Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Graves desmanejos en un fondo que debió financiar el acceso a Internet para todos

La Auditoría General de la Nación aprobó un lapidario informe sobre la gestión de Fondo de Servicio Universal entre 2007 y 2014; de un total $ 1800 millones disponibes en ese período para financiar porgramas de comunicación sólo se usaron $32 millones

Jueves 02 de junio de 2016 • 00:19
SEGUIR
LA NACION
0
Foto: LA NACION / Guadalupe Aizaga

La Auditoría General de la Nación (AGN) aprobó y difundió un antiguo informe sobre el Fondo Fiduciario de Servicio Universal, un fideicomiso que se alimentó del aporte del 1% de la facturación total de las empresas de telecomunicaciones que se creó en 2000 para asegurar el acceso de todos los ciudadanos a la comunicación a precios accesibles.

Según el informe, sólo el 33% de las empresas aportó lo que debían por la falta de control del gobierno kirchnerista y sólo se ejecutó parcialmente uno de los tres programas previstos y que buscó dar Internet a escuelas. Sin embargo, el mismo informe, indica que esa conectividad es deficiente en el 40% de los establecimientos educativos. En el período auditado el fondo contaba con $ 1800 millones pero sólo se ejecutaron $ 32 millones, y además existen aportes pendientes de definición por parte de Telecom y Telefónica que superan los $ 700 millones por el período comprendido entre 2007 y 2014.

"Podemos concluir que el sistema de información y de control interno de la Secretaría de Comunicaciones (Secom) -la autoridad responsable- presenta serias deficiencias generando enormes pérdidas económicas para el Estado y que los objetivos del Fondo Fiduciario del Servicio Universal no fueran ejecutados con la mayor eficiencia", concluyó la presentación del informe, que estuvo a cargo del auditor Alejandro Nieva (radical de Jujuy).

El fondo de servicio universal se creó el 3 de septiembre de 2000 cuando se impuso a los licenciatarios de telecomunicaciones el pago al Estado del equivalente al 1% de la totalidad de sus ingresos mensuales por la prestación de sus servicios. Pero recién el 30 de noviembre de 2010 se constituyó un fideicomiso con el objeto de financiar tres programas definidos por la Secom: Telefonía e Internet para Localidades sin Cobertura de Servicio Básico Telefónico,Internet para Bibliotecas Populares y el ya mencionado Internet para Establecimientos Educativos, que fue el único que se llevó a cabo.

"El informe demostró serias deficiencias en el control interno en relación a los licenciatarios obligados a aportar al Fondo Fiduciario del Servicio Universal: sólo el 33% lo realizaban efectivamente, revelando un bajo porcentaje de cumplimiento del pago por parte de los licenciatarios y un bajo nivel de control y reclamo por parte de la autoridad de aplicación, la Secom", afirmó Nieva.

Las principales conclusiones del informe de la AGN sobre el Fondo de Servicio Universal
Las principales conclusiones del informe de la AGN sobre el Fondo de Servicio Universal. Foto: AGN

La auditoría abarcó el período comprendido entre el 1 de abril de 2008 y el 31 de octubre de 2013, durante el gobierno de la presidenta Cristina Kirchner. La Secom fue disuelta por la Ley 27.078, de diciembre de 2014, que la subsumió en la Autoridad Federal de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (Aftic), a su vez absorbida en diciembre pasado por el actual Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom).

El informe de la AGN tiene 65 páginas y es lapidario para la gestión de Carlos Lisandro Salas al frente de la Secom, cargo que asumió durante la gestión del presidente Néstor Kirchner en 2006 -donde sucedió a Guillermo Moreno- y que abandonó ya en el segundo mandato de Cristina Kirchner, en marzo de 2013, cuando fue reemplazado por el camporista Norberto Berner.

Después del procesamiento

La auditoría de la AGN es la segunda mala noticia para Salas en una misma semana: el martes pasado, el ex funcionario fue procesado por el juez federal Luis Rodríguez por el presunto delito de abuso de autoridad por una denuncia presentada por Cablevisión-Fibertel en 2009. Durante toda su gestión, que se caracterizó por el escaso número de resoluciones, Salas respondió a las órdenes del ex ministro de Planificación Federal Julio de Vido.

En su presentación del informe, el auditor Nieva agregó: "Observamos que la Secom no realizó acciones para que los prestadores cumplan con la obligación de transferir a la cuenta fiduciaria los aportes de las cuentas especiales del Banco Nación en las que aún se siguen depositando sumas, generado un remanente de aproximadamente 15 millones de pesos. Además, existen aportes pendientes de definición de Telecom y Telefónica, superando los 700 millones de pesos desde 2007 a 2014".

Además, la Secom "no controló la instrumentación ni la calidad del servicio del único programa vigente al período auditado,Programa Internet para Establecimientos Educativos, que era deficiente en el 40% de las escuelas. Comprobamos que se efectuaron pagos mensuales a los prestadores antes de la finalización del mes y sin verificar las condiciones del servicio que brindaban".

En 2015, el descargo por parte de la Secom estuvo a cargo de Berner, el sucesor de Salas en ese organismo y en el ente que lo sucedió, la Aftic. Ese descargo fue rechazado por la AGN que insistió en sus conclusiones.

Con la aprobación de este informe -y otro referido a la televisión digital terrestre- la AGN salió de una extensa parálisis -de siete reuniones sin quorum- originada en la inestable situación judicial del presidente del organismo, el kirchnerista Ricardo Echegaray, ex jefe de la Administración Federal de Ingresos Públicos, salpicado por la causa de la ruta del dinero K.

Esta semana, el nuevo Enacom dictó el reglamento del Fondo de Servicio Universal, y prevé darle curso a parte del dinero acumulado en la actualidad: unos $ 4100 millones. Alrededor de $ 1400 millones de esos recursos serán usados por la empresa estatal Arsat para el Plan Federal de Internet -que prevé dar conectividad a 1200 localidades de todo el país-, pero también se prevé subsidiar -mediante un esquema de licitaciones- a aquellas cooperativas, pymes u otros operadores que propongan dar conectividad directa a los hogares en localidades donde actualmente no existe.

La AGN, en su informe, recomendó: "Es importante que estas observaciones sean tenidas en cuenta con el fin de optimizar los recursos destinados a programas de conectividad que fomenten la inclusión de la población que no goza de su acceso".

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas