Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Perros de riesgo: qué se debe tener en cuenta al momento de llevarlos a casa

Los especialistas desaconsejan que convivan con niños; en la Capital deben estar registrados, tener seguro y llevar bozal, pero la norma aún no está reglamentada

Sábado 28 de mayo de 2016
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Capra: 'El animal entrenado para atacar puede malinterpretar acciones de personas, aunque sea de la familia'
Capra: 'El animal entrenado para atacar puede malinterpretar acciones de personas, aunque sea de la familia'. Foto: LA NACION / Santiago Hafford

En la histórica puja entre los amantes y los detractores de los perros de riesgo o de pelea, se escribió un nuevo capítulo recientemente, cuando el dueño de un pitbull fue sentenciado a ocho años de prisión tras haber sido responsable de la muerte de un niño de 2 años al que su perro atacó. No faltaron quienes alzaron su voz contra las razas consideradas "potencialmente peligrosas", entre las que se cuenta el propio pitbull. También están quienes acusan con el dedo al dueño del animal, a quien responsabilizan de la actitud del can. Por eso es bueno tener en cuenta determinadas cuestiones al momento de llevar un perro de este tipo al hogar .

Instructores y especialistas en comportamiento animal desaconsejan que estos perros de pelea convivan con menores, más allá del carácter aparentemente apacible que pueda tener habitualmente el can.

Lo cierto es que en la ciudad de Buenos Aires existe una ley, la 4078, sancionada en diciembre de 2011, que especifica la obligatoriedad de registrar a todos los perros considerados "potencialmente peligrosos", a fin de "preservar la vida y la integridad física de las personas y demás animales", como reza en su primer artículo. Desde el gobierno porteño indicaron que la norma fue sancionada, aunque no se reglamentó, situación que inexplicablemente lleva una demora de casi cuatro años y medio.

Entre las 17 razas consideradas como riesgosas figuran entre otras el pitbull terrier, el dogo argentino, el doberman, el rottweiler, el mastín napolitano y el fila brasileño, además de las cruzas previstas y otras no especificadas, pero que cumplen con las características físicas comunes (perímetro torácico, peso, cabeza, musculatura, mordida y carácter).

El dueño del animal está obligado a ingresar al perro en el registro a partir de los tres meses de vida, colocarle chapa identificatoria y, al momento de pasearlo en la vía pública, hacerlo con "correa corta de un máximo de dos metros, no extensible, y un bozal". Además, los dueños o tenedores deberán contar con un seguro de responsabilidad civil que cubra los daños o lesiones que puedan ocasionar.

Una ley similar fue sancionada en la provincia de Buenos Aires en diciembre de 2009, con la variante de que además se debía identificar al perro mediante la colocación de un chip que se inserta bajo la piel del animal; pero actualmente el registro se encuentra inactivo. Las provincias de Córdoba y Chaco también cuentan con leyes parecidas. Las sanciones, en todos los casos, establecen multas y hasta el secuestro del animal, en caso de que el infractor no dé cumplimiento a la ley.

Pablo Capra es adiestrador y especialista en comportamiento animal y dirige la escuela de adiestramiento canino Selva. Con 30 años de experiencia lidiando con perros de distintas razas, edades, caracteres y problemáticas, Capra abona la teoría de que la base de todo comportamiento animal está en la crianza. "Se usa mucho destetar a los cachorros a los 45 días, cuando lo ideal sería hacerlo a los 60. Hasta entonces el animal no aprendió a inhibir y controlar la mordida, lo que en el futuro marcará sin duda su uso", cuenta. Con la boca, explica, el perro está aprendiendo a usar una parte de su cuerpo para una situación que se le va de las manos muy fácil, que le sale más rápido porque fue lo que más fácilmente aprendió.

"Todo perro que ataca tiene un entorno particular, las conductas se repiten y se refuerzan", enfatiza. Y aclara que raramente un perro ataca por primera vez luego del año y medio de edad, momento en que alcanza la madurez completa. Sin embargo, resalta que en caso de que alguien quiera tener en su casa un perro de defensa –es decir, que esté entrenado para abalanzarse ante un potencial malhechor–, éste no debe estar en contacto con niños: "El animal está entrenado para atacar, por lo que cualquier actitud malinterpretada puede provocar una reacción, incluso contra alguien de la familia", alerta. En ese contexto, explicó que el pitbull no es una raza preparada para cazar presas, pero sí para lastimar: "Puede quebrar el fémur de una vaca de una mordida", ilustró.

A su criterio, cualquier raza puede ser peligrosa, no sólo aquellas que tienen mala fama, como los dogos o pitbull, aunque sí reconoce que éstos son más difíciles de manejar, ya que tienen impulsos más fuertes. "Que sea un perro de pelea [con otros] no lo vuelve un asesino de gente", desmitifica. En el caso del niño que murió por las mordidas provocados por un pitbull, Capra recordó que en esa circunstancia el animal estaba atado, situación que provoca un gran nivel de estrés en los canes: "Pudo haber sido un tema territorial; que el perro haya sentido que su ámbito de defensa estaba siendo vulnerado, sumado a la situación de estrés por estar atado", reflexionó.

Horacio Fernando González, el dueño del perro asesino, lo había dejado atado al volante de un auto abandonado sin bozal, cerca de donde jugaban niños. En este caso, la Justicia consideró que el hombre "no tomó los recaudos necesarios" para evitar los riesgos. "Tenía ocho pitbulls y era conocedor de su agresividad", agregó el juez Emir Caputo Tártara, uno de los integrantes del tribunal que condenó a González.

A diferencia de nuestro país, en ciertas partes de Europa algunas razas están directamente prohibidas. Es el caso del pitbull, que en Gibraltar, Alemania, Francia, Reino Unido, Noruega, Islandia, Dinamarca, Polonia, Holanda y Rumania no está permitido. El dogo es otra de las razas vedadas en varios países, lo mismo que el fila brasileño.

Por cierto, no es la primera vez que un perro pitbull es protagonista de un hecho luctuoso. En diciembre de 2013, una nena de 2 años murió por las heridas que le causó un animal de esta raza, propiedad de su padre, en Entre Ríos. En julio de 2015, otro pitbull mató a un nene de 8 años en Santiago del Estero, cuando se soltó de la cadena que lo sujetaba y corrió hacia el menor, que se encontraba jugando con unos amigos en la calle.

Ésta es la primera vez que la Justicia le impone una pena efectiva al dueño del animal. Seguramente el hecho sentará jurisprudencia en la Justicia. Y en la sociedad, un precedente difícil de olvidar.

Las 17 razas bajo la lupa

Perros "potencialmente peligrosos" para la ley

Akita Inu

American Staffordshire

Bullmastif

Bull terrier

Cane Corso

Doberman

Dogo argentino

Dogo de Burdeos

Fila brasileño

Gran perro japonés

Mastín napolitano

Ovejero alemán

Pit bull terrier

Presa canario

Rottweiler

Staffordshire bull terrier

Tosa Inu

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas