Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los cambios en las PASO dividen aguas en el oficialismo

La UCR y la Coalición Cívica se oponen a que el voto sea opcional, como impulsan en Pro

Domingo 29 de mayo de 2016
SEGUIR
LA NACION
0

No son los senadores justicialistas, mayoría en la Cámara alta. Tampoco los gobernadores del peronismo, ni los sindicalistas. En esta oportunidad, el principal escollo que deberá sortear el presidente Mauricio Macri son sus propios socios de Cambiemos, la UCR y la Coalición Cívica, los críticos más duros a la posibilidad de que las primarias abiertas y simultáneas dejen de ser obligatorias, capítulo que podría integrar la reforma política que impulsa el Gobierno.

La discusión que se avecina en el Congreso será una prueba que medirá la solidez de la alianza oficialista.

Los borradores van y vienen desde el Gobierno a los despachos legislativos, pero por ahora predominan más los recelos que los apoyos irrestrictos. No sólo el tema de las primarias está en la lupa; algunos legisladores miran también con cuidado que el proceso electoral se descentralice en las juntas electorales provinciales, que son de entidad provisoria. Y, aunque no lo digan en voz alta, siguen de cerca la licitación millonaria que el Gobierno llevará adelante para la compra de las máquinas con que instrumentará la boleta única electrónica (BUE), la protagonista excluyente del proyecto de ley oficialista.

El presidente de la UCR, José Corral, destaca, no obstante, muchos de los avances contenidos en los borradores del proyecto. "El Gobierno nos participa de manera permanente y tomó muchas de nuestras sugerencias. El voto electrónico es un salto cualitativo, siempre que esté acompañado de una auditoría exhaustiva del software y del hardware. El Gobierno así está dispuesto a proceder. Lo mismo con la cuestión de trasladar la reforma política a las provincias, donde en muchas de ellas se aplican prácticas clientelares y feudales", explicó Corral.

El jefe de la UCR admitió que en el partido hay voces en contra de que las PASO sean optativas. "No hay una posición formal aún", dijo a LA NACION. Donde no hay discusión interna es en la Coalición Cívica. "Yo creo en la obligatoriedad de las internas y quiero respetar la ley, la ley es ésa", insistió su líder, Elisa Carrió.

La identidad de Cambiemos

En el radicalismo entrevén que, detrás de la jugada de Pro para que las internas sean optativas, hay una maniobra para apropiarse del sello de Cambiemos. "No podemos rifar la dignidad como partido", advertía un importante dirigente de la UCR.

A su juicio, si las primarias dejan de ser obligatorias, le será muy difícil al partido competir de igual a igual en elecciones internas con Pro y el uso que éste hará de los resortes del Estado. "Los macristas nos quieren joder", era la lectura de los radicales más suspicaces.

Pasado mañana habrá una reunión de diputados y senadores radicales y la reforma política macrista será el tema excluyente. "No estamos de acuerdo con que las PASO dejen de ser obligatorias", planteó, sin vueltas, el jefe del interbloque de diputados de Cambiemos, Mario Negri.

La diputada y politóloga Carla Carrizo (UCR) fundamentó la preocupación de los socios de Cambiemos. "Las PASO sumaron derechos a la sociedad, porque logró incidir en la construcción de la dirigencia electoral. Así, termina con las oligarquías partidarias y ordena la fragmentación", sostiene Carrizo, quien refuta el argumento de Macri para que dejen de ser obligatorias. "No es verdad que la gente se cansa de votar tantas veces en un año. En la Capital se votó cuatro veces en 2015 y la participación electoral fue creciente", dijo.

Fernando Sánchez, de la Coalición Cívica, abonó estos argumentos. "Las PASO complejizaron el sistema electoral, pero ordenan el sistema político", sostuvo, y agregó que la Cámara Nacional Electoral debería tener las máximas competencias sobre el proceso y el control del escrutinio.

¿Se atreverá Macri a desafiar a sus propios socios? Sería una batalla perdida: sin la UCR y la Coalición Cívica, Pro no tendrá la mayoría absoluta en el Congreso que exige la ley para avanzar en una reforma electoral.

Pero no sólo los socios de Macri en Cambiemos miran con lupa la reforma política del Gobierno. "Las PASO han demostrado ser una buena herramienta. Al ser obligatorias y simultáneas, impide que los aparatos partidarios interfieran en las internas de otro partido. Remover la obligatoriedad sería un paso atrás", sostiene Graciela Camaño, jefa del bloque del Frente Renovador.

Camaño mira de reojo el afán de Macri por el voto electrónico. "Habrá que ver cómo se instrumenta la compra de las máquinas y cómo se efectiviza el control", deslizó. Y sostuvo que el voto electrónico será de imposible aplicación en las elecciones primarias por la cantidad de listas en juego.

Lo mismo opina el tándem Jorge Landau-Diana Conti, del Frente para la Victoria, quienes ya revisaron los primeros borradores del proyecto. A priori, no son muy afectos al sistema de votación electrónica.

"Hay que tener un cuidado especial para que no se distorsione la voluntad popular. Macri está obsesionado con modernizar cuanto antes el sistema electoral. Pero sería un error apurarlo e instrumentar el voto electrónico en todo el país el año próximo", dijo Landau.

"Hay que ir paso a paso. Que las primarias se realicen con papeletas, como hasta ahora, y las generales, con voto electrónico", sostuvo la diputada Carrizo.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas