora de parir las mujeres deben estar solas y en penumbras.

Este controvertido obstetra francés es atentamente escuchado por la comunidad médica, aunque no siempre le guste lo que tiene para decir. Radicado en Londres desde hace 31 años, y en pareja con una argentina, nos abrió las puertas de su casa en Hampstead, un coqueto barrio del norte de Londres. "Un día compré una pequeña pileta de jardín y la coloqué en la sala de partos." Para Odent, se trata de un pequeño detalle del que se ha hecho un gran tema. Había que encontrar la manera de relajar a aquellas mujeres que se estresaban con los dolores de las contracciones y por ello no seguían el proceso natural de dilatación. Según Odent, las mujeres suelen dar a luz en ambientes que no les permiten que su sistema natural de protección contra el dolor sea eficaz. "Es a partir de esto que pensé que la inmersión en el agua -a la misma temperatura que el cuerpo- haría que no tengamos que utilizar drogas para paliar el dolor."

Hoy, decidido a seguir rompiendo con lo establecido en obstetricia, y en controvertida oposición a las costumbres actuales, donde el padre suele ser partícipe del parto, Odent nos explica que éste debería ser un terreno exclusivamente femenino. La implicancia emocional que tiene para los hombres participar en un parto y el esfuerzo que requiere enmascarar estas emociones se canalizan en la liberación de enormes cantidades de adrenalina, la cual es contagiosa y afecta a la mujer que está en trabajo de parto. "La adrenalina es el peor enemigo de la oxitocina", dice Odent.

-¿Qué relación existe entre la manera en que nacemos y quiénes devenimos después?

-Hoy sabemos que la manera en que nacemos tiene consecuencias no sólo a lo largo de toda la vida, sino incluso consecuencias que se transmitirán a las generaciones siguientes. Hay un correlato entre cómo nacemos y el presente.

-¿Por qué recomienda los partos en casa?

-Lo que sucede en el parto es fundamental a nivel bacteriológico. Antes se pensaba que los microbios eran enemigos, por ejemplo se lavaba y se limpiaba al bebe recién nacido. Hoy sabemos que el bebe necesita de los microbios, pero no cualquier microbio, sino aquellos que son familiares para la madre y que se encuentran en el ambiente que habita la madre. Al momento de nacer, el bebe es colonizado por millones y millones de estos microbios, que son los que educan su sistema inmunológico.

-¿Qué nos puede decir del concepto de parto humanizado tan en boga en estos días?

-Se habla mucho de "parto humanizado", sin embargo creo que habría que hablar de parto "mamiferizado". Es decir, en el momento del parto habría que eliminar todo lo que es específicamente humano. Por ejemplo, durante el parto, el gran enemigo es el lenguaje, ya que estimula el neocórtex, lo que comúnmente conocemos como el intelecto, y que es esta parte del cerebro que está tan desarrollada sólo en los seres humanos y nos distingue de otros mamíferos. Habría que deshacerse de todos los condicionantes culturales, creencias, ritos, tradiciones. Por eso digo que la palabra "humanizado" es completamente inapropiada.

-¿Y qué nos puede decir del alto índice de cesáreas en el mundo?

-Si seguimos con estas tasas de crecimiento, estamos cerca de llegar al momento en que la mayoría de los seres humanos nacerán por cesárea. Ya ocurre en muchos países emergentes, como China, donde las tasas de cesárea están por arriba del 50%. Entonces, frente a esto, debemos preguntarnos cuál es el futuro de una humanidad nacida por cesárea. Lo importante en este momento es hacer la pregunta.

-Usted dijo que "como sociedad estamos en peligro de perder nuestra capacidad de amar". ¿Se relaciona con esto?

-Lo que podemos decir hoy respecto de la calidad de amar es que la calidad del sistema de la oxitocina (la hormona del amor) se está debilitando. Hoy ya no se necesita poner en funcionamiento el sistema de la oxitocina para tener bebes. La oxitocina sintética, utilizada para inducir los partos, es muy barata, incluso en los países en vías de desarrollo. También ha disminuido drásticamente el amamantamiento tanto en prolongación como por la cantidad de hijos por mujer. Recordemos que la oxitocina también es necesaria para amamantar.

-¿Cuál es el futuro en un mundo donde las hormonas del amor se volvieron inútiles?

-Hay algunas respuestas a esto. Por ejemplo, hay un estudio americano que analizó la capacidad de empatía de los estudiantes de ese país. La conclusión es que en 40 años la capacidad de empatía de los estudiantes americanos disminuyó 40%. ¿Es esto un indicador del debilitamiento del sistema de oxitocina? Es una pregunta...

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas